Actualidad

El pasado sábado 9 de diciembre se llevó a cabo en Medellín el carnaval "Memoria y Autoconstrucción de la vida digna en nuestro territorio", evento que convocó a diferentes organizaciones sociales  con el objetivo  de poner sobre la agenda de la ciudad la situación de miles de desconectados y de pobladores que son desalojados a causa del modelo de esta. El recorrido de este año fue por los barrios San Pedro Lovaina, Miranda y Moravia, que según los organizadores de esta movilización "son barrios afectados por el desarrollo de varios proyectos urbanísticos especialmente por el MacroProyecto Rio Norte y Medellin Innovatión, que ponen en riesgo la permanecia de habitantes, la continuidad de sus proyectos de vida y la historia de Medellín"

En Honduras hoy todo huele a pólvora, gas pimienta, humo y Golpe de Estado. Así describe la situación Esteban Ramos, un amigo ibérico que vive desde hace varios años en honduras desde donde viene trabajando por la democracia y la libertad de los pueblos. Las manifestaciones actuales son protagonizadas por el pueblo común, estudiantes, obreros organizados, y simpatizantes de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, quienes participaron en las elecciones presidenciales del 26  de noviembre con el candidato Salvador Nasralla. El objetivo de la protesta es denunciar un posible fraude electoral, solicitar la inspección imparcial de más de cinco mil actas electorales y manifestar el rechazo a la corrupción y las mafias que destruyen al país centroamericano.

Las protestas se deben a la posible manipulación de las actas electorales, fallos en el conteo y verificación electrónica de los votos, retraso en el conteo y la sospechosa suspensión del sistema electrónico electoral por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Estos hechos activaron las alarmas de un posible fraude que beneficiaría la reelección presidencial de Juan Orlando Hernández (JOH). Un reelección prohibida constitucionalmente pero permitida por la Corte Suprema de Justica, (controlada por JOH), tras inhabilitar el artículo 239 de la Constitución hondureña, que prohíbe la reelección.

Tras el escrutinio del 94,35 % de las actas electorales, Juan Orlando Hernández, presidente y candidato presidencial del derechista Partido Nacional , aparece liderando la contienda con el 42,92 % de los votos; Salvador Nasralla, candidato opositor e integrante de la Alianza contra la Dictadura, suma el 41,42% de los sufragios. Nasralla se niega en aceptar estos resultados y exige la revisión de 5.173 actas que denuncia fueron cambiadas para asegurar el fraude, y de las que la Alianza dice tener evidencias fotográficas.

En las calles se habla de dictadura

La tensión en Honduras sigue creciendo. La protesta pacífica ha sido violentada primero por la infiltración de las “Maras” (pandillas que controlan parte del tráfico de cocaína y marihuana a lo largo de centro américa hasta la frontera y parte de USA) cuya violencia y vandalismo en las protestas ha sido la justificación para una segunda violencia: decretar el estado de excepción -restringir las libertades constitucionales y la democracia- y darle potestad a militares y policías para reprimir; represión que ha matado al menos once personas y herido gravemente a docenas durante las protestas y el estado de sitio.

Mientras, Jorge Ramón Hernández, ministro coordinador de Gobierno, mantiene el estado excepción que prohíbe la libre circulación entre las 6pm y las 6am en el territorio nacional, medida rechazada por la la población en la medida que restringe sus derechos constitucionales. Sin embargo el estado de excepción no se aplica a funcionarios del Estado, representantes del Tribunal Supremo Electoral (TSE), observadores electorales, periodistas acreditados, misiones internacionales, representantes de partidos políticos, personal médico y de socorro, miembros de seguridad y justicia, miembros del cuerpo diplomático, al comisionado nacional de Derechos Humanos y a las empresas transportadoras de mercancía.

Policías y militares en rebeldía frente a las ordenes de Juan Orlando Hernández

Estructuras élites de la policía nacional conocidos como “Los Cobras”, se declararon públicamente, en la tarde del lunes 4 de diciembre, de "brazo caídos", manifestando que no seguirán matándose con el pueblo y no obedecerán las órdenes de agresión contra el pueblo hondureño, también manifestaron que han sido agredidos , resultando dos policías asesinados, por lo tanto no saldrán a las calles para ser el escudo de los políticos. También, según un comunicado enviado por un oficial de las fuerzas militares, al medio de comunicación  UneTV, anuncian que un sector de las fuerzas militares se niegan a seguir reprimiendo al pueblo Hondureño y dicen que desconocen el resultado del consejo nacional electoral que da como presidente a Juan Orlando Hernández. En este momento los policías se encuentran acantonados en su cuartel general en Tegucigalpa y alertas a un posible ataque por los militares fieles a Juan Orlando Hernández.

Nos Matan para recordarnos lo criminales que son. -Me dice Cristian Mijango, un Hondureño de diecinueve años que vive en Washington desde hace ocho meses. En honduras la gente no olvida a las treinta personas asesinadas por las fuerzas armadas tras el golpe de Estado de 2009 orquestado por EEUU contra el entonces presidente electo Manuel Zelaya y lo que vemos es que ahora están haciendo lo mismo. Hoy en Honduras las Maras, los militares, las mafias y la corrupción son el único soporte con el que cuenta Juan Orlando Hernández.

Manuel Zelaya, coordinador de la Alianza contra la dictadura, reafirma el llamado para mantener la movilización social en las calles y denuncia que el decreto de estado de sitio es ilegal en la medida que no ha sido aprobado por el congreso de la república ni ha sido publicado en la gaceta oficial.

El robo de las elecciones se descubrieron en Tegucigalpa. En el primer boletín electoral, publicado el lunes 27 de noviembre, con el 57% de las urnas escrutadas, Nasralla aventajaba a JOH por 5 puntos. Sin embargo después de la caída del sistema electrónico electoral y el retraso en los boletines públicos del Tribunal Supremo Electoral –TSE, Hernández tomó ventajas. La Alianza Contra la dictadura denuncia que el robo ocurrió cuando las urnas llegaron a Tegucigalpa y funcionarios del TSE cambiaron las actas originales por las actas fraudulentas que revertían los resultados a favor de Juan O. Hernández.

Ahora la esperanza está puesta de nuevo en la movilización social del pueblo hondureño que no está dispuesto a soportar una segunda dictadura, y en las misiones de verificación de la comunidad internacional, vigilada a su vez por organizaciones sociales y políticas hondureñas con el fin de garantizar la transparencia en un proceso de revisión. 

El campo colombiano florece gracias al sudor de la mujer campesina. Históricamente su fuerza y resistencia han sido alimento fundamental para mantener viva la lucha del campesinado. En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Coordinador Nacional Agrario (CNA) reconoce la necesidad de otorgarle el reconocimiento y el protagonismo que ellas merecen.

Marylen Serna, integrante de la Junta Nacional del CNA y Vocera del Congreso de Los Pueblos, asegura que la fecha es propicia para reivindicar la mujer como un sujeto político que demanda “participación en espacios de decisión para que la conducción política sea también el reflejo de nuestras perspectivas, nuestros sueños, y nuestras propuestas”. 

Según la vocera, la representatividad política femenina debe partir del “autoreconocimiento” de las mismas mujeres.  Marylen también aclaró que los responsables de las inequidades no son “los hombres y sus malas intenciones, sino la sociedad que les inculca comportamientos machistas y patriarcales”. Por lo tanto, para reivindicar el rol de la mujer, sin convertirlo en una disputa entre géneros, “necesitamos hacer un análisis crítico del modelo económico y político que es opresor con las mujeres”.

Si bien el patriarcado está enquistado en la cultura a nivel global, Cristina Hernández, coordinadora de la Red Europea de Hermandad con Colombia (Redher), señaló algunos matices de la problemática: “En España, y en toda Europa, la mujer se ha separado bastante de la naturaleza. El sistema capitalista nos ha imbuido la idea de que la mujer tiene que equipararse al hombre, pero no en materia de derechos sino en la misma manera de vivir el capitalismo. Aquí en Colombia la mujer es muy campesina todavía, tiene unos valores muy cercanos a la naturaleza. La mujer campesina colombiana tiene una fuerza y un apego a su tierra que los europeos desgraciadamente hemos perdido”.

La representante de Redher manifestó que el Coordinador Nacional Agrario avanza por un buen camino en lo que a reivindicación política de la mujer se refiere: “El CNA es una de las organizaciones que lucha por combatir y acabar el patriarcado. Ellos se han dado cuenta que las compañeras son fundamentales para la lucha campesina y para todo tipo de lucha. Hasta que no consigamos la liberación de la mujer, quienes nos declaramos revolucionarios no seremos capaces de transformar el mundo”.

En Villa Hermosa-Tolima existe un proceso que ejemplifica el empoderamiento del brazo femenino en el movimiento social. Andrea Calderón, integrante de la Asociación Comunitaria La Esmeralda, cuenta que muchas niñas de su vereda “participan de este tipo de eventos deliberativos, tanto a nivel local como regional”. Aunque la sociedad tiene una deuda con el sentir femenino, el campo popular y soberano tiene aroma de mujer.

 

 

Por su tesón y capacidad de resiliencia, la mujer constituye un pilar fundamental del sector agrario colombiano. El Coordinador Nacional Agrario (CNA), que celebra del 24 al 29 de noviembre su 6ta Asamblea Nacional, reconoce la necesidad de construir una propuesta agraria que refleje y reivindique el papel de la mujer en las luchas históricas del campesinado.

Marylen Serna, integrante de la Junta Nacional del CNA y Vocera del Congreso de los Pueblos, se refirió a las condiciones necesarias para que la mujer logre tener una representatividad política en los movimientos sociales, agrarios y populares:

¿Cuáles son esos espacios donde la mujer reclama mayor protagonismo?

La importancia de la mujer viene desde la casa. Nuestro primer escenario de lucha es el reconocimiento de nuestro aporte en la familia y la posibilidad de hacer parte de las decisiones que se toman en el hogar. Un segundo escenario es la comunidad: las organizaciones comunitarias, las juntas de acción comunal… lugares donde las mujeres asistimos masivamente. El otro campo es la sociedad donde la mujer sigue siendo subvalorada y ha sido convertida en un objeto de comercio.

¿Qué demandan las mujeres de estos espacios?

Más allá de ser hermanas, mamás e hijas, que seamos vistas como sujetas políticas, con sueños y con apuestas. Si aportamos haciendo la comida, arreglando el salón, o desde una secretaría, debemos tener también derecho a que las decisiones incluyan nuestras propuestas.

¿Qué paso nos falta dar para garantizar la representatividad que reclama la mujer?  

El primer paso, siempre lo he dicho, es el auto-reconocimiento de las mismas mujeres; que sepamos quiénes somos, cuál es nuestro aporte, cuál es nuestro quehacer en la sociedad. Hemos estado obligadas a conformar organizaciones para poder tener nuestras propias propuestas, nuestras propias iniciativas, no debería ser así. Es fundamentalmente que se le dé a la mujer el espacio que se merece y que se ha ganado.

¿Cómo lograr que esa lucha femenina no se convierta en una disputa entre géneros?

Esa es una de las grandes dificultades que tiene la lucha de las mujeres.  A la mujer organizada se la ve como una amenaza, como que si las mujeres se reunieran para conspirar en contra de… Hay que hacer una labor de ambos lados. A nosotros como mujeres nos corresponde valorar el papel de los hombres. El problema en esta sociedad no es que el hombre tenga una mala intención, sino que la sociedad lo ha formado en un comportamiento machista que responde a un patriarcado. Sin embargo, el problema no se soluciona reconociendo las actitudes excluyentes, para evitar la confrontación, y la división de las organizaciones comunitarias, se requiere de un análisis crítico del modelo económico y político que es opresor con las mujeres.

¿La representatividad de las mujeres en el movimiento social va en el camino indicado?

Falta muchísimo. A pesar de que existe el feminismo y el movimiento de mujeres, nosotras todos los días tenemos que hacernos con un lugar para ser visibles; para llegar a instancias decisivas sin tener que trabajar tres veces más que un compañero, sin necesidad de trabajar cinco años para llegar al mismo punto al que un compañero llegó en menos tiempo.

 

 

Por Juan Alejandro Echeverri

La familia campesina está completa. Todas las delegaciones esperadas pernoctaron ayer en la sede del Sindicato de Palmeros de San Alberto, Cesar. Provenientes del sur, el norte, el oriente, y el occidente del país han llegado representantes de los 61 procesos adscritos al Coordinador Nacional Agrario (CNA).

Después de tres días de viaje desde el municipio chocoano de Tadó, Luz Piedad Mosquera llegó a la Asamblea con una sonrisa resplandeciente. “Este evento es muy importante porque le brinda respaldo a las organizaciones para salir de la crisis”, aseguró.

Ni la estigmatización, ni los retenes de la Fuerza Pública fueron impedimento para que Eleonor Quintero y su delegación asistieran al evento. El representante del Movimiento de Trabajadores Campesinos del Cesar espera que “el CNA crezca y se fortalezca al finalizar la Asamblea”. Eleonor también manifiesta la alegría de recibir el abrazo fraterno de viejos conocidos. “Aquí, todas las regiones del país somos un solo equipo de lucha y resistencia. Venimos con el objetivo de reorganizar algunas cosas y darle un buen destino a nuestra organización”. 

 

Aunque el encuentro asambleario tiene un propósito deliberativo, también es un momento oportuno para festejar; cuando el campesino se encuentra con sus pares de otras regiones sobran motivos para festejar la vida y convertir las angustias en alegrías.

Durante la noche anterior se resaltó la riqueza y la diversidad cultural de las diferentes regiones. La música y el baile fueron los protagonistas de la mística campesina. Alonso Moreno viajó durante dos días desde el Nordeste antioqueño para asistir a la Asamblea. Este integrante del Comité de Integración Agrominero destacó la importancia de la música y la oralidad en la idiosincrasia campesina: “Hasta con un verso se saluda… el pilar y el fundamento de nuestros territorios es la poesía. El latido de un perro, el cantar de un becerro… hasta la lagrima más amarga se vuelve canción”.

Por un sistema acorde a las necesidades y exigencias populares; por unas condiciones dignas de subsistencia; por el reconocimiento del campesino como sujeto de derechos, 600 delegados debatirán durante seis días la ruta que determinará el horizonte político del Coordinador Nacional Agrario.

 

Solo restan horas para que inicie la 6ta Asamblea del Coordinador Nacional Agrario (CNA) en San Alberto, Cesar. El encuentro que reunirá a representantes campesinos de 22 departamentos del país pretende emitir un mensaje político sobre la coyuntura nacional: “Cada Asamblea tiene un objetivo político de acuerdo a las dinámicas y necesidades del territorio escogido. Además de las luchas históricas del campesinado, en San Alberto la incursión paramilitar intentó exterminar el movimiento social. Escogemos este municipio para decir que nuestra actividad, más que legal, es legítima, es una necesidad, y es una obligación que tenemos las comunidades”, así lo afirmó Ernesto Alexander Roa, vicepresidente del CNA.

Para Gabriel Henao –integrante de la Comisión de Interlocución Sur de Bolívar, Centro y Sur del Cesar– la decisión de realizar la Asamblea en San Alberto es un respaldo político y moral para la localidad cesarense: “Estos han sido unos territorios muy productivos con unos intereses muy grandes. Como en toda Colombia, nosotros no hemos tenido derecho a la tierra, y en este momento no tenemos derecho a ser campesinos. Son importantes este tipo de espacios porque las comunidades se fortalecen”.

Con esta Asamblea el Coordinador Nacional Agrario espera evaluar los planes de trabajo planteados en encuentros anteriores; fortalecer su plataforma política; identificar si los campesinos cuentan con servicios de salud e infraestructuras acordes a sus necesidades; construir una propuesta que confronte la explotación mineroenergética de los territorios, las cadenas productivas vigentes, la concentración de la tierra y la vocación de los suelos; y consensuar las líneas de acción orientadas a la reivindicación de los derechos campesinos.

En la plataforma política del CNA la mujer tiene un rol fundamental en la recuperación del campo, la exigencia de condiciones de vida digna, y la conquista de la soberanía popular. Joana Pinzón,  habitante de Arauca e integrante de la Asociación Campesina José Antonio Galán Zorro (Asonalca), acude a la Asamblea con diversas expectativas: “Esperamos salir más unidos, con las propuestas claras y fortalecidas hasta que podamos ganarle la pelea al Estado y se nos reconozca como sujetos políticos de derechos. Además de consolidar la figura de los territorios campesinos agroalimentarios”.

Al igual que muchos de los asistentes a la Asamblea, Albeiro Patiño denuncia las inequidades de un sistema basado en la acumulación inequitativa de la tierra y el capital.  El representante legal de Asocaprile (Asociación de Campesinos Agropecuarios y Recuperadores del Playón del Río Lebrija) asegura que: “Los campesinos estamos llevando el peso de todas las represiones del Gobierno que apoya más al adinerado que a nosotros. Al adinerado todo se le facilita, al campesino no. No estoy en contra de los millonarios pero que tampoco nos pisoteen”.

Del 24 al 29 de noviembre, el campesinado colombiano exigirá lo que le corresponde y lo que el Estado le ha negado durante más de 50 años: una reforma agraria integral que fortalezca la economía campesina, garantice la vida digna, respete la autodeterminación y la soberanía popular.

 

 

PRESENTACIÓN

Periferia es una corporación que nació en el 2004 como un proyecto de comunicación popular. Desde entonces editamos mensualmente el periódico Periferia Prensa Alternativa, una publicación de alcance nacional, elaborada con los aportes de colaboradores y reporteros populares de diferentes regiones del país. Desde hace nueve años  sacamos a circulación anualmente una agenda que en principio recogió los aportes fotográficos del periódico, pero  a lo largo del tiempo  se ha perfilado como una apuesta estética y como un espacio de difusión del trabajo de fotógrafos, colaboradores y amigos  que trabajan en la periferia con las comunidades, por lo cual en las últimas ocasiones la agenda ha tenido un enfoque temático, con la finalidad de poner la mirada sobre un asunto específico de las comunidades periféricas.  A su vez esta agenda es una manera de autogestión de la Corporación para el trabajo periodístico y  formativo.

 TEMA

 El tema central de este año “Mujeres que luchan en la Periferia” tiene como objetivo resaltar las apuestas que realizan las jóvenes, niñas, campesinas, indígenas, lideresas, activistas, feministas, obreras, trabajadoras informales, artistas, ancianas, madres, víctimas, entre otras,  que buscan transformar su territorio, en las ciudades o en el campo de Colombia. En el contexto de nuestro país, donde muchos sectores se oponen al enfoque de género en políticas públicas, como Corporación creemos que el rol de la mujer es primordial para la construcción de la paz en los territorios, por esto la mirada de nuestra  agenda quiere poner de presente a estas luchadoras que día a día apuestan por un país diferente, justo y en paz.

 BASES

  • Pueden participar fotógrafos profesionales o aficionados
  • Se pueden enviar entre una y tres fotografías
  • Cada fotografía debe llevar un pie de página que contextualice dónde se tomó, quién es la persona fotografiada, y explicar por qué esta mujer es una luchadora (máximo 25 palabras)
  • Las fotografías deben enviarse al correo This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. con el asunto: Convocatoria - Agenda 2018
  • Las fotografías deben estar en alta calidad
  • Fecha límite: 25 de septiembre

 

SELECCIÓN

 La selección estará a cargo del comité editorial del periódico Periferia Prensa Alternativa.

 

RECONOCIMIENTO

 A las personas con fotografías seleccionadas se les hará saber a través del correo electrónico, igualmente se publicará en la página web www.periferiaprensa.com. Los ganadores recibirán  un certificado de su participación, dos Agendas + Colección de libros de La Fogata Editorial y Periferia

 

FECHAS

Convocatoria: 08 septiembre – 25 de septiembre

Publicación de resultados: 2 de octubre

 

DERECHOS DE AUTOR

 La Corporación Periferia es una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es visibilizar las luchas y apuestas de las comunidades en la Periferia. El propósito de este concurso no es comercial y la inscripción para participar es gratuita.  Los autores de las obras que resulten finalistas y entren a formar parte de la selección final aceptan ceder a Periferia –de manera no exclusiva- el derecho de uso y reproducción de las imágenes. El derecho de uso que asume Periferia sobre las fotografías finalistas no enajena la propiedad patrimonial e intelectual de los autores y su campo de acción está limitado para fines educativos y sociales. Periferia se compromete a reconocer los respectivos créditos de autor cuando las fotografías sean publicadas.

Ya está circulando Jardines Mágicos, una cartilla de úteros para colorear inspirada en flores colombianas. Su objetivo es empoderar a niñas y mujeres de su cuerpo y su feminidad. Periferia conversó con su autora, Carolina Ramírez, quien nos habló de su vida y nos contó sobre esta propuesta y el trabajo que gira alrededor de ella.

 

Periferia:Carolina, ¿qué es Jardines Mágicos, cuál es su objetivo?

Carolina Ramírez: Jardines Mágicos es un libro de úteros para colorear inspirado en flores colombianas. Nació porque en las historias que nosotras escuchamos de las mujeres, muchas de ellas nos cuentan cómo la misma medicina les decía que se sacaran el útero si ya habían tenido hijos. Esa carga con la que se ha visto el útero es muy fuerte, y cuando se ha extraído es solo por prevención, entonces hay que resignificar también el útero, hay que darle otras connotaciones. Nuestros órganos sexuales están también colonizados, porque por ejemplo las trompas de Falopio se llaman así porque Falopio era uno de los médicos que hacía experimentos con mujeres esclavas y sin anestesia, y mira, nosotros cargando la memoria de Falopio. Hay muchos asuntos para trabajar, porque también es necesario comprender que nosotras no tenemos un aparato reproductor, son nuestros órganos y no estamos tampoco obligadas a reproducirnos. Obviamente tampoco es negar a quien quiera reproducirse. Debemos mostrar a las niñas que llevamos un jardín en donde se pueden cultivar muchos sueños. El útero es un centro de poder para nosotras, porque si en el útero se logra gestar un hijo, imagínense la fuerza que se puede poner ahí, también para crear lo que nosotras queramos crear. Queremos seguir proponiendo esa metáfora.

P: ¿Cuéntanos un poco de ti y tu trabajo, cómo llegaste a este enfoque y a esta propuesta?

CR: Yo nací en Segovia, pero hace 15 años me vine a Medellín a estudiar psicología. Después que me gradué empecé a ver que todos los trabajos a los que llegaba era acompañando mujeres. A partir de un trabajo que tuve con enfoque de género, me movilicé mucho alrededor del tema. Allí empecé a tener un reconocimiento de mí misma y de las demás, a darme cuenta que todas las historias que llegaban tan macabras para mí eran las mismas historias de mi abuela, de mi tatarabuela, de mi vecina, es decir, que era la misma historia de las mujeres. Allí empezó esa inquietud mía por el trabajo con enfoque de género.

En el 2014 con otras amigas que habían sido compañeras de trabajo, decidimos emprender el colectivo Artemisa, y desde ahí tomé la decisión de no trabajar más con la institucionalidad. En el 2014 dos de nosotras hicimos la formación en terapia menstrual, con una mujer argentina. Allí trabajamos el ciclo femenino, relacionándolo con un momento de la vida de las mujeres, y con una fase vital de nosotras. Eso es fundamental, porque cuando hablamos de empoderamiento femenino, se trabaja mucho es desde lo político. También está esa otra parte de nuestro cuerpo y naturaleza. Una de las artimañas del patriarcado fue negar nuestra naturaleza, hacernos ver como histéricas, entonces de esa forma nos ponen a andar de manera lineal, y nosotras no somos lineales. Nuestra apuesta es empezar desde ahí, para reconocernos como mujeres cíclicas y entender que nuestro cuerpo no está enfermo. Allí empecé a recuperar la confianza en mí misma. También nos dimos cuenta de todas las taras que tienen las mujeres y la colectividad con la menstruación, pese a que sean muy empoderadas de lo político. Empezamos a entender que estamos muy conectadas con la tierra, y que la tierra es tan cíclica como nosotras. 

Allí iniciamos el trabajo de pedagogía menstrual, porque cuando nosotras aceptamos estos procesos físicos, biológicos, naturales en nuestro cuerpo y cuando nos damos cuenta que estamos en una conexión muy grande con la tierra, porque ella también pasa por cuatro ciclos, entonces nos damos cuenta que no estamos locas, ni histéricas, ni bipolares, sino que simplemente estamos supremamente conectadas con la tierra.  Se trata de recuperar ese saber y esa fuerza con los ciclos naturales de la vida. Desde allí nos reconocemos y empoderamos para que cuando lleguemos a los espacios políticos podamos respetar también nuestros propios ciclos. 

 

P: ¿En qué consiste el trabajo que realiza el colectivo Artemisa?

El fuerte de nosotros es la terapia menstrual, para sanar esos procesos de ciclicidad femenina, pero también hacemos el trabajo de pedagogía menstrual, no solo la terapia que es más personal. La pedagogía se hace en espacios públicos y privados, por ejemplo el Círculo de mujeres que facilitamos en el barrio Castilla, en el parque Juanes de la Paz desde hace dos años, cada 28 días, cada luna llena. Lo iniciamos porque se recrudeció en un momento la violencia en el territorio, entonces empezamos a hacer el círculo pensando en las mujeres que sufrían por la muerte de sus hijos, sus hermanos, pero después empezaron a llegar mujeres de otras partes de la ciudad, y ahí en el parque hemos tenido hasta 50 en un solo círculo. 

 

P: También eres autora de un trabajo llamado “El vestido de Blancanieves se ha teñido de rojo”, ¿en qué consiste esta propuesta?

Cuando nosotras empezamos a hacer el proceso de pedagogía menstrual, empezamos a darnos cuenta de la fractura que había en las mujeres a raíz de su menstruación, entonces empezamos a trabajar, a desmitificar, pero no había cómo hacerlo también con las niñas, para evitar o para hacer la prevención, y acompañarlas para que recibieran su menstruación de una forma más bonita. Ahí se nos ocurrió crear un cuento, materiales que estuvieran más a la mano de nosotras, y ahí me propuse escribir El vestido de Blancanieves se ha teñido de rojo. Nos interesaba mucho que fueran princesas clásicas, pues estas ya tienen un anclaje en lo colectivo, entonces era importante hacer la resignificación en ellas, porque también pensamos que esto de negarles a las niñas que se llamen princesas, es muchas veces nadar contra la corriente. Nosotras propusimos no pelear con eso, pero mostrarles a las niñas otra forma de ser princesas, porque está también Mononoke,por ejemplo, que es una princesa guerrera.

 

P: ¿Cómo esta propuesta se relaciona con los movimientos sociales y el trabajo político?

CR: Una de las cosas que también hizo el patriarcado fue hacernos pensar que lo espiritual era una cosa y lo político otra. Pero para que fluyan bien tienen que encontrarse estos dos componentes. Los movimientos sociales necesitan humedecer el alma, para que en su lucha no se resequen, y se humedece es desde allí, cultivando lo espiritual, y la relación que hombres y mujeres tenemos con los ciclos naturales.

Nota: Esta cartilla puede adquirirla en la sede principal de Periferia (Calle 50 # 46-36, of 504. Medellín), o a través de nuestras redes sociales.

 

 

 

 

 

Librería

La Fogata

Apóyenos

Taller de Artes gráficas

 

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.