Imprimir esta página

Fotoreportaje: Peregrinando con Camilo

Camilo no está muerto dijo la pequeña a su joven madre. ¿Por qué lo dices? - porque esos señores dijeron que Camilo está vivo -, respondió la niña señalando la peregrinación. Luego desprendió de la blusa de su madre la estampa de Camilo y la puso orgullosa en su pecho.
El milagro se podía ver a plena luz del día: cientos de jóvenes, ancianos, obreros, mujeres, niños y niñas, bajo el abrazador sol caminando a su encuentro con Camilo; a pesar de las amenazas, solo querían llegar a Patio Cemento y saludarlo... 50 años más tarde.
Camilo es un torrente; es fuerza, vigor, juventud, alegría; es revolución presente y futura.
Ya vamos llegando, nos dice Camilo; pero de pronto vestidos de negro sus asesinos aparecen, y detrás de ellos los cobardes, los que lo creían muerto; ellos tiemblan al verlo, temen a su amor eficaz; nunca se imaginaron verlo desafiante, 50 años después, frente a sus escudos para hacer de guerra.

 Fotografías: Periferia

 

 

Share this article

Acerca del Autor

Periferia