[ENTREVISTA] “Escuchar a una víctima es realmente transformador, la víctima te relata una historia sentida, vivida”: María Emma Wills

Los derechos a la verdad y al esclarecimiento de los sucesos ocurridos en el marco de los conflictos armados en el mundo, se han convertido en derechos de suma importancia para transiciones exitosas, puesto que en ellos se encuentra el objeto central de la reparación: la dignificación de las víctimas mediante los relatos que den cuenta qué pasó con sus familiares y por qué les ocurrió a ellos, en pro de la garantía que aquello jamás vuelva a ocurrir.

Diferentes académicos, investigadoras e investigadores han ido construyendo diversos relatos sobre los orígenes, desarrollos y consecuencias del conflicto armado en Colombia, intentando comprender y esclarecer los sucesos de violencia que ha vivido el país. El Acuerdo entre las FARC y el Gobierno de Colombia ocupó un punto completo a las Víctimas y es nodal para entender lo acordado.

María Emma Wills, una de las investigadoras más importantes en este tema, asesora del Centro Nacional de Memoria Histórica y quien participó con un ensayo para la Comisión Histórica titulado “Los tres nudos de la guerra colombiana: un campesinado sin representación política, una polarización social en el marco de una institucionalidad fracturada, y unas articulaciones perversas entre regiones y centro”, conversó desde Cartagena con el equipo de Periferia sobre los orígenes del conflicto armado, la participación de las víctimas en el proceso de paz y los retos en el posacuerdo.

¿Considera que las víctimas han estado realmente en el centro del proceso de diálogo?

Si todos nosotros recordamos como fue el proceso de negociación en La Habana, sabemos que en algún momento tanto los negociadores del Gobierno como de las FARC, acordaron que iban a recibir a víctimas del conflicto, víctimas de todos los actores del conflicto en La Habana. En ese momento cuando se inician el viaje de 20 víctimas cada mes o cada tres semanas tenemos una transformación que ocurre en la mirada de quienes estaban allá, porque lo que llevan los testimonios de las víctimas es, de manera descarnada, una forma de contarle a los negociadores los impactos de la guerra en vidas humanas, en términos de violaciones a los derechos humanos, masacres, desapariciones forzadas, secuestros. Escuchar a una víctima es realmente transformador porque la víctima te relata una historia no desde un protocolo ideológico o político, sino realmente desde una experiencia sentida, vivida, cotidiana. Eso envía un mensaje pedagógico a quienes estuvieron en la mesa, que entendieron que la negociación no era sólo una negociación política entre dos actores confrontados sino que había también un imperativo moral de acabar con la guerra, pues tenía unos costos humanos vergonzosos para todos nosotros, no importa de que orilla vengas. Esta mañana alguien me decía que a partir del momento en que llegaron las víctimas ambas partes dijeron: no nos paramos de la mesa sin haber firmado pues entendemos que es un imperativo para todos nosotros.

Algunas de las reflexiones que quedan es que quizá este Acuerdo no llega a esclarecer los orígenes del conflicto, ¿qué piensa usted frente al tema del esclarecimiento y la verdad en todo el proceso de negociación?

Hay varios momentos. Primero, hay que reconocer que la academia colombiana y las organizaciones de víctimas y de derechos humanos tienen enormes archivos y han ido, a medida que avanza el conflicto, esclareciendo lo ocurrido en Colombia. Entonces, no es que con los acuerdos se inicie el proceso de esclarecimiento pues ya inició hace mucho tiempo con estas organizaciones que han teniendo enorme cuidado con sus propios archivos para legarle a las generaciones futuras las tareas de esclarecimiento que ellas han emprendido. Luego con la ley de justicia y paz del 2005, el Estado colombiano recibe un deber: el deber de memoria. Ya no sólo las organizaciones y la sociedad civil tienen el encargo de no dejar perder esa memoria, de no dejarla en el silencio, sino que ahora también tenemos al Estado comprometido con el deber de memoria y se crean varias instituciones, en particular el Centro Nacional de Memoria Histórica que tiene como mandato dignificar a las víctimas y el esclarecimiento histórico y ambas vienen con archivos que se deben proteger como patrimonio público.

Y puntualmente, en cuanto a la Comisión Histórica de los 12 investigadores y los 2 relatores ¿llegan a concluir algo en común?

Luego como parte del pacto de las negociaciones, las dos delegaciones acuerdan constituir la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, en la que se propone al país una serie de ensayos con hipótesis sobre los orígenes del conflicto armado, cuáles fueron las condiciones que lo hicieron perdurar durante tantas décadas y qué degradó ese conflicto armado. Entonces tuvimos 12 miradas que le propusieron distintas hipótesis al país sobre esas preguntas.

Esas reflexiones y visiones sobre el conflicto armado ¿en qué coincidieron?

Si hubo coincidencias. En muchos de los ensayos se menciona el problema de la tierra y el problema del sectarismo político. Hay variaciones y hay distintos énfasis pero creo que esos dos hilos, el factor tierra y el factor sectarismo e intolerancias, están en la mayoría de los ensayos.

¿Y cuál es su posición frente a eso?

Pues yo considero que el problema de Colombia viene desde el siglo XIX, es decir antes de los años 20 del siglo XX donde hubo una gran movilización de campesinos, agraria y sindicalista. Cuando nos constituimos como república independiente hubo una serie de condiciones que configuraron una trayectoria muy compleja distinta a la de otros países de América Latina. Se construyeron en Colombia los partidos políticos, y esos partidos en medio de un contexto de enorme precariedad estatal: no había fisco, no había ejército nacional, no había mercado. Eso llevó a que los partidos fueran más poderosos que el Estado, que no fue garante de derechos sino un Estado o liberal o conservador. Cuando tienes un Estado metido en la política pues es incapaz de contener los conflictos porque es parte del conflicto. Para que el Estado sea garante de los derechos humanos y democrático tiene que ser un Estado lo más imparcial posible frente a los actores en conflicto; acá eso no lo teníamos y fue lo que nos metió en un lío. Los partidos hicieron que la nación colombiana surgiera escindida: había una nación liberal y otra conservadora. Pasamos al siglo XX de manos de la regeneración tratando de sacar al Estado de las pugnas políticas y regionales, pero ahí no resolvimos el sectarismo, sino que lo anclamos al Estado aún más por el Concordato; es problemático que el Estado se convierta en Estado religioso, convirtiendo el conflicto entre buenos y malos.

Bueno para terminar y a propósito de la construcción de paz en los territorios ¿hay alguna diferencia entre solución política al conflicto armado y paz?

Si total. El Pacto Político es apenas un inicio que nos da un marco de acción. La paz es un proceso social y cultural mucho más profundo en el cual nosotros tenemos que cambiar el chip, como bien lo dijo el General Mejía, y aceptemos que los adversarios se tienen que tratar como opositores legítimos y nunca convertirlos en enemigos absolutos de nuestras posturas cuando son disidentes de nuestras posturas.

Share this article

About Author

Periferia
Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Librería

La Fogata

Apóyenos

Centro de Artes

 

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Bono solidario

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.