El país avanza cuando para

Con piedras, palos y llantas la vía quedó taponada en instantes. Habían transcurrido ya cinco días desde que las comunidades campesinas de Norte de Santander iniciaran una movilización desde La Gabarra, corregimiento de Tibú, hacia Cúcuta, en el marco del Paro Nacional, exigiendo atención del Gobierno departamental para resolver sus necesidades. Los llamados, sin embargo, eran infructuosos, y por el contrario recibían cada vez más militarización y hostigamientos por parte de la Fuerza Pública.

Ese 28 de abril, la única salida que parecían tener era bloquear y defenderse del tratamiento militar que en Colombia acostumbra recibir cualquier protesta social. Por eso, neumáticos se convirtieron en chalecos, y las señales de tránsito que decían 30, PELIGRO y CURVA PELIGROSA, fueron utilizadas como escudos.

El gobernador de Norte de Santander no demoró en llegar al punto de concentración, y luego de una hora y media de diálogo con los voceros, las partes se comprometieron a instalar formalmente una mesa de negociación que iniciaría al día siguiente. Cesar la militarización en el territorio, tener garantías para construir la paz en condiciones de vida digna, y exigir el cumplimiento de los acuerdos pactados en años anteriores, eran algunos de sus principales reclamos. Con la instalación de esta mesa culminó la protesta en la que participaron alrededor de 1300 personas de la región del Catatumbo.

***
Eran días de movilización en todo el territorio nacional, la Minga del Suroccidente dejó encendidos los motores. Mientras la protesta ocurría en el Norte de Santander, relativamente cerca –si se mira en el mapa– otros 1500 campesinos del Sur de Bolívar, Bajo Cauca y Nordeste antioqueño se movilizaban sobre la Ruta del Sol, en el punto La Lizama, departamento de Santander.

Estos se sumaron al paro desde el 24 de abril, agobiados por la falta de garantías para habitar su territorio, la estigmatización y persecución hacia toda forma organizativa y la criminalización de la pequeña minería, principal fuente de sustento. Allí, con bloqueos parciales y jornadas pedagógicas bajo el sol inclemente, buscaron hacerles entender a quienes transitaban la vía el por qué se habían concentrado en este punto.

Igual sucedía hacia el Oriente del país, donde comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes del departamento de Arauca iniciaron movilizaciones desde el 22 de abril sobre la entrada a los complejos petroleros de Caño Limón, Caricare, Corocito y Banadías, los cuales significan para los habitantes de esta región su mayor amenaza por el deterioro ambiental y social que generan.

Y desde este llano hasta las selvas chocoanas, al occidente del país, se sintieron también las protestas. Resguardos indígenas y comunidades negras del Medio San Juan y del Tamaná salieron a movilizarse sobre las vías Quibdó–Pereira y Quibdó–Medellín, pidiendo educación, vías e infraestructura, vivienda, saneamiento básico, salud, soberanía alimentaria, garantías para las guardias interétnicas e inversión para las comunidades. Luego de varios días de bloqueo, también lograron interlocutar con las autoridades locales buscando resolver sus demandas.

***
Un tejido de protestas e indignación se fue formando en todo el país. El 25 de abril una sola voz se escuchó en los territorios rurales, urbanos y populares que por cientos de años han sido excluidos de los centros de poder políticos y económicos. El Caribe, Pasto, Buenaventura y Puerto Carreño fueron algunos de esos lugares periféricos que, junto a otros casi 20 puntos, salieron a marchar ese día. Aunque en algunas regiones las comunidades tenían reivindicaciones puntuales, sus motivaciones eran políticas.

Por eso, el 25 de abril las comunidades mostraron su descontento con el Plan Nacional de Desarrollo, por priorizar al sector minero-energético (con una inversión de 122,5 billones) sobre el agro (con 21 billones de inversión), y de paso desconocer al campesinado; por recortar derechos sociales, como el caso de la salud y las pensiones; por contener implícitamente una reforma laboral y pensional nociva para los trabajadores colombianos; y por el enfoque y tratamiento que le da a la paz, dado que desconoce el conflicto armado, y anula en el plan de inversiones la implementación de los Acuerdos de Paz.

También, durante las protestas, las comunidades exigieron reactivar la mesa de diálogos entre el Gobierno y el ELN; rechazaron el creciente asesinato y judicialización hacia los líderes sociales; y exigieron el cumplimiento de los acuerdos pactados. Crear un decreto para reconocer otras figuras territoriales campesinas y los derechos del campesinado en Colombia; incluir en el censo del DANE la categoría campesinado como primer paso para esto; realizar una consulta sobre la reforma a la ley 160; establecer el principio de anualidad para la financiación de proyectos productivos a través del Fondo de Fomento Agropecuario del Ministerio de Agricultura; financiar completamente el Diálogo Nacional Minero-energético; y crear una comisión mixta para la revisión de licencias ambientales de los proyectos minero-energéticos son, por ejemplo, algunas de las deudas que el Gobierno nacional tiene con los movimientos campesinos y populares desde hace años.

***
El pasado 2 de mayo, a pupitrazo, el Senado de la República aprobó el Plan Nacional de Desarrollo contra el que masivamente protestaron las comunidades, y que trae consigo el fracking, la desfinanciación para el agro y la destrucción de las pensiones, entre otros puntos no menos lesivos. Eso significa, por ahora, que las comunidades y sectores sociales no se quedarán quietos. En Bucaramanga los defensores del páramo de Santurban continuaron la movilización rechazando la minería de oro sobre este ecosistema estratégico para el país. También los transportadores y cafeteros ya anunciaron movilizaciones para mayo y junio. Por lo menos, en la historia quedará esta constancia.

Share this article

Acerca del Autor

Periferia

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.