Sexta clase: Glauber Rocha en el cine de Brasil

Brasil es uno de los países suramericanos que ha tenido una cinematografía fuerte, y principalmente, auténtica, capaz de asumir su idiosincrasia y cultura para narrar con la cámara. Aunque sus orígenes se asemejan a los orígenes fílmicos de la región: películas sobre presidentes, familiares y gente poderosa, un hobby de la clase alta, con el tiempo y con las manifestaciones de libertad el cine se convirtió en un arte que condensaría las ideas de una generación y una población a través de la corriente más representativa del cine latinoamericano: el cinema novo.

El protagonista principal del cinema novo fue Glauber Rocha (1939 - 1981), quien propondría para el cine de Brasil una mirada crítica y actual de las realidades nacionales, además de una postura política, y lo más importante, una actitud práctica frente a las insuficiencias técnicas para la realización. El cine de Glauber Rocha y en general del cinema novo desarrollaron lo que luego se llamó “La estética del hambre”, lo cual significaba hacer películas utilizando los medios con los que cuentan, evidenciar en las realizaciones la escasez y la pobreza en la que se hunde al pueblo. Glauber Rocha no solo retrató la periferia, sino que utilizó las herramientas con las que esta sobrevive para narrar ese paisaje.

Otra de las características fundamentales del cine de Glauber Rocha fue la narrativa en torno a personajes colectivos, sus protagonistas no eran personas específicas, sino comunidades; los conflictos existentes entre las partes de un todo son el hilo conductor de la mayoría de sus películas, resaltando así la naturaleza, las tensiones y las dificultades de las personas en comunidad. Un cine totalmente antagónico comparado con el realizado por la productora Vera Cruz, la cual pretendía hacer un cine hollywodense invirtiendo grandes cantidades de dinero, sin exploraciones estéticas ni sociales profundas. El cinema novo es “la expresión trágica y plástica del subdesarrollo y del hambre en América Latina”, según R. Gubern en Historia del cine. Es volver poesía el dolor y la rabia de un pueblo. Glauber siempre defendió la idea de defender la cultura, de construir una identidad y una estética personal a partir de lo colectivo.

El cine de Brasil ha sido enriquecido con la estética que Glauber Rocha propuso; Eduardo Coutinho, por ejemplo, haría en 1984 su más grande film: Cabra, marcado para morrer, en el cual documentó los hechos de 20 años antes, donde, filmando una película con actores naturales y sobre la situación que ocurría en la comunidad, sus equipos de trabajo fueron destruidos y sus compañeros perseguidos y reprimidos tras el golpe de estado. Cabra, marcado para morrer es el relato de un testigo, el grito de un oprimido, y la reconstrucción histórica de la memoria, tan necesaria para reconocer una idiosincrasia y una manera de existir.

También hay un cine moderno de Brasil, como el realizado por Héctor Babenco (Pixote o Carandirú) o Fernando Meirelles (Ciudad de Dios) que recogen parte de ese legado impulsado por el cinema novo, aunque, a diferencia de aquel, este es realizado con la más alta tecnología, y los más altos estándares de la industria fílmica alejándose de la forma que caracterizó a los máximos exponentes del movimiento.

El cinema novo fue un movimiento que respondió a una tendencia estética impulsada por los movimientos sociales a nivel mundial; también en Francia, en Italia o en África nacieron a mediados del siglo pasado formas de hacer cine que destruían los cánones, reflexionaban de manera crítica las realidades políticas de su región y exaltaban los valores de la gente simple, de la gente común, de los habitantes de la periferia. El cine hoy en día, en alguna medida (en la medida más comercial), ha cedido ante esas formas modernas, ante la tecnología, ante mayores niveles de producción, ha abandonado esas formas características, esa estética de la pobreza, el contar las historias también con diversos recursos y no solo pretender contar con las palabras e imágenes, tecnológicas pero vacías.

Share this article

Login to post comments

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.