Venezuela en una nueva encrucijada constituyente

Desde el pasado Primero de mayo, fecha en la que el presidente Nicolás Maduro anunció desde el acto del día de las y los trabajadores su llamado a la Asamblea Nacional Constituyente, se esperaba una apertura hacia una situación más proclive al diálogo y la búsqueda de salidas consensuadas a la conflictividad social y política que vive Venezuela. Lejos de eso, pareciera que los factores que adversan al proceso bolivariano han implantado una radicalización de la agenda violenta de calles, incrementándose el número de muertos, heridos y ataques a instituciones públicas, privadas, comerciales e institucionales. Todo esto, mientras el gobierno de Maduro insiste en abrir espacios de diálogo y acercamiento con sectores sociales vinculados a la cultura, el sector empresarial, la iglesia, el sector juvenil, entre otros muchos.

Alternativa a la guerra civil
El proceso constituyente está abierto y la comunidad nacional e internacional se reagrupa en favor y en contra de esta iniciativa, que como lo explicó el propio Presidente en la Av. Bolívar de Caracas, busca evitar la guerra civil y propiciar la paz entre los distintos sectores del pueblo venezolano. Sin embargo, un importante número de dirigentes opositores han llamado a desconocer esta iniciativa del poder constituyente, y hablan de un golpe de Estado e intenciones de perpetuarse en el poder por parte del chavismo.

Además de lo anterior, no han presentado alternativas a la creciente ola de violencia que grupos radicalizados en distintos puntos de Caracas y del interior del país han venido provocando en los últimos días, con secuestros de unidades de transporte, trancazo en vías públicas, acceso a centros hospitalarios, ataques a centros maternales, entre otras acciones de corte terrorista para generar un estado de ingobernabilidad y conmoción social que obligue al Ejecutivo a demitir o a sucumbir a los reclamos inconstitucionales de la oposición en Venezuela.

Debate interno
El llamado a la Constituyente también ha provocado debates internos entre los sectores que se identifican con el chavismo. Hay quienes dicen que un llamado a una Asamblea Nacional Constituyente sería una traición al legado de Chávez, mientras que por otro lado, quienes apoyan esta iniciativa, recuerdan los mensajes y propias argumentaciones de Chávez con relación a la adecuación permanente del texto constitucional con las nuevas realidades sociales, políticas, educativas y económicas del país. Tal es el caso de la reforma constitucional propuesta por el propio ex presidente en 2007, la cual fue rechazada por la población en su momento.

Hoy, explícitamente, se busca constitucionalizar figuras sociales inexistentes en la Venezuela del '99, como son las misiones y grandes misiones, que atienden problemas sociales muy sentidos por amplios sectores de la población, como la educación, la salud o la vivienda, entre otros aspectos vitales de la Nación, como la producción y la organización del poder popular.

Pero, sin lugar a dudas, uno de los objetivos primordiales de este llamado a Constituyente, realizado en estos momentos y con esta coyuntura, es la búsqueda del restablecimiento de la convivencia pacífica que ha venido siendo atacada tanto desde lo económico, como desde lo financiero y más recientemente desde lo físico, es decir, con muertos en las calles.

Los nueve puntos de la constituyente
La propuesta impulsada desde Miraflores y que ha avanzado ya en varias reuniones sectoriales en las últimas semanas, consta de nueve puntos y un equipo promotor, que encabeza el Ministro de Educación, Elías Jaua.

En primer lugar, se busca mejorar los mecanismos establecidos en la constitución del '99 para alcanzar la paz y la estabilidad del país. El segundo punto se refiere a lo económico, sobre el que Maduro ha planteado la necesidad de avanzar en la estructuración de un sistema post-petrolero, para lo cual se necesitaría plantear un nuevo escenario con la participación de los más amplios sectores de la sociedad desde la constituyente.

En tercer lugar, se establece la necesidad de darle rango constitucional a las misiones y grandes misiones, para generar una estabilidad a los beneficios sociales logrados en los últimos años que han garantizado vivienda, salud, educación y organización socio-productiva –mediante el sistema de comunas– a amplios sectores de la sociedad venezolana. En cuarto lugar, se establece una clara prioridad en cuanto a potenciar y robustecer el sistema de justicia, para establecer una guerra contra la impunidad, el narcotráfico y el terrorismo.

El quinto punto tiene que ver con lo político y social; este proceso constituyente busca consolidar las estructuras democráticas, participativas y  protagónicas que ya prevé la constitución de Chávez, robusteciéndola con las nuevas experiencias de participación que han surgido al fragor de la construcción del poder comunal.

En sexto lugar, la política exterior soberana es uno de los preceptos que se busca defender con este llamado constituyente, en un marco de agresión interna y externa que ha intentando vulnerar el principio de autodeterminación de los pueblos, motivo por el cual recientemente Venezuela iniciará los protocolos pertinentes para salirse de la OEA y reclamará a su vez el fortalecimiento de una nueva diplomacia desde la CELAC o la Unasur, esta última hoy en manos de Argentina como presidente pro témpore.

El séptimo y octavo punto de este debate constituyentista tienen que ver con el tema cultural y la defensa de los valores culturales de la Nación, visibilizados fuertemente en lo material y en lo inmaterial por los gobiernos de Chávez y Maduro, así como las garantías de futuro para la juventud. Finalmente, el noveno punto busca reivindicar el Plan de la Patria elaborado por Chávez y ratificado en elección popular por el pueblo venezolano, cuando estipula la preservación de la vida en el planeta, como uno de sus objetivos históricos como motor de acción política de gobierno.

Luego que se dieran los pasos ante el Consejo Nacional Electoral, presentando la solicitud formal para la evaluación del calendario electoral, que permita la más amplia participación del pueblo venezolano, el llamado realizado es a la organización de las fuerzas sociales para que desde su legítima y constituyente participación, definan la construcción de los cambios necesarios a la carta magna que rija los destinos de la Nación y consoliden la paz en Venezuela.

*Integrante de Corresponsales del Pueblo | Venezuela

Share this article

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

 

Calle 50 #46-36 of. 504

 

(4) 231 08 42

 

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Bono solidario

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.