Equipo Periferia Tolima

Equipo Periferia Tolima

El pasado 12 de octubre el movimiento ambiental de Ibagué recibió una noticia negativa: la sala cuarta del Consejo de Estado con ponencia del magistrado Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, suspendió de manera temporal la consulta popular que debía realizarse el 30 de octubre.

El departamento del Tolima y el país ha sido testigo del gran trabajo realizado para lograr la aprobación de la consulta popular por la defensa del territorio en el municipio de Ibagué. En este proceso han estado tanto las organizaciones ambientales, sociales y populares, algunas fuerzas políticas, el alcalde de la ciudad de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, así como jóvenes, niños y personas del común que buscan garantizar el agua, la vida y permanencia en sus territorios.  

Su lucha es clara y contundente: frenar la ejecución de la locomotora minera, que implica tener en proyecto de explotación un aproximado de 105 títulos mineros, distribuidos en 44 mil hectáreas de área rural y urbana, pues con esto se ponen en riesgo las fuentes hídricas de la región y su tradición agrícola y turística.

Desde el pasado 29 de febrero el movimiento ambiental, en medio de los nervios y la incertidumbre, logró la primera victoria. El Concejo Municipal aprobó la consulta popular con 10 votos a favor y 9 en contra. La pregunta presentada y aprobada por el Concejo fue: ¿Está usted de acuerdo, sí o no, con que en el municipio de Ibagué se ejecuten proyectos y actividades mineras que impliquen contaminación del suelo, pérdida o contaminación de las aguas o afectación de la vocación agropecuaria y turística del municipio?

Posteriormente, el pasado 28 de julio con cuatro votos a favor y dos en contra, el Tribunal Administrativo del Tolima aprobó la consulta popular, y luego de cuatro meses de espera, la esperanza y la alegría acompañaba a los habitantes del municipio de Ibagué. Para ese entonces eran dos pruebas superadas. La consulta popular se realizaría el dos de octubre, pero con la aprobación del plebiscito que fue programado para esta misma fecha, la consulta tuvo que aplazarse hasta el 30 de octubre.

Todo marchaba bien; la campaña, los esfuerzos del movimiento ambiental, sortear los malos comentarios y tal vez las estrategias de desprestigio por parte de algunos medios locales y la multinacional Anglo Gold Ashanti para desdibujar la iniciativa popular. Sin embargo, el pasado 12 de octubre el movimiento ambiental y los ibaguereños recibieron una noticia negativa, por lo que se enfrenta a un gran reto político: la sala cuarta del Consejo de Estado con ponencia del magistrado Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, suspendió de manera temporal la consulta popular.

Lo que manifiesta este organismo es que fue suspendida temporalmente ya que se  requiere tiempo para resolver la tutela interpuesta por Alberto Enrique Cruz Tello, vocero de la abstención y presidente de la Asociación de Minería e Hidrocarburos del Tolima. Dentro de los argumentos del demandante se encuentra la improcedencia de la pregunta que se formulará a los habitantes del municipio, pues este considera  que la pregunta induce a votar por el 'No'. En el momento de presentar la tutela, manifiesta  que la competencia para decidir los asuntos relacionados con el subsuelo es de la nación y no de los entes territoriales, argumento que se cae con el pronunciamiento que da la Corte Constitucional en días recientes del mes de octubre donde dice que los entes territoriales sí pueden prohibir las actividades mineras en su territorio si estas afectan el medio ambiente.

Ante esta situación, el  Comité Ambiental  mediante un comunicado público hizo un llamado al pueblo ibaguereño: en primera medida “La ciudadanía ibaguereña comprende hoy, más que nunca, que la Consulta Popular es un derecho inalienable, democrático y constitucional que nos permite decidir sobre el territorio, la protección del agua, la salud, la vida y el ambiente de la niñez y familias”. Por ese motivo, rechaza también la publicidad engañosa implementada por la empresa Anglo Gold Ashanti.

Este movimiento también convocó a la ciudadanía ibaguereña a mantener todas las actividades de movilización, formación y convocatoria que se han venido realizando en las calles, en los barrios, colegios, universidades, y zonas rurales, con el objetivo de seguir llevando un mensaje en favor de la defensa del territorio, el agua y la participación ciudadana. “Mientras el Consejo de Estado resuelve la tutela, alentamos a la ciudadanía a seguir trabajando de manera unida por la defensa del territorio. Los invitamos a encontrarnos en el carnaval por el agua y la vida del próximo 30 de octubre”, manifestó.

Wednesday, 22 June 2016 00:00

Una fiesta por la vida en Ibagué

El departamento del Tolima ha afrontado una lucha incansable contra la minería, sobre todo ante la inminente posibilidad de la apertura de la Mina LA COLOSA en Cajamarca y la entrega de títulos mineros para explotación de oro en 46 de los 47 municipios del Departamento. Desde que se dieron a conocer estas propuestas de falso desarrollo, año tras año miles de personas, hombres, mujeres, niños y jóvenes se movilizan en defensa de la vida y el territorio.

Con la coordinación de múltiples organizaciones ambientales, políticas, sociales, estudiantiles y religiosas que confluyen en el Comité Ambiental en Defensa de la Vida, en el año de 2009 se inició una propuesta llena de vida, diversidad, color y lucha por la tierra, el agua y el territorio: “Gran Marcha Carnaval en Defensa de la Vida”, propuesta que solo ha sido posible desarrollar gracias al trabajo de hombres y mujeres que se han encargado de ir a los barrios, colegios y municipios para que los pobladores comprendan la magnitud del daño ecológico, ambiental, político y social que trae la minería para los territorios.

Con el tiempo se ha tornado en un espacio de resistencia lleno de alegría, música, baile y cultura que le hace frente a la muerte, a la destrucción y al modelo extractivista implementado por los gobiernos de turno que responden a un sistema económico global que no cuenta con la opinión de los pueblos históricamente explotados y desarraigados de sus territorios.

Este año se realizó la VIII Marcha Carnaval. La temática de esta gran fiesta por la vida fue la consulta popular de Ibagué. Las cerca de 100 mil personas que se movilizaron gritaron en una sola voz un NO rotundo a la minería contaminante en el Municipio de Ibagué. La universidad del Tolima y las Instituciones educativas pintaron con su alegría las calles de la capital Tolimense luego de haber participado de varios ejercicios preparatorios; uno de ellos se realizó el 2 de junio, en donde con música hip hop en vivo, telas para hacer grafiti y el simulacro de consulta popular, entre la comunidad universitaria se vivía ya el ambiente de carnaval ambiental. En medio del bullicio se acercaron profesores, estudiantes y trabajadores de la Universidad con sus telas y pinturas para comenzar a construir el más creativo pasacalles, la mejor pancarta o tan solo para plasmar su sentir frente a la defensa de la madre tierra.

Con el apoyo del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo quien declaró el 3 de junio como día cívico, se dio la participación masiva de instituciones educativas, públicas, sindicatos, organizaciones sociales, ambientales, culturales, entre otras. También participaron los comités ambientales de los municipios del departamento; algunos como el Municipio del Líbano lo hicieron en el marco de la Minga Nacional Campesina Étnica y Popular, donde 'la mancha naranja', color característico del Congreso de los Pueblos, hizo parte de esta gran fiesta.

La marcha inició de tres puntos de la ciudad de Ibagué, uno de ellos fue Chapetón. Allí se encontraron todos los pobladores del cañón del río Combeima, región afectada por la posible explotación de oro sobre la cuenca de esta importante fuente hídrica y que afectaría a los habitantes de Ibagué. Los otros dos puntos fueron el SENA y la Universidad del Tolima. En cada punto estaban listas las comparsas alusivas a la cultura tolimense, a la defensa de la vida y la biodiversidad de especies, fauna y flora típica del departamento.

Las mujeres en esta ocasión se vistieron de lindas y coloridas aves en busca de la libertad, pero que además representan la diversidad de la madre tierra. Vale la pena mencionar el gran trabajo realizado por los jóvenes artistas estudiantes de la Universidad del Tolima, quienes con la creatividad pusieron su grano de arena en la creación de máscaras y pasacalles bastante llamativos y coloridos. Uno de los aportes culturales más creativos y que pone la energía a la marcha carnaval en los últimos años es la plataforma con el concierto rodante, donde los jóvenes le cantan a la vida e interpretan mensajes que llaman a la defensa del territorio y contra la minería.

En la marcha hizo presencia Alberto Acosta, expresidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Ecuador y quien lideró uno de los movimientos más fuertes por los derechos de la Madre Tierra en su país. Alberto expresó su alegría y satisfacción por este río de gente: “es algo majestuoso e incomparable, es imposible no lograr la consulta popular, el llamado que se hace con esta movilización al gobierno y los demás habitantes es contundente, es imposible no entender que el pueblo no quiere minería en su ciudad y departamento. Es tanta la diversidad pero también la tolerancia y la aceptación que veo que hasta el partido Liberal se moviliza, en mi país no pasaría esto”.

El parque Manuel Murillo Toro, punto de llegada, quedó pequeño ante los miles que se movilizaron, la entrada fue triunfante, se sentía el latir de los corazones de todos, y una sensación de alegría, emotividad y energía por continuar defendiendo la vida. Los integrantes del Comité Ambiental dieron la bienvenida al igual que Alberto Acosta, Jorge Robledo, y el Alcalde municipal. Los mensajes fueron enfáticos: “No queremos minería en nuestro territorio, la apuesta es por la vida, la consulta popular es un hecho que se convertirá en un gran ejemplo de participación y decisión del pueblo sobre su territorio”.

Ese mismo día Saldaña desarrolló su “Segunda Marcha Carnaval en defensa del rio Saldaña”. El Municipio del Líbano se manifestó el día 10 de junio en contra de la minería y el proyecto de microcentrales eléctricas sobre el rio Recio. Por esto, los procesos sociales y ambientales ven el 2016 como un año contundente y de gran relevancia, en el que además de verse la oleada de inconformidad y desacuerdo con los proyectos mineroenergéticos, el pueblo tolimense decidirá sobre su futuro.

 

La reciente movilización social por la defensa de la vida y el territorio frente a los megaproyectos extractivistas en el Tolima viene en un proceso de consolidación y expansión por todo el territorio, dando ejemplo de acciones colectivas y participación social en el marco de las luchas ambientales.

Hablar de conflictos ambientales en los últimos 10 años es algo común y necesario, ya que en este período el nivel de extracción de bienes de la naturaleza se ha disparado por parte de las transnacionales con auspicio del Estado Colombiano. Si bien el tema de la confrontación armada y la guerra fueron institucionalizados, el conflicto ambiental debe ser debatido y elevado al mismo nivel de interés social y político. El futuro de las nuevas generaciones, la vida de todos los seres vivos y la permanencia en los territorios está en juego.

Las luchas ambientales se originaron por la crisis climática como degradación ambiental planetaria, y asumidas por movimientos ambientalistas y organizaciones sociales de toda índole. En la actualidad son muchos más los actores y las iniciativas que se suman a esta causa. El modelo extractivista aplicado en América Latina por empresas de carácter transnacional, puso en alerta ya no solo a los ambientalistas y defensores de Derechos Humanos, sino a cientos de comunidades que se niegan a entregar sus territorios.

Diferentes regiones de nuestro país se han movilizado para defender el agua, la vida y la permanencia en los territorios. La resistencia se ha expresado en movilización social, liberación de la madre tierra, acciones jurídicas, implementación de mecanismos de participación, proyectos de ley, planes de vida y figuras como las zonas de reservas, además. Esta lucha ha traído amenazas, muerte, miedo, destierro y desarraigo de los y las luchadoras sociales. Según Global Witness para el año 2014 en Colombia perdieron la vida 52 ambientalistas, esta situación ha impedido que en muchas regiones del país se denuncien las afectaciones sociales y ambientales provocadas por los proyectos extractivistas y el conflicto armado ligado a la tenencia de la tierra.

El departamento del Tolima se convirtió en una de las regiones más importantes para la lucha ambiental. En el gobierno que Álvaro Uribe Vélez se declarara la mina de la Colosa como la más grande del mundo en reservas de oro, con un potencial aproximado de 12 mil millones de onzas, los tolimenses iniciaron una gran lucha. A través de movilizaciones, marchas carnaval convocadas y dinamizadas por el Comité Ambiental en defensa de la Vida, iniciativas de participación popular como la Consulta de Piedras, entre otras, incrementaron el torrente de resistencia y acción de las comunidades.

Consulta Popular: Ibagué contra la explotación minera
Según la ley 134 de 1994 la consulta popular hace parte de los tres mecanismos más importantes de participación junto con el plebiscito y el referendo. “En el ejercicio de la consulta popular las comunidades dan respuesta a una pregunta de carácter general, sobre un asunto de trascendencia nacional, departamental, municipal, distrital o local, es presentada por el Presidente de la República, el gobernador o el alcalde, según el caso. El asunto debe ser competencia de la respectiva autoridad, no puede ser un proyecto de articulado (pues para eso está la iniciativa popular normativa), y no debe referirse a temas que modifiquen la Constitución”.  

En Colombia según la MOE (Misión de Observación electoral), se han promovido dos consultas departamentales, impulsadas sobre la protección del Páramo de Santurbán, 23 municipales y ninguna de orden local y nacional. Uno de los temas más importantes en este ejercicio de participación es el de medio ambiente, con casos emblemáticos como el del municipio de Tauramena en el departamento de Casanare y el de Piedras en el Tolima.

La consulta popular de Piedras Tolima requería el voto de 1.702 habitantes del municipio para frenar la actividad minera en el territorio. El alcalde Arquímedes Ávila Rondón convocó a su pueblo, y el 28 de julio del 2013, 2995 personas dijeron No. Y no podría ser de otra forma, ya que el municipio de Piedras, se iba a destinar para el depósito de desechos y materiales tóxicos utilizados en la planta de producción de oro, es decir implicaría uso de elementos como el cianuro, susceptible de contaminar el agua y ambiente del lugar.

Tras esta experiencia y el impulso de las organizaciones ambientalistas y sociales del Tolima, el Alcalde de la ciudad de Ibagué Guillermo Alfonso Jaramillo cumplió con su compromiso de ser actor importante en la lucha contra la minería. Basado en la amenaza que implica tener un aproximado de 105 títulos mineros distribuidos en 44 mil hectáreas de área rural y urbana que pone en riesgo la tradición agrícola, turística y las fuentes hídricas de la región, emprendió la iniciativa de la consulta popular.

En medio de los nervios y la incertidumbre por los resultados de la votación en el concejo municipal, el pasado 29 de febrero el movimiento ambiental logró la primera victoria, con 10 votos a favor y 9 en contra, el Concejo Municipal aprobó la consulta popular. Tras intimidaciones por parte de órganos de control como la Procuraduría y delegados del gobierno nacional, los concejales Víctor Julio Ariza, Juan Evangelista, Camilo Delgado, Ernesto Ortiz, Marco Tulio Quiroga, Oswaldo Rubio, Carlos Castro, Hasbleidy Morales, William Rosas y Linda Perdomo dieron su voto positivo a la iniciativa. Por otro lado Víctor Hugo Gracia, Harol Lopera, Jorge Bolívar, Pedro Mora, Luis Alberto Lozano, Carlos Portela, Wiiliam Santiago, Humberto Quintero y Martha Ruíz votaron de manera negativa.
La Pregunta presentada y aprobada por el Concejo es: ¿Está usted de acuerdo, sí o no, con que en el municipio de Ibagué se ejecuten proyectos y actividades mineras que impliquen contaminación del suelo, pérdida o contaminación de las aguas o afectación de la vocación agropecuaria y turística del municipio?

Según la proyección del movimiento ambiental, se requiere la participación acertada de 130 mil votos que digan NO. El umbral requerido debe responder al 33% del caudal electoral del municipio que en este momento es de aproximadamente 381.000 ciudadanos.

El proceso se encuentra en la fase de socialización de la iniciativa. Una de las experiencias positivas se dio con los niños y niñas de las instituciones educativas, en el marco de la elección del gobierno escolar. Ellos y ellas tuvieron la oportunidad de definir sobre su futuro y en un ejercicio pedagógico y simbólico la mayoría dijeron NO a la presencia de proyectos mineros en su municipio. Este ejercicio busca sensibilizar a padres de familia y comunidad educativa.

Se espera la revisión de constitucionalidad en el Tribunal Administrativo del Tolima. Según las fuentes pueden ser muchos los impedimentos, amenazas y talanqueras al proceso, pero el pueblo Ibaguereño seguirá adelante. Según el equipo especializado de Dejusticia (Centro de estudios jurídicos y sociales, especialistas en derecho ambiental) la ciudad de Ibagué responde a los requerimientos necesarios y la alcaldía es competente para esta acción.

Se espera que todos y todas acudan a la consulta como una forma real de practicar y construir una verdadera cultura de paz y democracia. De los resultados dependerá el futuro de su territorio, el uso de su tierra, de sus proyectos productivos y la conservación de la memoria y la cultura tolimense.

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.