481 años de miseria y abandono

islas-del-rosario-cartagena-de-indias-f13cca2a-73b5-4cea-9236-d82530cdb251

El pasado 1 de junio del año en curso, la Heroica Cartagena cumplió 481 años de haber sido fundada por Pedro de Heredia y su grupo de invasores. Antes de la llegada de la dinastía española a estas tierras, existían unas grandes tribus como: los caribes, kalamari, yurbacos, canapoteros, cresperos y matuneros, que vivían de la pesca artesanal, sembraban yuca, plátano, maíz y entre ellos realizaban trueque. Pero desde aquel fatídico 1 de junio del año 1533, la vida cambió para ellos, ya que las balas asesinas de las tropas españolas llegaron con hambre de oro y sometieron a estas tribus a la barbarie.

 

Comenzaron a matar indiscriminadamente a nuestros indios. Y convirtieron, además, a Cartagena en el principal centro de la comercialización de los “afrodescendientes” (trata de negros). Con los ataques de los bárbaros españoles, estas tribus fueron desapareciendo, y con la abolición de la esclavitud la ciudad se fue poblando principalmente por los afrodescendientes.

A pesar de que han pasado tantos años, la ciudad se encuentra en un abandono total, y está aquejada por muchos problemas. Su cumpleaños tiene que ser una ocasión especial para hacer conciencia sobre ellos.

Obras de infraestructura
Transcaribe se empezó a construir hace más de nueve años y hoy está paralizado por un fallo de tutela que ordena al alcalde incluir a los transportadores tradicionales en la operación de Transcaribe.

Aparte de eso, la ciudad no tiene vías por donde transitar. Con la llegada del TLC, se incrementó el parque automotriz, y como la ciudad carece de una buena malla vial, ya que está en pésimo estado, los trancones son frecuentes y demorados, tales como los de la calle 70 del barrio Crespo, los de la avenida de la Asamblea del barrio Manga. El trancón mayor el de la avenida Pedro de Heredia sector Mercado de Bazurto, que dura más de 3 horas.

Por otro lado, aunque un fallo de una acción de cumplimiento ordenó a la alcaldía desde el año 2008, que traslade el mercado de Bazurto, éste aún continúa sobre la avenida Pedro de Heredia, a pesar de las múltiples problemáticas de sanidad que genera.

Y a pesar de que cada invierno genera inundaciones, la administración distrital no ha empezado la limpieza de los caños y los box culvert (canaletas). Además, no se le ha hecho mantenimiento a las redes de alcantarillado, y en muchos barrios de la ciudad, como los ubicados en la zona sur oriental (Olaya Herrera y todos sus sectores), corren libremente las aguas residuales por las calles.

Servicios Públicos Domiciliarios
La empresa Gas Natural ha llevado el servicio de gas a casi toda la ciudad, pero la sobrefacturación es mayor al 20%.

Entre tanto, Aguas de Cartagena, que es la empresa que opera el sistema de agua potable en la ciudad, presenta muchos problemas que aquejan a los usuarios. Muchos van a la Personería o a la Contraloría Distrital en busca de ayuda por los sobrecostos en las facturas, pero nunca resuelven nada.

Electricaribe, que es la empresa prestadora del servicio de energía eléctrica en la ciudad, ha tenido muchas dificultades en el suministro de este servicio. Barrios como Nariño, Lo Amador, Pie de la Popa, Mandela, Canapote, Torices, Santa Rita, para mencionar algunos de ellos, son sometidos a largos racionamientos que van desde 7 días hasta 30. Pero lo más curioso es que los usuarios ponen las quejas ante los entes de control y estos se hacen los de la vista gorda.

Política social
En esta ciudad fue donde empezó el famoso “paseo de la muerte”, niños, jóvenes, ancianos y adultos, que mueren en las puertas de las clínicas y hospitales, por falta de atención médica, y algunas veces por falta de insumos.

Muchos barrios populares de la ciudad se encuentran en zona de alto riesgo. Los barrios situados en las faldas del cerro de la Popa (Lomas del Rosario, Kennedy, Nariño, el Trupi, Palestina, Lomas de Vidrio, Lomas del Peyé, entre otros) tienen más de 15 mil habitantes que no han sido reubicados por parte de la administración distrital. Podría ocurrir una tragedia similar a la de Armero.

Por otro lado, la ciudad no tiene una estructura para fomentar el empleo digno; muchos jóvenes se dedican al “rebusque” vendiendo minutos, con bicitaxismo o mototaxismo, o simplemente vendiendo agua, gaseosa, cigarrillos, galletas, dulces, tintos, entre otros. Y muchos menores ejercen la prostitución.

Los corregimientos de la zona norte tales como: Pontezuela, Puerto Rey, Boquillita, Marlinda, Boquilla entre otros, carecen de toda clase de servicios públicos domiciliarios y en pleno siglo veintiuno aún carecen de una buena malla vial.

Los corregimientos insulares (Barú, Bocachica, Caño del Oro, el Recreo, Isla Fuerte, Isla Palma, Isla Panda, Islas del Rosario, Islote de San Bernardo, Leticia, Santa Ana, Tierra Bomba, con una población aproximada de trescientos cincuenta y cinco mil habitantes, han estado abandonados del todo durante estos 481 años (de hecho, con el fuerte oleaje del mar han perdido su zona costera, sin que el gobierno haga nada). Tanto es así que en los dos últimos debates electorales los habitantes del corregimiento de Tierra Bomba decidieron no ir a los comicios electorales, como una forma de protesta por el abandono del gobierno nacional, departamental y distrital.

Share this article

Lo último de Manuel Enrique Lambis Peña

Acerca del Autor

Manuel Enrique Lambis Peña

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.