El subsuelo de la Revolución Bolivariana

Por Atilio Borón

 

Prólogo del libro Diario urgente de Venezuela escrito por Marco Teruggi

 

Cronistas y estudiosos de las revoluciones, casi invariablemente, concentran el foco de sus análisis en los movimientos, tensiones y conflictos que se producen en las alturas del Estado: el gobierno, el partido gobernante, los opositores, el imperialismo, “la embajada”, los grandes medios concentrados, las organizaciones corporativas de la burguesía, etcétera. Pocos son los que se internan en las profundidades de los procesos revolucionarios, explorando el sustrato popular que los sostiene, yendo a la búsqueda de actores anónimos que se encuentran en el subsuelo profundo, escuchando sus quejas pero también tomando nota de las razones por las que con sus afanes y luchas cotidianas hacen que la revolución no se venga abajo.

Si un mérito tiene –aparte de muchos otros– este libro del sociólogo y militante revolucionario argentino Marco Teruggi es precisamente ese. Ser un diario, una bitácora del día a día de una revolución. Decir, como lo hace en el remate del día 89 de su larga travesía, “lo que no se cuenta en las historias de las revoluciones, los acontecimientos que cambian el curso de la historia”.

Justamente, ese decir que viene “desde abajo” es lo que convierte a su libro en una obra excepcional y fascinante, que ilumina no solo aspectos por largo tiempo ocultos en la sombra de la experiencia bolivariana sino también cuestiones que, con distintos matices, se han presentado en muchos otros países. Aporta un vívido retrato de la vida cotidiana en la Venezuela Bolivariana sometida al ataque implacable del imperio y también a la ineptitud de muchos de sus burócratas y al cáncer de la corrupción. Se trata de una crónica escrita desde la necesidad de preservar las conquistas de la revolución y narrada con una inusual maestría y, por momentos, con mucha poesía.

A través de sus páginas la lectora o el lector se internarán en las raíces del proceso iniciado por el Comandante Chávez interpelando, como éste lo hizo en vida, a las mujeres y hombres del pueblo, a la masa plebeya tradicionalmente explotada, oprimida y despreciada por la cual Chávez ofrendó su vida. Y este pueblo le respondió –y todavía le responde– reafirmando su fe en la revolución, su confianza en la revolución, su necesidad de revolución. Pero también muestra una diáfana consciencia de sus yerros, sus distorsiones, sus promesas incumplidas; consciencia también de la corrupción que anida en las entrañas de los aparatos estatales y que justifica, por enésima vez, aquella repetida consigna del Comandante: “¡Comuna o nada!”.

La revolución contada por el pueblo chavista produce, en la obra de Teruggi, una crónica vívida y lacerante. A lo largo de más de dos años recogió testimonios de aquellos cuyas voces jamás se escuchan, combinadas con agudas observaciones de los modos de vida y actitudes de las opulentas clases dominantes del Este de Caracas y cuyas fortunas y privilegios han sobrevivido –“¡por ahora!”, como de nuevo diría Chávez– al vendaval revolucionario. Recorrió ciudades grandes y también pequeñas aldeas campesinas; trajinó por las calles y barrios populares y por inhóspitos caminos rurales, compartiendo de la mañana a la noche los  ingentes esfuerzos del pueblo chavista para salvar a la revolución de la inepcia y la corrupción que caracteriza a una parte de sus dirigentes, tan prestos a exhibirse por las calles de Venezuela con la franela “roja-rojita” como para entrar en todo tipo de transa con los contrabandistas (“bachaqueros”) y los empresarios fugadólares y acaparadores.

Teruggi fue testigo y compañero en la lucha de los pobres de la ciudad y el campo frente a los interminables sacrificios que le impone la agresión estadounidense. Pero como allí se explica, no basta con el imperialismo para comprender la causa de los sufrimientos populares. Esta conclusión aparece con nitidez en innumerables conversaciones con la gente de pueblo. El criminal accionar de aquel es evidente, pero también lo es que su eficacia se acrecienta exponencialmente por un mortífero combo de corrupción oficial, ineptitud en el manejo de la política económica, la labor de un invisible pero letal ejército de paramilitares y narcos –invasores promovidos y protegidos por Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos desde Colombia– y grupos mafiosos que pululan por toda Venezuela, la conspiración del empresariado que alimenta sin cesar el “bachaqueo” y hace de la desaparición programada de productos de primera necesidad, sobre todo alimentos y medicinas, fuente de fenomenales ganancias y enormes sufrimientos para la población.

La estrategia de desgaste del  imperialismo y sus lacayos locales es clara y transparente, como ya lo advierte nuestro autor en el día 3 de su jornada: “Hacer de cada acto del cotidiano una batalla, llevar el conflicto a los barrios, empujar a los pobres a especular sobre los pobres, a acusar al gobierno, votar contra el gobierno, desandar lo que es el chavismo, una experiencia popular de organización, politización y movilización”.

Gracias a las agudas capacidades de nuestro autor como analista, observador y participante en la lucha cotidiana por la sobrevivencia de la revolución, la crónica transmite una inmediatez pocas veces vista en este tipo de ensayos. Por eso, su libro es una atrapante radiografía en movimiento tomada muy de cerca, codo a codo, con el noble y bravo pueblo bolivariano que, pese a la frustración que le provoca la exasperante demora –¿o la impotencia?– oficial para resolver sus demandas más urgentes, el temor que le inspiran los  paramilitares y las mafias y los nefastos resultados de un proceso de progresiva erosión de los lazos sociales espoleados por la escasez y las necesidades insatisfechas se empeña heroicamente en salvar la revolución amenazada.

Lo que registra en su incisivo y desgarrador relato –minucioso, exento de hipérboles y grandiosa retórica– es la tragedia de un proceso revolucionario acosado sin pausa por poderosos enemigos internos en connivencia con otros que desde el exterior –los gobiernos de Estados Unidos y Colombia, principalmente– conspiran para producir la “solución final” al desafío que lanzara Hugo Rafael Chávez Frías aquel diciembre de 1998 cuando fuera elegido presidente de la Cuarta República, luego de lo cual Venezuela, y toda América Latina, cambiarían para siempre.

La mirada de nuestro autor es la de un militante revolucionario que procura con este excepcional documento contribuir al rescate de una revolución amenazada como nunca antes. La gravedad de la situación no puede ni debe ser soslayada. El proyecto emancipatorio de Chávez está herido, y para repararlo habrá que contar con una inusual combinación de lucidez política, eficacia de la gestión gubernamental y ataque resuelto y sin cuartel contra quienes desde dentro, a veces disimulados dentro del chavismo y en otras ocasiones abiertamente desde fuera de él, laboran incansablemente para liquidar el más radical y significativo proceso revolucionario puesto en marcha desde la Revolución Cubana.

Pero junto a una crítica radical, imprescindible para la salud de la revolución, Teruggi exuda en su texto la pétrea solidez de la base social del chavismo, su conmovedora fidelidad al legado del Comandante Eterno que le enseñó a su pueblo que el chavismo es la “redención de los pobres por sus propias manos”.

La derrota o una indigna capitulación serían el preámbulo de una matanza. Nuestras revoluciones, agrego, han sido generosas con sus enemigos. Chávez no disolvió la Corte Suprema que, luego del fallido golpe del 11 de abril de 2002, estableció arteramente que lo que se había producido había sido “un vacío de poder”. Salvador Allende respetó puntillosamente una Constitución oligárquica y las corruptas instituciones de una república que había sido pensada para una minoría. Lula respetó con fidelidad la dictadura mediática de la Red O Globo, pensando que con ello se ganaría sino el apoyo por lo menos la neutralidad de los bandidos que la dirigían.

Esto lo está pagando con la escandalosa sentencia que lo envió a la cárcel un juez que es asiduo participante en los cursos de “goodpractices” que organiza Washington para instruir a sus peones y le costó nada menos que la destitución de Dilma Rousseff. No puede haber duda alguna en el sentido de que una eventual derrota de la Revolución Bolivariana desencadenaría una represalia salvaje, que hundiría al país en un baño de sangre. Pensar en una transición “a la Moncloa”, como algunos politólogos del imperio y sus acólitos latinoamericanos aseguran, es una criminal engañifa. La transición hacia el “post-chavismo”, si llegara a producirse (y espero que no), se inspiraría más en la matanza sufrida por los comuneros con la derrota de la Comuna de París en 1871 o con las fuerzas de Gadaffi en Libia en 2011. Al revés de nosotros, la burguesía y el imperio son implacables: carecen de límites morales, son inescrupulosos y no perdonan.

Como toda clase dominante, matar a los rebeldes, insurrectos, revoltosos, desobedientes es algo constitutivo de su ADN. Decíamos en un viejo texto de nuestra autoría que en Nuestra América aun las más tímidas reformas desencadenan sangrientas contrarrevoluciones. Y, de producirse tan desafortunado desenlace, Venezuela no sería la excepción a esa regla1.

Teruggi, como muchos que compartimos a grandes rasgos su visión, propone salvar la revolución antes de que sea demasiado tarde. No es un académico neutro, un cronista impasible ni un enemigo de la revolución sino todo lo contrario. Es un hombre profundamente identificado (como también lo es el autor de estas líneas) con la nobleza y el patriótico latinoamericanismo del proyecto emancipatorio de Chávez y que cree que la revolución solo podrá ser rescatada de su parálisis mediante una discusión democrática, horizontal, comprometida, del pueblo chavista con sus principales dirigentes y funcionarios estatales para que, movilizados y organizados, se libre una impostergable guerra sin cuartel contra los agentes internos del imperialismo y la reacción: los corruptos dentro y fuera del gobierno, la oposición sediciosa y violenta, los paramilitares, las mafias y los empresarios deshonestos, todos coludidos para derrotar a la revolución.

A lo largo de las páginas de este libro queda demostrado que ésta, como tantas otras que relampaguearon en la historia, solo podrá ser salvada si profundiza el curso de acción, si el gobierno escucha de verdad al pueblo y actúa en consecuencia. Solo un nuevo impulso revolucionario –plebeyo, “desde abajo”, arrollador– podrá salvar a la revolución.

Porque, como lo dijera tantas veces Fidel en relación a la experiencia cubana, “el peor error que hemos cometido fue creer que alguien sabía cómo se hacía una revolución”. Y nadie lo sabe. Los libretos y los talmúdicos manuales esgrimidos sin cesar por los “sedicentes doctores de la revolución” –esos que viven de apostrofar a Maduro, a Evo, a todo liderazgo popular y son ciegos ante los designios del imperialismo– jamás fueron los inspiradores de las auténticas revoluciones. Lo que se requiere es una apelación a la sabiduría popular que se cristaliza en las organizaciones sociales del campo y la ciudad, a ese núcleo duro “chavista hasta la muerte”, ese subsuelo granítico al que nos referíamos en el título de estas páginas que preserva en sus entrañas el futuro de la revolución bolivariana amparado en las dos millones de viviendas otorgadas a los pobres de las ciudades y el campo en los últimos seis años, un record inigualado a nivel mundial.

El gobierno de Nicolás Maduro está sometido a un implacable acoso que ha producido una suerte de parálisis  administrativa de su gobierno. Y no se trata de culpar al Presidente por esto, porque la inmensidad y el carácter multifacético de los ataques han logrado colocar al gobierno bolivariano en una postura reactiva, defensiva. Tiene que parar los golpes de afuera y las traiciones y capitulaciones de adentro; los planes de enemigos cada vez más empeñados no solo en dar vía libre a la contrarrevolución sino inclusive a acabar con su vida.

Bajo esas condiciones gobernar se convierte en un esfuerzo titánico y, en honor a la verdad, hay que reconocer que hasta ahora el presidente obrero ha sabido capear un tremendo temporal. Pero en los últimos tiempos su capacidad para seguir neutralizando las arremetidas en su contra se ha visto debilitada por la demorada –en realidad, ¡muy demorada!– rectificación del rumbo económico y la falta de un combate a fondo contra la corrupción (exigida una y cien veces en los diálogos de Teruggi con la gente de pueblo) ligada con la mafia, los paramilitares y el empresariado y cuyo accionar desangra día a día la legitimidad de la revolución.

Un ejemplo de los tantos lo ofrece en su crónica cuando dice que: “Llega el camión de alimentos, la tensión es grande. El desabastecimiento provoca angustia, miedo, rabia, presiona sobre el pecho y la mesa. Descargan las bolsas para contarlas y organizar la repartición según el censo hecho por el Clap. Debería ser una por casa, pueden ser más debido al hacinamiento, es decir varias familias en una vivienda. Problema: se esperaban 144 bolsas, llegaron 97, desaparecieron 47 en el camino”.

La verdad siempre es revolucionaria, decía Gramsci. Y Teruggi no hace otra cosa que exponer, con el inmenso amor por esa maravillosa tierra bolivariana “que me hizo suyo”, como dice en otro pasaje de su libro (como nos hizo suyos a tantos otros, agregaría yo) esa dolorosa verdad. Con la esperanza de la pronta resolución del problema que con ella se denuncia.

La corrupción es un cáncer que destruye los procesos revolucionarios. Es un mal endémico en el mundo actual, que se manifiesta bajo diferentes ropajes pero existe y actúa por doquier. Ni el Vaticano está a salvo de ese flagelo. A veces la impotencia de los gobiernos agiganta su impacto; en algunos casos se trata de negligencia, en otros de complicidad. Toda revolución lleva en su seno las semillas de la contrarrevolución, y la radiografía que nos muestra nuestro autor devela con enceguecedora claridad esta ley de todas las revoluciones. Fidel, una vez más, advirtió a los cubanos que su revolución sería indestructible desde afuera pero podría sucumbir ante los estragos de la corrupción.

El rentismo petrolero, el fenomenal desequilibrio de los precios relativos (comenzando por el absurdo precio de la gasolina, ahora mínimamente atenuado) y la ruptura de la integración social producida por el “sálvese quien pueda” en la infinidad de colas formadas por la interminable búsqueda de alimentos y medicinas –que o bien son objeto de acaparamiento mafioso-empresarial o que, cuando aparecen, lo hacen con precios exorbitantes por la llamada “hiperinflación inducida”– son todos factores que potencian las tendencias al “bachaqueo” y con éste a la corrupción de funcionarios civiles y militares.

No obstante, como bien señala nuestro autor, pese a esta desafortunada situación, el intervencionismo norteamericano no ha podido todavía reclutar a ningún sector significativo de las fuerzas armadas para que se abalancen sobre el Palacio de Miraflores y pongan fin al gobierno de Maduro. Tampoco pudo convencer a la mayoría del pueblo que abandone la convocatoria que le hiciera Chávez, porque aquél sabe, o presiente, que quienes hoy posan de sinceros y progresistas demócratas son una banda siniestra que, en caso de ser gobierno, sembrarían horror y muerte en Venezuela.

La lealtad popular al chavismo habla del profundo calado que tiene en las clases populares, tanto más significativo si se repara en la desesperación de Washington por poner fin a la Revolución Bolivariana y, con   ello, asestar un golpe mortal a los procesos progresistas o de izquierda que todavía sobreviven en algunos países de la región; o sembrar el desánimo en las fuerzas que bajo diferentes condiciones luchan por construir un mundo mejor. Por todas las razones antes aducidas es que damos una cálida bienvenida a este libro, llamado a ser un importante aporte a la lucha por la continuidad de la Revolución Bolivariana.

En el día 40 de su diario, Teruggi escribe, con palabras que hago enteramente mías, que “cualquier crítica, polémica que pueda darse, nunca deberá olvidar a quien se enfrenta: al imperialismo norteamericano y a sus ejecutores nacionales que tejen planes donde mueren chicos llamados Bryan, se incendian instituciones, se busca la confrontación civil, se intenta un quiebre democrático. Venezuela debe ser defendida, las dudas, incertidumbres, resueltas dentro del chavismo. No existe nada por fuera. Perder no es una opción”. Palabras sabias que debemos extender a procesos similares, sometidos por igual a la brutal injerencia del imperialismo y sus sórdidos aliados locales.

Lo que está ocurriendo últimamente en Nicaragua es parte de lo mismo, como lo es el continuo ataque al que está sometido Evo en Bolivia y Salvador Sánchez Cerén en El Salvador. Como lo estuvo Rafael Correa, vilmente traicionado por un personaje salido de algunas de las más lúgubres y bizarras tragedias narradas por William Shakespeare. Seremos fieles al legado de Chávez, de Fidel, del Che, de Allende, de tantas y tantos patriotas latinoamericanos de hoy y de ayer que lucharon a brazo partido contra la mayor y más criminal superpotencia jamás conocida en la historia de la humanidad. Y este libro nos ayuda a entender por qué.

Buenos Aires, 31 de agosto de 2018.

 

1. Cf. Estado, capitalismo y democracia en América Latina (Buenos Aires: CLACSO, 2003), pp. 196-205.

*Atilio Boron (Buenos Aires, 1943) es politólogo y sociólogo. Investigador superior del Consejo Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Argentina (Conicet). Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Director del PLED (Programa Latinoamericano de Educación a Distancia) del Centro Cultural de la Cooperación.

Share this article

Acerca del Autor

Periferia

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.