Por qué no le creo a Duque, ni a los de su clase

Por Victor de Currea-Lugo

Uno puede imaginarse que las decisiones políticas de Duque están basadas solo en la arrogancia, así como respondió cuando Venezuela le propuso donarle dos máquinas de diagnóstico ante la pandemia; la misma arrogancia de la que se armó para reunirse primero con el cantante Maluma que con los estudiantes en protesta.

También puede acusarse a Duque de que simplemente actúa por su torpeza, como cuando propuso el “aislamiento inteligente” (http://victordecurrealugo.com/confinamiento-inteligente-coronavirus/) o cuando salió a tratar de convencernos de que, contrario a toda la tendencia mundial, aquí ya se estaba aplanando la curva;  pero no es así.

El problema de Duque, a menos que me demuestren lo contrario, es de maldad. Hay maldad cuando se concentran los recursos de los territorios y se ponen al servicio del gobierno central, desprotegiendo a alcaldes y gobernadores que son, como se ha demostrado en las últimas semanas, la piedra angular de la respuesta. El presidente actúa con la misma maldad que lo hizo frente al paro nacional que empezó en noviembre pasado. Me rehúso a repetir el cántico de algunos ingenuos de que el presidente solamente está mal informado o que  está atrapado en el uribismo, pero que sí tiene voluntad de hacer las cosas bien.

Si eso fuera cierto, no puedo entender su afán de darles gusto a los grandes empresarios para priorizar la economía sobre la vida; ni su falta de claridad frente a un sistema de registros que permite a los muertos y a muchos inexistentes, dizque cobrar subsidios frente a la pandemia. Los mismos registros que aparecen para el Icetex y para las elecciones.

Hay maldad cuando no se actúa, de manera seria y responsable, ante la cascada de denuncias por abuso policial, sin que aparezca la noción de Derechos Humanos, recogida en la Constitución. Hay reportes de disparos a civiles, arrestos injustificados, comparendos absurdos, gases lacrimógenos contra vecindarios, golpizas y una larga lista de maltratos.

Tampoco el Estado se ha movido como debiera frente a la corrupción: es cierto que apartaron del cargo a tres coroneles del Ejército por corrupción con recursos para la pandemia, pero eso es más común de lo que se percibe. De hecho, la Contraloría ha alertado por la compra irregular de insumos hospitalarios y compra de alimentos para la población en general. La Procuraduría reportó investigaciones en 14 gobernaciones, 55 alcaldías y 24 entes territoriales. A finales de abril ya se investigaban 1.286 casos de irregulares en contratación. Y eso no es por la pandemia, sino que la pandemia de corrupción es una constante, que además no depende de los pobres sino de gente de la clase de Duque.

Hay mucha maldad, cuando aprovecha la coyuntura para salir a salvar, junto con su escudero Carrasquilla, a los fondos privados de pensiones, desprotegiendo aún más precisamente a los adultos mayores, es decir a la población de mayor riesgo por la pandemia. Hay maldad cuando en vez de responder a la urgencia nacional se arrodilla ante la agenda estadounidense y prioriza la justificación de un ataque militar a Venezuela. Hay mucha maldad cuando no actúa ante un sistema financiero que ha duplicado el costo de las transacciones en medio de la pandemia sin que los entes de control cumplan su cometido de manera eficaz. Y así mismo la hay, cuando no controla ni castiga la especulación de las grandes cadenas de almacenes.

Ya sé que nadie estaba preparado para esto, pero con el pasar de los días, esa frase tiene más de pretexto que de realidad. Tampoco el Estado estaba preparado para producir docenas de decretos, pero lo hizo: 73 decretos ley, 33 decretos ordinarios y 94 resoluciones y circulares, producidos en un mes. La pandemia no redefine el poder ni sus intenciones, sino que los potencializa. No se es cierto que nada se pueda hacer, el problema es que muchas de las cosas que han hecho, van en sentido contrario.

Hay maldad, de la peor, cuando autorizan trasladar personas contagiadas de una cárcel a otra, una medida deliberada que solo sirve para expandir la pandemia. Es una medida que, a todas luces, iba a producir unas consecuencias previsibles, como efectivamente ha sucedido. Claro, hay cárceles para ricos, llámense clubes militares o casas fiscales, donde los ladrones de cuello blanco dizque pagan las penas, lejos del hacinamiento de los pobres en prisión y lejos del coronavirus.

Hay maldad cuando el Estado no protege a los líderes sociales: varios de ellos, que cumpliendo la cuarenta, se han quedado en sus casas y allí han terminado expuestos frente a sus asesinos. No solamente hay torpeza y arrogancia, hay maldad. Por eso no le creo a Duque ni a los de su clase, que hasta los últimos minutos han tratado de mantener abiertos sus clubes de golf.

No le creo a Duque por su afán de hacer trizas la paz, y por eso usa hasta la pandemia para querer apropiarse de los recursos de la paz para la pandemia. Eso no es inteligente sino perverso. La paz, como concepto, nos haría menos vulnerables frente a la pandemia, quitarle recursos es hacernos más débiles. De hecho, hubiera bastado la implementación del punto 1 de los Acuerdos con las FARC para que hoy tuviéramos un campo capaz de responder ante la demanda de alimentos que se viene.

En una esquina están la medicina y el Estado social que son, por definición, anti-darwinianas; mientras que el neoliberalismo es precisamente el culto a la selección “natural” que nace de la competencia salvaje y de la negación de la solidaridad. Con base en esto, se ve que hay maldad cuando se resuelve un problema de salud pública en la cárcel con una masacre, cuando se transfiere la plata a las EPS y no directamente a los hospitales, cuando congresistas áulicos de Duque prefieren no sesionar, pero tratan de que los obreros sí vuelvan lo más pronto posible a sus sitios de trabajo para garantizar la producción.

Duque y los de su clase, desde la otra esquina, insisten en el fracking cuando las pruebas demuestran el daño ambiental, ese medio ambiente que tampoco le importa a Bolsonaro ni a Trump. Uno de los cercanos a Duque dijo que: “la democracia no puede ser obstáculo para el desarrollo”, léase el desarrollo económico, no el humano; toman partido por el neoliberalismo salvaje.

En esa misma esquina está Avianca, una aerolíena que paga impuestos en Panamá, es propiedad de empresarios estadounidenses, no tuvo ningún empacho en abusar de las tarifas, de lesionar los derechos laborales de los pilotos, de manipular el Estado para que sus servicios fueran declarados esenciales, y ahora tampoco tiene vergüenza para pedir que se la apoye con recursos públicos fingiendo ser una empresa colombiana.

Y en ese lado de la competencia salvaje, están también las grandes superficies que dispararon los precios, las empresas que subieron los recibos de la luz, las aerolíneas que insistieron en no cerrar el aeropuerto, Fenalco (Federación Nacional de Comerciantes) que propuso que los trabajadores aporten al pago de nóminas, sí, la misma Fenalco que propuso cambiar el día de la madre de mayo a septiembre, porque el asunto es vender.

Pero las personas de esa clase no están solo en la capital. En Chocó, la Gobernación contrató cursos por una millonada dizque para prevención frente a la pandemia, mientras a gente se muere de hambre; en la costa hay funcionarias que justifican la compra de latas de atún a 20.000 pesos para justificarlas como ayuda en medio de la crisis, en Arauca hay varias investigaciones por sobrecostos en contrataciones, así como en otros departamentos.

Ahora se viene el levantamiento del aislamiento. Entiendo perfectamente a los que salen a buscarse la vida, empujados por el hambre; pero no al que obliga a salir para construir edificios que, precisamente, los pobres que los construyen no podrán comprar. Jamás los empresarios colombianos habían necesitado tanto a sus trabajadores. Que salgan los que gritaban “yo no paro, yo produzco”; entiendo a los que salen por el pan para el hijo, pero no por la langosta del patrón.

El gobierno no ha logrado que el personal de salud tenga tapabocas y promete que los obreros de la construcción tendrán la protección adecuada. Deberían priorizar la alimentación, porque la ganancia se distribuye más que la de la construcción, porque es esencial para la sociedad y porque la gente no come ladrillos.

No es solo la medida de cuarentena o de abrir la ciudad, es para qué, al servicio de quien. Los pobres tenían hambre antes, y nadie me va a convencer que el hambre de los pobres desaparecerá si se levanta la cuarentena. El debate es cuarentena o no, es cómo, bajo qué condiciones.

Y el gran debate es que, al margen de la pandemia, el Gobierno y los de su clase siguen y ahondan una política económica contra los más pobres, invierte un poco de millones en carros blindados para la rama judicial y para el presidente cuando las prioridades deberían ser otras, no enfrentan la violencia en las zonas rurales, desvían los recursos de la paz para posicionarse en las redes sociales a través de la firma que dirigió la campaña contra la paz en el plebiscito, obedecen las órdenes dadas por Trump para regresar al uso de glifosato contra las zonas de cultivos ilícitos.

Al tiempo, Finagro (Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario,) se quedó con los créditos y las ayudas que eran para todo el agro dejándolas en manos de unas pocas grandes empresas, las EPS (Empresas Promotoras de Salud) que ahora se benefician con la pandemia por la caída en la demanda de servicios y ni siquiera contribuyen a la solución de la crisis sino que siguen jugando al intermediario quedándose con la administración de los recursos públicos para la salud.

Y en los días que vendrán Habrá más ejemplos de porque no creerle a Duque. ¿Eso es polarizar? No. El que polarizó fue Duque priorizando los bancos, el ministro de Salud priorizando las EPS, Carrasquilla priorizando las utilidades. Yo solo me pongo de acuerdo con la “lógica” de ellos. Ellos empezaron, desde hace muchas décadas. Ahora preparan una nueva reforma tributaria, están mirando cómo recortar más salarios y aumentar impuestos sin tocar a esa gente de la misma clase de Duque, esa en la que por todo lo anterior, no le puedo creer ni un tantico.

 

Este articulo fue publicado originalmente en: http://victordecurrealugo.com/

Share this article

Acerca del Autor

Periferia

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.