Una cosa es en campaña y otra de presidente

A un mes de la llegada de Iván Duque al poder, son diversas las inquietudes que ha sembrado el nuevo gobierno. Aunque es muy pronto para realizar un balance general de la gestión, algunas situaciones puntuales han llamado la atención de la opinión pública. Entre las más importantes se encuentran: los discursos contradictorios en la posesión presidencial, pues mientras Iván Duque llamaba a la unidad, el presidente del Senado, Ernesto Macías, criticaba fuertemente la pluralidad democrática. También el nombramiento de ministros luego de que prometió un equipo joven y preparado, dado que muchos de ellos o son viejos dinosaurios del poder, tienen poca experticia en el tema de su cartera o han sido requeridos por la justicia.

Además, hay polémicas como el aumento de los impuestos y reducción de subsidios, cuando una de sus promesas de campaña era no subir los impuestos al bolsillo de los colombianos; y los visibles desacuerdos entre el mandatario y el Centro Democrático, porque mientras la bancada está en contra y pone trabas a temas como la JEP y la Consulta Anticorrupción, la voz solitaria del presidente sale a mediar o en apoyo de las iniciativas.

Con este panorama, es importante revisar cada uno de estos aspectos para proyectar lo que se podría esperar del gobierno Duque.

Discursos contradictorios
Con la posesión presidencial el pasado siete de agosto, arrancó el gobierno de Iván Duque. Lo que se consideraba un acto protocolario normal, pasó a ser un momento polémico cuando el presidente del Senado, Ernesto Macías, realizó su discurso. Macías, inició rindiendo un homenaje al senador y expresidente líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe; enseguida, con una retórica revanchista atacó la gestión del gobierno saliente y exaltó las diferencias políticas que tuvieron dividido al país en la campaña. Hacia el final de su discurso nombró al presidente Duque y las expectativas hacia su mandato. Cuando fue el turno de Duque, este en cambio realizó una intervención sobria y con tono conciliador, en la que invitaba a ir más allá de las diferencias políticas para establecer acuerdos en torno a lo fundamental, a no gobernar con espejo retrovisor y trabajar en unidad para alcanzar el lema de su campaña “construir un país en el que quepamos todos”.

Las marcadas diferencias entre un discurso y otro enviaron mensajes contradictorios al país, que se queda sin saber qué posición es la que realmente tiene la oficialidad y sobre la cual va a actuar. Así mismo, genera aún más dudas de las que ya habían en la campaña sobre quién realmente tiene el poder y va a gobernar, si es el presidente electo o personajes poderosos detrás de él.

¿Renovación y gobierno joven?
Una de las propuestas más atractivas que ofreció la campaña Duque era la de renovar la política con la conformación de un equipo de trabajo joven, que dinamizara su ejercicio, se alejara de las viejas prácticas y representara la diversidad del territorio nacional. Una vez electo, el presidente Duque generó muchas críticas al dar a conocer su gabinete ministerial, ya que muchos provienen de gremios financieros y económicos, otros son veteranos políticos, en su mayoría son de la región central y hay poca representatividad de las demás regiones.

Entre los nombramientos más polémicos están: el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, señalado de la creación de zonas francas especiales en beneficio de empresas privadas, y quien apareció en la investigación de Panamá Papers sobre ocultamiento de propiedades, ganancias, activos y evasión tributaria. El ministro de Defensa Guillermo Botero, con ninguna experiencia en el tema de su cartera, cercano a Álvaro Uribe y polémico por sus recientes declaraciones sobre la regulación de la protesta social. El canciller Carlos Holmes Trujillo, político de vieja guardia de la cúpula del Centro Democrático, junto con la ministra de Trabajo Alicia Arango, quien fuera la secretaria privada de Uribe Vélez en su gobierno. La ministra del Interior Nancy Patricia Gutiérrez investigada por parapolítica. La ministra de Educación María Victoria Angulo, criticada por sobrecostos en el Programa de Alimentación Escolar, y la ministra de Cultura Carmen Vásquez, duramente criticada por el trato que les dio a 80 mujeres afro provenientes del Cauca, quienes protestaban en el Ministerio del Interior contra la minería ilegal y a las cuales les negó cobijo.

Así, en el tema de nombramiento de ministros, una de las figuras más importantes de gobierno ya que son quienes presentan y lideran proyectos, manejan temas políticos en áreas específicas y son enlace entre el Congreso y el ejecutivo, queda el sabor de la promesa incumplida.

Más impuestos y menos subsidios
Otra de las promesas estrellas del presidente Duque se dio alrededor del tema de los impuestos. En diferentes ocasiones declaró a los medios de comunicación, publicó en sus redes sociales y hasta mencionó en debates presidenciales que no subiría los impuestos, porque no era justo para el pueblo y que estaba en desacuerdo con el cobro del IVA; incluso, criticó con firmeza al gobierno Santos por aumentar este impuesto.

Sin embargo, su ministro de Hacienda anunció gravamen del IVA a todos los productos de la canasta familiar, y la planeación de una reforma tributaria en la que se bajarán los impuestos a las empresas y se les subirán a las personas naturales, se revisará el tema de subsidios y la ampliación a la base de renta personal.

En lo que se califica como un comentario desafortunado, el Ministro dijo, ante la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), que “Así como existe un Sisbén para los pobres, tendría que haber un Sisbén para los ricos”. Dicha expresión prendió las alarmas en diferentes sectores y causó un descontento generalizado en las personas que recuerdan la promesa de campaña y exigen respuesta ante el evidente incumplimiento.

Bancada: ¿En oposición o una simple cortina de humo?
Dos han sido los momentos en los cuales, durante este corto tiempo de mandato, se ha visto una posición contraria entre los intereses del partido de gobierno y el Presidente. Uno de ellos fue en la discusión de las normas de procedimiento de la JEP, en la cual el Centro Democrático obstaculizó criticándolas y queriendo modificarlas. Al respecto, el Presidente mantuvo un tono suave y pidió buscar consenso entre los partidos sin mayor determinación. El segundo evento se dio con la Consulta Anticorrupción, inicialmente apoyada por el partido, el cual solicitó se realizara después de las elecciones para no llegar a favorecer a algún candidato. Una vez elegido Duque, Álvaro Uribe, líder de esta colectividad se manifestó en contra de la consulta, descalificándola y señalando que su costo era un detrimento contra el patrimonio. Mientras tanto, el presidente Duque apoyaba la iniciativa públicamente, e invitaba a la gente a participar.

Una vez más, los mensajes contradictorios de las partes despliegan un manto de duda sobre qué es lo que realmente está pasando, si hay un distanciamiento o es una estrategia para generar sensación de independencia entre el partido de gobierno y el gobierno mismo.

Así las cosas, de este mes de gobierno quedan muchos interrogantes, promesas vacías y la clara necesidad de ejercer como sociedad el derecho al control político y veeduría del gobierno.

Share this article

Acerca del Autor

Claudia Carrión

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.