San Basilio de Palenque: un referente libertario de América

Un Palenque es aquel lugar creado y poblado por cimarrones o esclavos africanos luego de fugarse del régimen esclavista español durante el periodo colonial. Algunos de estos esclavos negros habían sido raptados del Golfo de Guinea, y al llegar cerca a Cartagena, se escapaban para fundar los palenques cerca al río Magdalena y a sus afluentes, en lugares montañosos de difícil acceso. Esto data entre los siglos XV y XVIII.

Entre todos estos, sobresale “San Basilio de Palenque”, aunque en principio lo llamaron “Palenque de San Basilio”, hoy corregimiento del municipio de Mahates, departamento de Bolívar. Está ubicado geográficamente entre los Montes de María y el municipio de Arjona. Fue fundado en el siglo XVII por un grupo de cimarrones al mando de Benkos (Domingo) Biohó, que huyeron de los colonos españoles para recuperar su libertad. Adoptaron al santo (San Basilio) como el santo del pueblo, por lo que los abuelos palenqueros no aceptan la denominación “Palenque de San Basilio”, con el argumento que el pueblo no es del santo, sino que el santo es del pueblo.

Danilo Cáceres Cassiani, nativo del pueblo, expresa que: “Somos el primer pueblo libre de América y el último rincón de África en ella”. También lo sustenta un Real Decreto firmado por La Corona Española en 1691, por presión de los gobernadores de la Provincia de Cartagena de la época. A partir de esa liberación se han caracterizado por conservar sus raíces inmateriales y su herencia africana bien expresadas en la música, la lengua palenquera, la medicina y los rituales.

Son raíces inmateriales porque no se tocan, no se toman, no se atrapan, solo se sienten, salvo la medicina que es mixta, porque las plantas medicinales usadas en las curaciones diversas sí se tocan. También son libres porque la tradición oral se conserva desde sus ancestros hasta nuestros días. Aún esto es posible gracias a las ventajas del aislamiento geográfico, y por falta de interés de otras personas en conocerlos culturalmente hablando.

En San Basilio de Palenque, por sobre todas las cosas, son fundamentales la familia como la base esencial de la sociedad, y el adulto mayor como ficha de mantenimiento del legado ancestral, para bien de la memoria colectiva y cultural. Muestra de ello son algunos ejemplos de la lengua palenquera, en boca de Danilo Cáceres Cassiani y de otras fuentes:

Asina kombilesa mi: Así es mi amigo
Ngombe: Res
Mona: Hijo, hija
Lumbalu: Rito funerario

Hablando de la gesta libertadora en cabeza de Benkos Biohó, Cáceres Cassiani afirma la importancia de los cuatro factores que hicieron posible ser el primer pueblo libre de América: 1.La unidad de grupo como relación estrecha para el bien común. 2. El plan, porque fueron conscientes en su desventaja tanto numérica como armamentaria, cobrando importancia el plan de ataque, la estrategia y las formas del mismo. 3. El coraje, pues son hombres muy guerreros y valerosos reconocidos. 4. La decisión en la entrega y el no rendirse en la férrea defensa de su pueblo. La esencia de dicha lucha por la libertad y el logro de la misma hacen ver a San Basilio de Palenque como el gran referente simbólico y real por las luchas en pro de la abolición de la esclavitud, la reivindicación étnica, el reconocimiento de la diversidad cultural y la convivencia tanto a nivel nacional como a nivel latinoamericano.

Pero son muchos los retos en el presente para San Basilio de Palenque, porque si bien es importante y trascendente la preservación del patrimonio oral e inmaterial, y en esto insiste Cáceres Cassiani, lo fundamental para ese fin son los procesos de etnoeducación; las recopilaciones filológicas y lingüísticas a cargo de antropólogos como Nina Friedemann, Carlos Patiño Roselly, entre otros, a partir de la década de los ochenta; la formación académica de las nuevas generaciones palenqueras y el aporte de la Cátedra de Estudios Afrocolombianos amparada en el decreto 1122 de 1998, emanado por el Ministerio de Educación Nacional con el objeto de preservar y promover un conocimiento mayor de su sociedad y cultura.

Cáceres Cassiani también sostiene que son muchos los riesgos que hay para la preservación, a causa de las distorsiones a que se expone el pueblo palenquero por factores y agentes externos. Por ejemplo la continuidad del conflicto armado interno que ocasione posibles desplazamientos; la polarización de la sociedad palenquera por factores políticos que han generado pugnas entre sus mismos pobladores; el trato indigno por parte de la prestadora de salud COMFAMILIAR Bolivar; las altas tarifas de energías y el pésimo servicio de Electricaribe; los proyectos de infraestructura física inconclusos como el alcantarillado y la pavimentación desde la Troncal de Occidente hasta su cabecera(6kms); la inserción de costumbres extrañas por parte de pobladores propios que emigran a otros sitios del país y el exterior en busca de empleo y calidad de vida; y la falta de unidad de sus propios líderes por desear bienes ostentosos y grandes posesiones, y más si estos son ajenos a su idiosincrasia.

Frente a estos asuntos, los nativos consideran dos frentes. Uno hacia adentro, que incluya la educación y participación desde los “cuadros por edad” (ma-kuagro). Estos comienzan desde la niñez, para construir un sistema de derechos y deberes en el que todos sus miembros son conscientes de las necesidades de todos. Así mismo, resaltan el valor del adulto mayor, quien mantiene el legado ancestral y permite la transmisión del conocimiento adquirido que se conserva de generación en generación; y el valor de la mujer, con el gran aporte al hogar a través de la preparación y venta de dulces (cocadas, bolas de maní, enyucados, caballitos y alegrías), generando fuentes de ingreso. De hecho las mujeres palenqueras son consideradas las primeras microempresarias del Caribe Colombiano, pioneras en autogestión.

Por otro lado, está el frente hacia afuera. Este consiste en la relación con el resto del mundo a través del turismo, pero un turismo respetuoso de las tradiciones. En este sentido, Palenque de Turismo -PALETUR - , y Asociación de productores agropecuarios, dulces tradicionales y servicios etnoturísticos - ASOPRADUSE -, son primordiales a la hora de relacionarse con los turistas y toda aquella persona interesada en conocer su cultura y sus tradiciones.

Así como Cáceres Cassiani lo expresa, San Basilio de Palenque es una tierra de paz, una tierra de todos, donde todo el mundo es bienvenido para conocerla y vivirla bien, irradiando lo positivo y en colectivo viviendo con dignidad, respeto y solidaridad, como muestra clara de los valores que les distinguen ante el mundo. Por algo fue declarada por la UNESCO en noviembre de 2005 “Patrimonio Inmaterial y Oral de la humanidad”, y por eso es imprescindible cuidarla, protegerla y preservarla como parte de nuestra esencia y parte de nuestra nacionalidad ante el mundo.

Share this article

Login to post comments

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.