Jardinear con amor

“Mi labor: convertir los basureros
por donde pase en jardines”. Teresa Mejía

Sus canas, arrugas y sonrisa, hacen juego perfecto con las flores que planta en las pendientes que comunican los barrios Campo Valdés y Miranda en Medellín. El dulce tono de su voz hace canción con el murmurio de las abejas que se alimentan del polen de sus jardines. No teme a que sus años le pongan zancadilla y ruede entre la basura que arrojan los transeúntes a las zonas verdes que decide amadrinar. Ante la mirada impávida de quienes pasan por su lado, sonríe y saluda entusiasta; ya muchas personas reconocen su labor y lanzan palabras de ánimo cuando la encuentran en alguna de las mangas de estos barrios del norte de Medellín.

“Cuando pasa la gente, me felicita. Me dicen que tan juiciosa, que tan guapa… Me admiran”, anota con un humilde tono de orgullo que muchos anhelarían poseer, y enalteciendo su labor, afirma que ya en varias ocasiones le han hecho entrevistas para reportear en noticieros o magazines su misión positiva de embellecer la ciudad. En pocos años, miles de flores ha visto nacer Teresa Mejía, obteniendo como recompensa la alegría que le inspiran sus formas y sus colores.

“Empecé hace cuatro años después de ver tanta basura en las zonas verdes. Luego me fui a vivir dos años a una finca en Envigado y cuando volví estaba todo muy abandonado; nadie había hecho mi labor, entonces ahora lo estoy volviendo a hacer. Yo no le sé los nombres a las flores, pero me gustan mucho; aquí sembré estas moraditas y arribita pienso sembrar unas amarillas”, comenta Teresa mientras expresa con sus gestos una emoción similar a la exhibida por un infante con sus juguetes nuevos.


No vacila en afirmar que no les teme a las pendientes por las que se trepa para recoger el plástico abandonado y arar con sus uñas la tierra en la que siembra nuevas flores. A pesar de su edad, se le ve moverse ágilmente en su lugar de trabajo. A lo mejor es porque tiene la resistencia y agilidad que obtuvo desde la infancia. Aunque sembrar jardines en basureros es una labor de los últimos años, dice Teresa que desde pequeña le ha gustado hacerlo.

“Desde niña tengo la goma de jardinear. Recuerdo los tulipanes rojos que mantenía bien abonados en mi casa y aquellas flores que no recuerdo el nombre que mamá conseguía donde las vecinas.”

Tal vez esa sea una razón por la que Teresa se vea en algunas ocasiones con acompañantes particulares, que enamorados de su labor y motivados con su bondad, deciden unírsele para formar un combo de sembradores de esperanzas, de sueños e ideales hechos flores, que poco a poco van formando en la comuna cuatro barreras vivas y no invisibles.

“Hay algunos niños que cuando me ven haciendo esto, se ponen a ayudar. Yo les pregunto '¿quieren ver esta manga llena de flores?', y ahí mismo responden todos contentos que sí. Entonces yo les digo que se pongan pues a recoger la basura que hay, o a mover la tierra para plantar el jardín, para que se haga realidad. Por allí abajo tenemos un jardín hermoso ya sembrado con la ayuda de niños”.

Su labor es inspiradora, desinteresada, cargada de sentimientos que motivan a cualquiera a cuidar los bienes comunes como son los parques y los senderos. Más allá de esto, con su labor Teresa nos invita a reproducir la vida con las capacidades que tengamos. Ella es un ejemplo para muchas personas que aun teniendo la energía y un espacio para plantar todo un jardín, no plantan una semilla. También nos da una lección en su forma de invertir sus tiempos.
Esta mujer es toda una polifacética. Es consciente de la necesidad de invertir el tiempo en prácticas diversas. Además de hacer florecer basureros en las pendientes de Medellín, Teresa crea bordados, pinta acuarelas y aunque no pertenece a una fundación, es voluntaria de su comunidad: ayuda a personas más necesitadas y acompaña enfermos.

“También estoy en un programa en el centro Vida de Moravia donde hacemos manualidades, salimos a caminatas, hacemos gimnasia y de todo un poquito…”, comenta. Ella tiene visionado varios deseos que buscan más bienestar común. Siente la necesidad de proyectar campañas para que las personas valoren más los espacios públicos y para que se motiven a preservarlos. Es por eso que ha planeado varias alternativas.

“A mí me gustaría que las personas fueran más conscientes y no arrojaran tanta basura. Quisiera poner un basurero allí arriba y otro allí abajo para que todos los estudiantes que pasan no dejen tantos papeles de confites y galletas en el césped. También me gustaría poner un avisito que diga 'por favor dejar este lugar limpio y agradable'. No que diga 'prohibido arrojar basura'… No, sino en el sentido propositivo… Por aquí cerca no hay ni avisos de la alcaldía, ni canecas; falta todo eso”.

Teresa es una colombiana a seguir, es de esas personas que motivan a no desistir ante las adversidades; es el rostro de esos seres que nacen para promover la esperanza entre la gente, que crecen promoviendo la confianza y la conciencia colectiva con quehaceres sencillos pero esenciales y que no mueren porque su legado es más fuerte que el olvido y perdura entre tiempos y distancias. Mil sonrisas hay que darle cuando se le encuentre entre el césped y la basura, floreciendo con pasión. A Teresa Mejía, larga vida y pleno estar por su incansable labor. “A veces me preguntan '¿Ay, usted no está muy cansada?', y yo respondo que no porque lo que estoy haciendo, lo hago con amor”.

Share this article

Acerca del Autor

Sebastián Yarce Gil
Dejar un comentario

Asegúrese de ingresar la información requerida (*) donde se indica. Código HTML no está permitido

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.