Homo Botanicus

Para los medievales el hombre es una planta invertida cuyas raíces se extienden hacia el cielo y las ramas hacia la tierra. Las plantas fueron sagradas antes que los animales y el hombre, antes que apareciera el celoso Dios de Israel. Las plantas dominan la tierra y estarán cuando no estemos aquí. En 1783 José Celestino Mutis, Eloy Valenzuela, Pablo Antonio García, Francisco Antonio Zea, Jorge Tadeo Lozano y Francisco José de Caldas, iniciaron la primera expedición botánica sin saber que sería el germen de nuestra independencia. Pablo Morillo “el pacificador” expropió toda la investigación que envió inmediatamente a Madrid para ser archivada junto con los horrores de la conquista y los cantos de los señores del Dorado. Las plantas fueron y serán nuestro tesoro ancestral.

Homo Botanicus del director colombiano Guillermo Quintero trata de comunicarnos, siempre de manera tranquila y serena, el mundo de las plantas en Colombia, la fascinación que siempre ha despertado y la búsqueda del botánico Julio Betancur y su alumno Cristian Castro por clasificar cada especie. El documental fue rodado durante casi cuatro años en los bosques de niebla de los Andes colombianos y en el Herbario Nacional de Colombia.

La primera imagen que vemos es la de dos hombres marchando entre la espesura de los bosques andinos. Caminan con mirada atenta buscado alguna especie nueva. Una voz en off los conecta con Mutis y los primeros expedicionarios del antiguo Reino de la Nueva Granada. Se avanza entre el sonido de los pájaros y los insectos que guardan el tesoro de las plantas. Julio y Cristian se han olvidado de la cámara a fuerza de convivir con ella durante años, ahora trepan algún árbol en busca de una orquídea, la cual envolverán cuidadosamente como una “elegida” para ser congelada en el tiempo. No es solamente un ejercicio mecánico o racionalista, la toma de cada especie constituye un ritual que nos revela esa dimensión que hemos perdido enclavados en junglas de cemento, entre el ruido del tráfico y las promesas de progreso.

Las plantas también son una excusa para la amistad, recordar las canciones del festival de San Remo y tomar una cerveza. Después veremos su nueva casa en Bogotá: la Universidad Nacional. Algunas se reproducirán en el herbario, mientras otras reposarán entre incontables especies en el archivo. Literalmente son millones y se han recogido a lo largo del siglo pasado mientras Colombia se debatía en innumerables guerras civiles o se desangraba en lo que de manera eufemística se conoce como “El Conflicto”. Las plantas han guardado la memoria de una nación desangrada. Así cada una, engarzada en una hoja de cartulina, clasificada, nombrada y conservada, es ahora parte de ese pasado que quiere ser negado.

A finales de febrero en la Cinemateca de Bogotá se entregó el Premio Hernando Salcedo Silva de los Cineclubes Bogotanos. La ley de cine desconoce esta práctica o la invisibiliza bajo el mote de la “piratería” y la ilegalidad. Para los cinéfilos buscar una imagen es como buscar una planta, contemplarla en toda su belleza y mostrarla al mundo es parte de la emoción de acercarse a la gran pantalla. La película ganadora ha sido Homo Botanicus. En la sala Capital hemos podido conversar con Julio y Cristian que nos transmiten la extrañeza de oírse a sí mismos y verse convertidos en fotogramas. Las preguntas inevitablemente nos llevan a cuestionarnos sobre las razones para buscar en medio de la selva parte de nuestra memoria. Las plantas y las imágenes nos han unido un día lluvioso. Las plantas seguirán allí cuando todo quede en silencio, cuando aceptemos, tal como lo sugería Humbold, que existen misterios que solo están allí para ser contemplados.

Share this article

Acerca del Autor

Álvaro  Lozano Gutiérrez

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.