Resistencias guajiras por la defensa del río Ranchería

El departamento de La Guajira es un territorio diverso cultural, económica y socialmente, y está habitado por una multiplicidad de poblaciones afros, indígenas, mestizas, campesinas y pescadoras. Sin embargo, hace más de tres décadas, empresas multinacionales para la explotación de carbón se han instalado en el territorio, modificando estas dinámicas propias.

La desviación del río Ranchería es uno de los principales proyectos para la expansión del Cerrejón, una de las minas a cielo abierto más grandes del mundo, ubicada en La Guajira, la cual, según el Plan de Desarrollo, traería un impulso social y laboral. Sin embargo, desde el punto de vista de las comunidades locales, esto solo ha traído problemas, pues el río en un actor primordial en sus vidas cotidianas, que al ser desviado para la explotación y lavado del carbón, desencadena desorden en todos los aspectos de sus culturas.

Diferentes movimientos sociales de estas mismas comunidades (como Fuerza de mujeres Wayuu, Organización de comunidades negras y ancestrales de Tabaco, y el Comité Cívico por la dignidad de La Guajira) han venido gestando un proceso de resistencia por la defensa del río Ranchería y la vida digna.

La tierra, el río y las montañas dan sentido a las luchas
La fuerza que mueve a los pueblos guajiros para organizarse y velar por sus derechos está relacionada con el sentir sobre el territorio, con la relación eco-social que se construye a partir de visiones y relaciones con el entorno, forjando un hilo cultural que le da sentido a estas prácticas.

Por ejemplo, la importancia del territorio para las negritudes guajiras está íntimamente influenciada por las corrientes del río. El río Ranchería es la base de la soberanía alimentaria, de sus economías solidarias, de sus creencias y de su cotidianidad. Narraciones, cuentos, leyendas, lugares de esparcimiento y otros elementos han sido despojados de las comunidades afrodescendientes que hacen presencia en las cuencas del río Ranchería, y que ven con preocupación la intención de desviarlo o de privatizar los principales afluentes que lo alimentan.

Para las comunidades negras, asentadas desde tiempos ancestrales en La Guajira, específicamente para la Organización de comunidades negras y ancestrales de Tabaco, la naturaleza, la tierra, es entendida desde su cosmovisión como su madre, ellos son hijos de la tierra y es a la madre a la que deben agradecimiento por su vida y su cultura.

En el caso de las comunidades indígenas, no se tejen hilos tan diferentes en torno a la cuenca del Ranchería. Las diferentes etnias indígenas situadas a lo largo de esta fuente de agua también han construido desde tiempos ancestrales sus formas de sustento y sus tejidos sociales, basadas en los servicios ecosistémicos que este les provee, además de ser un entorno cargado de saberes ancestrales.

Las comunidades Kogui, Wiwa y Wayuu, presentes a lo largo de la cuenca del río Ranchería, personifican en él deidades propias de cada una de sus cosmovisiones. Para la organización de fuerza mujeres Wayuu, el río Ranchería es visto desde una mirada tradicional, es una entidad sagrada, es parte fundamental del equilibro de todo ser. Los sabedores espirituales de la cultura wayuu han inculcado la creencia de que el río es un espíritu, una gran vena que bombea a la tierra, es la sangre que permite que el corazón de la tierra siga funcionando.

Las interacciones con el río Ranchería que construyen las comunidades de La Guajira están atravesadas por un sentimiento mágico y maternal; además sus contextos ardidos y con escasez de agua, hacen aún más del río un actor muy importante en las vidas políticas, económicas y sociales de estos grupos sociales.

Organización social
Con la llegada de la minería a La Guajira, las formas en que normalmente la gente vivía se vieron interrumpidas. Los pescadores fueron desplazados para dar vía libre a los puertos; los campesinos tuvieron que dejar sus siembras; los indígenas abandonaron sus sitios sagrados, y los afros sus caseríos y ríos. Muchos de sus territorios estaban siendo saqueados, y empezó a sembrarse la resistencia.

Sin embargo, con el proyecto de desviación del río Ranchería, se consolidó la organización de las comunidades y pueblos guajiros, quienes en su proceso organizativo tienen como vertientes la apropiación y la preocupación por el territorio, la memoria histórica y la generación de nuevos espacios para la articulación de diferentes sectores sociales por la defensa del río. Fue de esta manera que en el 2014 la movilización social logró posponer la desviación del río.

Además, diferentes agendas de acción han sido llevadas a cabo por estas organizaciones sociales. Pliegos de peticiones que se traducen en políticas culturales, foros, marchas, expediciones, asambleas, centros culturales y paros civiles, fortalecen los procesos de resistencia y sus luchas por no abandonar sus identidades y culturas.

Estas luchas permiten visualizar las dinámicas de conflicto e imposición, generadas desde las prácticas económicas extractivistas. En las demandas, discursos y prácticas de los movimientos sociales en La Guajira, en ámbitos institucionales y culturales más amplios, se destacan las propuestas ecológicas como alternativas, y una apuesta por superar el actual modelo económico impuesto en el departamento.

La lucha por el río Ranchería les ha demostrado a los pueblos de La Guajira que la unidad entre ellos puede darles la fuerza para detener cualquier atentado contra sus territorios. Es un ejemplo para los demás pueblos de la región y se constituye un referente de lucha para las comunidades que habitan alrededor de la Sierra Nevada de Santa Marta y que hacen uso del recurso hídrico que de ella proviene. Actualmente se viene gestando un nuevo espacio de articulación entre todas estas comundiades por la defensa de los ríos de la Sierra.

*Comité por la defensa de los ríos de la Sierra Nevada de Santa Marta - Congreso de los pueblos Karibe

Share this article

Login to post comments

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.