“Que coloque: me reservo el derecho a reclamar”

Siendo adolescente Evelyn Loaiza se hizo la pregunta por el deber ser: “¿yo debería ser así o de otra manera?” Nació en Medellín, el 16 de enero de 1990 en el Hospital General. Una niña de estrato tres, que creció rodeada de sus primos, abuelos, abuelas, en la comuna nueve, “y eso hizo que de cierta manera viviéramos desde muy temprana edad el tema de las bandas, del narcotráfico, Pablo Escobar, y que los pelaos querían ser como él. De cierta manera nos empiezan a normalizar, o a mí —acentúa— me empiezan a normalizar esa idea de lo que era vivir en Medellín en esa época: no saque esas cosas a la calle, esté pendiente por si alguien lo va robar, esté pendiente por si en cualquier momento se arma una balacera”.

Pero esa pregunta era el eco de un planteamiento que había respondido su abuelo con su propia vida. Martín Emilio Quiceno Cuartas nació en Armenia, Antioquia, en 1941. Vivió el país de la Violencia, el de los movimientos sindicales, el de “la política de Pablo Escobar: ser mafioso y adueñarse del país”; por eso asegura que en Colombia no ha dejado de haber violencia desde 1948.

“Yo en el 48 tenía ocho añitos. Entonces yo era un inocente, porque al fin y al cabo campesino, teníamos mucha oscuridad en cuanto a lo mental que adquiere una persona; por una parte la niñez, por otra parte ser campesino, falta de comunicación, porque no podíamos participar en una reunión familiar donde hubiera mayores, nos retiraban y si preguntábamos alguna cosa nos daban en la boca. Papá nunca tuvo una palabra para nosotros. Yo pensaba que cuando tuviera mi familia iba darme a ellos”.
Se casó con Rosalba Berrio en 1966. Tuvieron seis hijos, de esos seis hijos cuatro fueron mujeres. Con ellos construyó una vida familiar que alternaba con las acciones en "la sociedad comunitaria". Martín participaba en el comité pro defensa de la escuela Santo Tomás de Aquino en el barrio Loreto, ubicado en las laderas orientales de la ciudad. Allí se tomaron unos kioscos que estaban siendo apropiados por las barras de fútbol manejadas por Pablo Escobar. Los kioscos fueron solo una excusa para quitarles un espacio activo en el que había un parque y una cancha. Trabajó en la empresa Tejicondor por 26 años. Fue dirigente sindical en 1967. Se volvió opositor del sistema capitalista, y en 1973 dirigió el sindicato de la Industria Textil de Colombia.

Martín recibe una llamada, y dice:

—Que coloque: me reservo el derecho a reclamar.
Y finaliza:
—Cuídese y váyase despacio.
Sospecho que era una de sus hijas.

"Eso sumado al hecho de lo que mi abuelo venía contando –agrega Evelyn sobre la pregunta por el deber ser–, mi abuelo siempre ha sido activo, hay un problema y él no se queda con el problema. Por ejemplo, en el barrio Loreto se necesitaba un pasamanos porque la gente se estaba cayendo a un hueco, entonces mi abuelo veía ese problema, todo el mundo se quejaba, toda la vida habíamos vivido con ese hueco ahí, y mi abuelo sencillamente fue, puso la tutela para que mandaran a poner el pasamanos. Esa idea de hacer acciones silenciosas, es decir: ey, hay algo qué hacer, cómo yo aporto a que mi entorno sea mucho mejor".

Evelyn también habla de su abuelo gestionando dinero con las empresas para dar regalos de Navidad a los niños del barrio. Cuando la reprendía a ella y a sus primos. Las invitaciones a las marchas del 1 de Mayo con la correspondiente explicación: ese es el día de los trabajadores.

Por eso, cuando entró a la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia, y se enfrentó a la pregunta ¿cuál va a ser su apuesta artística? Lo supo: el conflicto social. Evelyn ha trabajado el performance a partir del cuerpo, ha tocado el tema del valor de la vida en la ciudad, el asesinato sistemático de líderes sociales, la contaminación en las quebradas de Medellín. Ahora la pregunta por su deber ser está resuelta en su vida.

—¿Por qué mañana marcha un país? —les pregunto a ambos:
—Marchamos por la defensa de los intereses de las clases. Hay cinco puntos peligrosos: la reforma laboral, rebaja de impuestos a empleados con la farsa de que generen empleo
los jóvenes que no tienen acceso a la educación, el punto de las pensiones, la salud, entre otras —responde Martín.
—Creo que lo más fundamental es la defensa de la vida. También porque es el derecho a la protesta, de cierta manera ha generado un miedo, y es un miedo entre nosotros mismos. La posibilidad de defender la vida diciendo no estoy de acuerdo con ciertas cosas, que esas ciertas cosas se puedan cambiar, que podamos generar un gobierno al cual se le pueda cuestionar y las cosas puedan cambiar; que no esté ese miedo de salir a la calle, ese por favor déjennos salir, salga por la acerita y no haga absolutamente nada, sino que es un asunto de reclamación por la vida y por cosas que son necesarias. Y que de todas maneras tiene que haber compromiso por parte de las personas que estamos marchando y es hacerle veeduría a ese tipo de cosas para que esos procesos sí se sigan, y ahí viene el compromiso ciudadano: hacer esas exigencias pero que también trabaje con la comunidad —concluye Evelyn.

Ese 21 de enero, Evelyn y Martín se encontraron en la calle Junín. Luego fueron a marchar.

Share this article

Acerca del Autor

Katherin Julieth Monsalve

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.