×

Warning

JUser: :_load: Unable to load user with ID: 1833

Nuestra línea blanca en la calle

cuento linea

–La tarde del viernes, muchas veces, se hacía insoportable. El calor del mes de julio nos obligaba a irnos para la calle, encontrarnos con nuestros amiguitos e inventarnos juegos. Eso de jugar fútbol era algo complicado cuando el principal jugador no dejaba que el juego fuera divertido sino un riesgo para la vida, un jugador que sin tenis aparecía. Siempre que lo veíamos acercarse había que correr a la acera para no ser pisados o que no pasaran sus llantas por encima de la única pelota que gozábamos en la niñez. Nos tocó entretenernos con otros juegos pintados en la calle y más rápidos en el huir. –Esto me contaba mi hermano Alejandro de cuando era niño.

Fue así como esos grandes recuadros lineales, y uno semicircular blancos dibujados por nuestros hermanos cuando eran pequeños aún se mantenían bien marcados y los gozábamos a pesar de tantos años que habían pasado, de ser pisados por ellos, por otros niños, adultos y hasta los viejos. Comprendieron y comprendimos cómo era ese juego; de buscar la piedra, lanzarla, brincar, lanzarla, brincar, lanzarla, brincar y llegar al cielo. Disfrutar esa gloria del cielo para luego regresar al principio; lanzar y brincar. Ese eterno ir y volver en el juego, entre la tierra con su número uno y el cielo sin necesidad de ningún número. De tener la buena puntería al lanzar la piedra y no caer encima, en el límite, en esa línea gruesa blanca y así comenzar de nuevo a brincar. Nunca nos gustaron los límites. La piedra en el límite nos dejaba detenidos en el tiempo, algo estáticos, esa espera tan larga en el tiempo empuñando la piedra del triunfo. Esa que besábamos antes de lanzarla.

–El cielo es no necesitar estar encima de ningún cálculo matemático, solo es vivir –decía Felipe, uno de mis mejores amigos cuando estaba dentro del semicírculo.

Los sábados cuando ya en casa estorbábamos y la calle era nuestro gran patio trasero y también el momento de descanso para mamá en la casa, buscábamos la piedra de la buena suerte y solo cuando el sol no quería ayudarnos más para ver la claridad volvíamos a casa. El armario era mi sitio preferido, el refugio de las piedritas que me subían al cielo. Ya no tenía que escudriñar en la calle una nueva, cada ocho días era la misma la preparada en huirle a la línea blanca.

El último sábado de ese diciembre los automóviles y hasta los buses querían jugar sin necesidad de lanzar piedritas, solo pasaban tan rápido que no disfrutaban el placer del cielo, contrario a nosotros. Fue el momento de mi turno, en la tercera casilla estaba en un solo pie. El camión azul jugó sin la piedrita de la suerte. Llegué al cielo más rápido que contar de 4 a 9.

Share this article

Acerca del Autor

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.