Salaminita renace a paso firme

Por Asorenacer*

Entre las décadas de los 70 y los 80 se dio el proceso de asentamiento de las veredas La Suiza y El Jardín, pertenecientes al corregimiento de Salaminita en el municipio de Pivijay, Magdalena. Durante este tiempo muchas familias campesinas provenientes de diferentes lugares de la región llegaron a esta zona del departamento, y comenzaron a asentarse en algunos terrenos prósperos para la agricultura y en los cuales solo había una pequeña población dispersa.

Los predios de la vereda La Suiza pertenecían a las señoras Aura de Polo y María Teresa de Polo. En 1980 y después del proceso de verificación realizado por el Incora, se realizó la distribución de la tierra adjudicando a cada parcelero 10 hectáreas de territorio. Entre 1982 y 1983 inició el proceso de asentamiento de la vereda El Jardín con la llegada de 21 parceleros a las tierras del señor Julián Escalante Charris, solicitando que les permitiera cultivar en las tierras que aparecen como de su propiedad. Escalante cedió, pero cuando las tierras estaban cultivadas y civilizadas los expulsó del territorio sin reconocer nada por el trabajo realizado. Ante este hecho, los campesinos buscaron asesoría con el Incora, obteniendo como resultado la adjudicación de estos predios. Para el año 1986,  Salaminita fue reconocida como corregimiento del municipio de Pivijay, y para 1990 ya contaba con una infraestructura básica y bienes comunes, como el puesto de salud y la escuela. En 1993, el censo dio cuenta de un estimado de 211 habitantes.

Durante esta misma década, los grupos paramilitares venían consolidando su poder en la región. En 1998 comenzaron a darse las primeras amenazas contra los miembros de la población. El siete de junio de 1999 paramilitares al mando de Tomás Gregorio Guillén, alias “Esteban”, del frente Pivijay adscrito al Bloque Norte de las AUC, ingresaron a la población, los reunieron a todos a un lado de la vía y los obligaron a ver los asesinatos de Oscar Barrios, Carlos Cantillo y María del Rosario Hernández, quien por mas de 10 años había sido la inspectora de policía del corregimiento. Como consecuencia, la comunidad se desplazó de manera masiva hacia poblaciones cercanas, por lo que el poblado quedó totalmente abandonado. Según relata Erika Rangel, miembro de Asorenacer, “por la violencia que hubo en ese momento, la muerte de la inspectora, la muerte de dos campesinos parceleros, se presentó el desplazamiento masivo de todo el pueblo. Al pasar los días, el pueblo fue arrasado, los paramilitares metieron unos buldócer, quedando el pueblo completamente solo y devastado, porque no quedó ni una sola vivienda en pie”.

Esta tragedia no paró allí, y por el contrario se prolongaba en el tiempo y el espacio, ya que los asesinatos y las persecuciones sobre los pobladores de Salaminita se extendieron en el territorio y durante meses. Lesa Daza, representante legal de Asorenacer cuenta que “después de que pasó el caso de Salaminita, para el mes de agosto asesinan a dos parceleros, papá e hijo, José Palmera y Víctor Palmera. Luego, un mes más tarde, entraron a la parcelación El Jardín y asesinaron a los esposos Blanca Flor Gutiérrez y Domingo Gonzáles Ternera, y ese mismo día desaparecieron a Fredy Polo. Al año siguiente, en el mes de agosto nuevamente en la parcelación El Jardín, asesinan a los esposos Pedro Araque y Eloisa Gutierrez”.

En el año 2001, los señores Alfonso Díaz Quintero y Vicente Rueda Guarín, comenzaron a contactar a quienes se habían desplazado para que les vendieran sus predios. Debido a la situación de vulnerabilidad en que se encontraban las familias, muchas de ellas accedieron a venderlos. Fue de esta manera como las familias Rueda Acevedo y Díaz Quintero, reconocidos ganaderos y terratenientes de la región, terminaron siendo los dueños de los predios, luego de comprarlos a precios irrisorios.
Durante el 2009 se empezó a promover el proceso de reparación de la comunidad de Salaminita, mediante el trabajo de la Organización de Población Desplazada –OPD– de Aracataca, y en marzo del 2013 se logró la primera reunión con funcionarios de la Unidad de Restitución de Tierras –URT–, y quedaron así registrados los formularios y las declaraciones de los solicitantes. En abril del mismo año se realizaron unos talleres con la comunidad, en los que se logró cartografiar los predios, y ese mismo año el Consejo Noruego para los Refugiados comenzó a hacer acompañamiento al proceso. En el 2014 nació Asorenacer, plataforma que representa a la población desplazada de Salaminita. La Comisión Colombiana de Juristas –CCJ- tomó el caso en sus manos y a través del trabajo de recolección de información a finales del mismo año lograron presentar las demandas.

Durante un año el proceso estuvo detenido por orden emitida por un juez de Aracataca, porque siete de los solicitantes fueron demandados por falso testimonio por el opositor del proceso. Sin embargo, el 16 de diciembre de 2016, El Tribunal de Restitución de Tierras de Antioquia ordenó la restitución de los 37 lotes que conforman el centro poblado de Salaminita y exhortó a diferentes instituciones estatales a comprometerse en la reconstrucción de este corregimiento arrasado.

El 7 de junio del presente año los pobladores realizaron un retorno simbólico hasta los territorios en los que alguna vez proyectaron sus vidas, esperando que se cumpla la sentencia que ordena la reconstrucción del centro poblado y que se agilicen los procesos del área rural. De igual manera, en esta conmemoración se hizo la inscripción oficial de Salaminita como sujeto reparación colectiva ante la delegada de la Unidad de Victimas, y así, a paso firme y con la esperanza de sus pobladores, este corregimiento empezó a renacer.
*Asociación de Víctimas de Salaminita, La Suiza y El Jardín

Share this article

About Author

Super User
Login to post comments

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.