Convenios entre empresas mineras, Policía y Ejército Nacional Destacado

Caso AngloGold Ashanti y su proyecto Quebradona en Jericó

En muchos de los territorios de Colombia donde AngloGold Ashanti tiene títulos y proyectos mineros, se registran también altos índices de desplazamiento forzado, despojo, asesinatos de líderes sociales y persecución estatal. Así lo expone el informe Títulos mineros de la Anglogold Ashanti Colombia S.A versus, despojo de tierras, desplazamiento forzado y asesinato de líderes sociales, elaborado por la organización Forjando Futuros.

Esta violencia que acompaña a la empresa ha sido nutrida por un factor fundamental: la firma de convenios entre la multinacional minera y el Ministerio de Defensa Nacional, entidad encargada de coordinar las políticas de seguridad en el país y de dirigir el accionar de la Fuerza Pública.

Con el objetivo explícito de mantener la “integridad de los bienes de la empresa, de sus empleados, contratistas y comunidades vecinas”, empresas como AngloGold Ashanti pagan grandes sumas de dinero a las Fuerzas Militares y la Policía.

Pero los convenios, regulados por la Resolución 5342 del Ministerio de Defensa, más que para mantener la integridad material y humana de quienes trabajan en las empresas, han servido para dos cosas: primero, enriquecer a los militares y pagarles viajes turísticos (como lo denuncia La Liga Contra el Silencio en su investigación Petroleras y Mineras financian a la Fuerza Pública y a la Fiscalía), y segundo, para violentar y perseguir a campesinos, sindicalistas y defensores de derechos humanos.

Según la Constitución Política de Colombia, el mandato del Ejército es “defender el orden constitucional” (artículo 217), y el de la Policía mantener “las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertades públicas, y para asegurar que los habitantes de Colombia convivan en paz” (artículo 218). Sin embargo, los convenios entre el Ministerio y las empresas mineras alejan mucho a la Fuerza Pública de su mandato.

“Cuando se dan estos convenios hablamos de una Fuerza Pública que, contrariando el mandato constitucional, direcciona su accionar en beneficio de privados y no en beneficio de la comunidad”, explica Vanessa Vasco, abogada de la Corporación Jurídica Libertad.

Además, Vasco deja en evidencia que es común que AngloGold Ashanti firme este tipo de acuerdos: “Un ejemplo de ello es el proyecto La Colosa, en el Tolima. Una vez llega AngloGold Ashanti al territorio, instala una base del Batallón de Infantería y un Batallón de Alta Montaña para proteger la infraestructura en la fase de exploración minera. Lo mismo pasa en Jericó, en el proyecto Quebradona, allá hacen presencia integrantes del Ejército y el ESMAD”.

Es recurrente que AngloGold Ashanti pague por seguridad, pero no siempre a la Fuerza Pública. Según la organización de derechos humanos Human Rights Watch, en su informe La maldición del oro, la empresa ha sido denunciada por financiar grupos paramilitares en la República Democrática del Congo en África.

¿Qué dejan este tipo de convenios?
Tal como sucedió en La Colosa (proyecto suspendido de AngloGold Ashanti), y como pasa con su proyecto Minera de Cobre Quebradona, en Jericó, Antioquia, sucedió también en el Sur de Bolívar. Allí AngloGold operó junto a la Fuerza Pública, y esta relación dejó un desenlace fatal. Así lo relatan dos organizaciones de derechos humanos:

Según el Centro Internacional de Toledo para la Paz, en su informe Actores Armados Ilegales y Sector Extractivo en Colombia: “Las actividades extractivas de la AngloGold en el Sur de Bolívar inicialmente estuvieron acompañadas de un amplio espectro de denuncias públicas por parte de habitantes y organizaciones civiles, quienes adjudicaron la muerte de un reconocido líder minero de la región (Alejandro Uribe Chacón) y las amenazas contra sus habitantes a una fuerte militarización de la zona en el marco de un acuerdo entre la compañía y el Ejército para facilitar su operación”.

Uribe Chacón, integrante de la Federación Agrominera del Sur de Bolívar (Fedeagromisbol), fue asesinado el 20 de septiembre de 2006 por soldados del Batallón Antiaéreo N° 2 Nueva Granada, y presentado como guerrillero dado de baja en combate. Doce días antes del homicido, Uribe Chacón había denunciado ante la Defensoría del Pueblo que militares lo estaban persiguiendo y amenazando por oponerse a AngloGold Ashanti.
Tras el asesinato, el Ejército afirmó que se trataba de un guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN), sin embargo, la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Fiscalía General de la Nación demostró que no pertenecía a ningún grupo armado ilegal. Se trató entonces de una ejecución extrajudicial. En el 2010 inició la judicialización a cuatro militares por el homicidio: el capitán Álvaro Enrique Ramírez Flórez, el sargento Segundo Villafrades Pérez y los soldados Julio César Carvajal y Yeison Pérez.

Consultamos con la empresa sobre el caso y esta es su respuesta: “Sobre el asesinato del líder minero Alejandro Uribe Chacón, AngloGold Ashanti no tiene ningún conocimiento ni versión al respecto”.

Sobre este caso, en su informe Sindicalismo en Colombia: homicidios, detenciones arbitrarias y amenazas de muerte, Amnistía Internacional, organización defensora de derechos humanos, expone que: “Diversos testigos han manifestado que, en el último año, miembros del Batallón Antiaéreo Nueva Granada han amenazado con matar a dirigentes de Fedeagromisbol. Asimismo, los informes indican que los soldados han dicho a los habitantes de la zona que sus operaciones tienen por objeto garantizar la presencia de los intereses de empresas mineras internacionales en la zona, donde tiene intereses la empresa aurífera internacional AngloGold Ashanti (Kedahda S. A.)”.
Militares, policías y AngloGold Ashanti en Jericó
En Jericó ha sido estrecha la relación entre AngloGold Ashanti y la Fuerza Pública. El primer convenio del que se tiene conocimiento con operación en el municipio, es el Convenio 17-023, suscrito el 2 de octubre de 2017 y firmado por Andres Valencia Prieto como representante de la empresa.

A raíz de este acuerdo, la multinacional le entregó una suma de dinero al Batallón Cacique Nutibara, a la Cuarta Brigada y a la Séptima División del Ejército. El convenio incluyó a las empresas AngloGold Ashanti Colombia, Gramalote Colombia Limited, Exploraciones Northern y Minera de Cobre Quebradona. La suma de dinero entregada a la Fuerza Pública fue, según la Liga Contra el Silencio, de $1.099.791.000.

En un comunicado expedido por la empresa, la multinacional afirma que tiene vigente un nuevo convenio, con intención de renovarlo: “Actualmente la empresa tiene un convenio vigente con el Ministerio de Defensa Nacional para el proyecto Gramalote y Minera de Cobre Quebradona para la vigencia - año 2020. Existe la posibilidad de renovar dicho acuerdo para la vigencia - año 2021.”

Para la época en que se aplicó el primer convenio, el alcalde de Jericó era Jorge Andrés Pérez. Así describe él la relación que había entre el Ejército, la Policía y la empresa: “Había una camioneta y unos 15 efectivos de la Policía dedicados a proteger a los funcionarios de la multinacional. También tuvieron un contrato con militares. Había una base del Ejército instalada arriba en la montaña donde tienen las plataformas. Los efectivos patrullaban la zona, pero no cuidaban a los campesinos ni a la comunidad. Estaban cuidando las instalaciones de la multinacional y a los empleados”.

Gustavo Arboleda, caficultor del corregimiento de Palocabildo, cuenta que, en la vereda La Soledad, la policía intimidó a los campesinos que asistieron a la manifestación pacífica contra las actividades de la empresa: “La Policía llegó donde nosotros estábamos haciendo la manifestación pacífica y nos dijo que lo que estábamos haciendo era ilegal. Nosotros les decíamos que no queríamos la minería y que la región no era minera. Ese día un comandante de la Policía me amenazó, me dijo que me iba a capturar porque estaba incitando a la gente en las manifestaciones. Nosotros le respondimos que estábamos cuidando el territorio y el agua, que nuestra región era agrícola y cafetera”, cuenta Gustavo.

Jericó, contrario a muchas otras zonas del país, ha estado libre de la presencia de actores armados ilegales. Si bien algunos grupos de delincuencia organizada tienen presencia en el territorio por asuntos de microtráfico, el municipio se ha caracterizado por tener un ambiente tranquilo. “No estoy de acuerdo con que la empresa minera venga a traernos el Ejército a esta región sana, calmada y sin ningún grupo armado. Todos somos campesinos, caficultores, gente trabajadora, aquí solo tenemos las finquitas que nos han dado el sustento toda la vida”, agrega Gustavo.

¿Qué pasa con la autoridad de los alcaldes?
Los alcaldes son, según el artículo 315 de la Constitución, “la primera autoridad de policía del municipio”, pero cuando las empresas mineras y el Ministerio de Defensa firman los convenios ignoran este mandato constitucional.

Así lo confirma Jorge Andrés Pérez, ex alcalde de Jericó, quien cuando se desempeñaba como autoridad municipal no podía pedirle nada a los militares que trabajaban para la empresa, porque solo recibían órdenes de los empleados de AngloGold: “Ellos no me avisaban nada. Alguna vez vino el gobernador y les pedimos el favor (a los policías) de que nos acompañaran en la camioneta y ellos dijeron que no podían moverse si la multinacional no les daba la orden”, cuenta el ex alcalde de Jericó.

Para Juan Martín Vásquez Hincapié, actual alcalde de Támesis, los convenios son una muestra de la concentración de poder que tiene el Gobierno Nacional. “Este es un país exageradamente centralista. A los alcaldes para lo único que nos tienen en cuenta es para autorizarnos, como en el caso de la pandemia, para que atendamos las emergencias locales, pero la descentralización como tal no existe. Aquí hay una concentración de funciones del gobierno Central hacia los territorios”.

Por el contrario, el actual alcalde de Jericó, David Alonso Toro, manifiesta no sentir vulnerada su autoridad como alcalde ante el hecho de que el Ministerio y la empresa no cuenten con su aprobación para firmar un convenio de seguridad, ni siquiera si esto produce una militarización en su municipio. “Si hacen convenios, con el uno o con el otro, eso no implica que el alcalde no sea autoridad, sigue siendo la autoridad y supongo yo que ellos tendrían que coordinar acciones con el municipio”, afirma.

Vale aclarar que cuando se realizó este artículo, el alcalde David Alonso no sabía de la existencia de los convenios que ha firmado Anglogold en su municipio. Tampoco sabía que este tipo de convenios de seguridad existieran en el país.

“Decían que venían a enfrentarse con gente peligrosa”
Mientras regía el Convenio 17-023 entre Minera de Cobre Quebradona y el Ministerio de Defensa Nacional, en mayo de 2019 el Ejército hostigó a un grupo de campesinos que se oponía a la instalación de una plataforma de perforación en la vereda Vallecitos de Jericó.

Su oposición se basaba en el argumento de que las actividades de la empresa iban en contra del Acuerdo Municipal 010 de 2018 que prohíbe la minería de metales en el municipio.

Ese día el ex alcalde Jorge Andrés Pérez tuvo que ir hasta el lugar e intervenir. Así describe la situación: “Me encontré con unos 25 policías del ESMAD preparándose para lo que ellos pensaban iba a ser un encuentro con subversivos. Cuando llegué, vi al comandante del Distrito, 10 policías más y gente de la Sijín. Yo le exigí a la multinacional que abandonara el espacio porque estaban incumpliendo el Acuerdo 010. También le pedí al comandante del Distrito que por favor retirara al personal de la zona. La empresa da la vuelta y se retira, pero evidenciando un uso excesivo de la fuerza pública contra los campesinos de la zona”.

Según Pérez, hacia el lugar de la manifestación se dirigía también un grupo de soldados provenientes del Batallón Cacique Nutibara, ubicado en el municipio vecino de Andes. Además, cuenta que los soldados iban con una información muy particular, porque decían que los habían llamado para combatir subversivos: “Los del Ejército llegaban preparados para hostigar y amedrentar a quienes estaban en la manifestación pacífica. Decían que venían a enfrentarse con gente peligrosa, que tenían que apaciguar una fuerza violenta, pero se encontraban con unos campesinos queridos que estaban defendiendo pacíficamente la vida, el agua y el territorio”, puntualiza.

A pesar de estas denuncias, David Alonso Toro, actual alcalde de Jericó, manifiesta no conocer ningún hecho que involucre a la empresa en violaciones a derechos humanos en Jericó, ni actualmente, ni en su mandato anterior como alcalde (2012-2015). “No he visto violación a los derechos humanos, la empresa ha sido respetuosa con estos temas y también con el tema de la protesta”, afirma.

De igual manera, la empresa AngloGold Ashanti manifesta que “ha sido respetuosa de los Derechos Humanos siendo activos en el análisis de riesgos, prevención, y colaboración con autoridades y comunidades”.

¿Privatizar la Fuerza Pública?
La Corte Constitucional afirma que las labores de seguridad que debe prestar el Estado no pueden convertirse en un servicio al que se accede pagando. Así lo dictamina en la sentencia C-020/96:


“El servicio de policía, por ser esencial, ha de ser ofrecido a toda la comunidad en condiciones de igualdad, porque todas las personas tienen derecho, en la misma medida, a reclamar de las autoridades de la República aquello para lo cual están instituidas (...) No es tolerable, a la luz de la normatividad superior, que se establezcan por el legislador categorías de personas beneficiarias en distinto grado del servicio esencial de policía, según su capacidad para retribuir un servicio que por su naturaleza ha de ser gratuito”, sentencia C-020/96 de la Corte Constitucional.

Según Juan Martín Vásquez, alcalde de Támesis, es un “contrasentido” que la Fuerza Pública privatice sus funciones al firmar convenios con las empresas. “Eso es como privatizar la seguridad nacional y el orden público. Estoy de acuerdo con lo que dice la Corte Constitucional: los servicios que prestan la Policía y el Ejército son para todos los habitantes del territorio nacional. Con los convenios se generan privilegios en orden a algo censitario, es como volver a la edad media, cuando los derechos eran de acuerdo al dinero que se tuviera”, expresa.

De igual manera, Yamid González Díaz, integrante del Cinturón Occidental Ambiental (COA), afirma que: “Este tipo de convenios invisibiliza la existencia de conflictos ambientales en los territorios. Además, ¿qué se entiende por conflicto y qué tratamiento se le ha dado en el país? ¿Qué consecuencias puede traer la presencia de actores armados en los territorios, más cuando son financiados por los directos responsables de los conflictos?”.

Por el contrario, para el actual alcalde de Jericó estos convenios responden a una necesidad de las empresas. “Cada quien ve la necesidad y busca la forma de solucionarla. Es una necesidad de seguridad y de protección, y si se la pueden brindar, yo no tengo ahí ninguna posición”.

¿Vendrán más convenios para el Suroeste?
Como se dijo anteriormente, la empresa tiene actualmente un nuevo convenio con la Fuerza Pública en Jericó y lo piensa renovar para el próximo año.
Por ello, al realizar este informe, se les consultó a todas las fuentes humanas, y con presencia en el territorio, su opinión sobre la posibilidad de que AngloGold Ashanti continúe firmando este tipo de convenios en Jericó y demás zonas de influencia del proyecto.

Todas estas fuentes se opusieron a la idea, a excepción del actual alcalde de Jericó, David Alonso Toro. "Si una empresa privada puede acceder a la protección del Estado firmando convenios y pagando para eso, pues supongo yo que está en todo su derecho", afirmó.

Al respecto, Yamid González Díaz, integrante del COA, expresa preocupación debido a que la actual Administración Municipal es complaciente con los intereses y actuaciones de la multinacional minera. “El actual mandatario es un aliado de la empresa, lo que nos plantea un futuro incierto y preocupante en la forma como se va a tratar la protesta social”.

Por su parte, el alcalde de Támesis se negó totalmente a la idea de que en su municipio se llegue a firmar un convenio de seguridad. “Si la minería es buena, ¿por qué tienen que contratar grupos armados para la defensa de sus intereses en una región tan buena y tan próspera como el Suroeste de Antioquia?”.

Así mismo, expresó su decidido rechazo a la realización del proyecto minero Quebradona: “Nosotros nos hemos opuesto de una manera franca, sincera y directa contra el desarrollo de minería de metales en el Suroeste. No tiene ningún sentido que pongamos en riesgo nuestras riquezas estratégicas por acudir a una explotación minera que nos va dejar un pasivo ambiental supremamente grave en el país y un espejismo de una riqueza pasajera que tampoco va ser para nosotros”.


NOTA:

A continuación compartimos cinco convenios que ha firmado AngloGold Ashanti con la Fuerza Pública. Es muy probable que a parte de estos cinco, la multinacional haya firmado otros cuyo documento y presupuesto se desconocen, por ejemplo, el que rige actualmente en Jericó.

- Convenio 18-027 (San Roque, Antioquia)
- Convenio 14-034 (Puerto Nare, Antioquia)
- Convenio 13-082 (Bogotá, Cundinamarca)
- Convenio 009-008 (Bogotá, Cundinamarca)
- Convenio 17-023 (Bogotá, Cundinamarca)

AngloGold Ashanti tiene hasta la fecha 3 proyectos mineros en Colombia:

- La Colosa (Cajamarca, Tolima), suspendido mediante una consulta popular en la que más de 6.000 cajamarcunos rechazaron el proyecto.
- Gramalote (San Roque, Antioquia), en etapa de perforación.
- Quebradona (Jericó, Antioquia), a espera de licencia ambiental.

Añadido a esto, para 2017 según el Catastro Minero, la cantidad de títulos mineros aprobados para la empresa asciende a 504 y tiene más de 3.000 solicitudes de titulación.

 

Share this article

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.