A nuestro colega Paulo Freire

Esta carta te la escribimos para celebrar los 100 años de tu natalicio; porque simplemente no es un acontecimiento que podamos pasar por alto. Es normal que nuestros seres queridos celebren nuestros cumpleaños, es una muestra de aprecio, pero que te celebremos a ti, los años que no alcanzaste a cumplir, es una gran muestra del legado que dejaste en este mundo que a ratos parece destinado a la desesperanza total.

Las huellas que caminaste en nuestra América son imborrables, ni los estragos de las peores crueldades que esta humanidad ha cometido y ha soportado, han podido borrar tus grandes enseñanzas, abriste el camino para poder soñar un mundo nuevo donde la educación cumple un papel fundamental: el de estar a disposición de la clase popular para que asuma su rol histórico en las transformaciones trascendentales para una sociedad más justa y feliz.

Nos enseñaste y, dotaste de sentido los conceptos que el capital ha usado a su favor en muchas ocasiones. La autonomía, el amor, la autoridad, la disciplina, la crítica y la lucha, se convirtieron en palabras que hemos podido concebir diferente desde que tú les diste vida en tus escritos y sobretodo, en tu práctica. Toda y todo aquel que decide por la enseñanza tiene el profundo deseo de incidir, de aportar, de ser ejemplo y tú te convertiste en uno de los mayores referentes de los y las educadoras populares, y dime tu ¿si eso no es motivo suficiente para celebrar, hoy, hace 20, 30 o 57 años, aun cuando por lo mismo te sometieron al exilio? tus palabras siempre han sido motivación y reflexión sobre nuestro que hacer y día a día nos esforzamos por estar a la altura de tu coherencia.

Me gustaría decirte que el progreso en derechos humanos, justicia e igualdad va a la par del progreso en los mecanismos de despojo, que nos estamos preparando en educación para el postconflicto, en educación para la paz, la dignidad y el amor eficaz, sabes que este es un modelo que prepara para la guerra, para el odio y el egoísmo, aun así, habemos unos pocos, no tan pocos como creemos, que buscamos hacer honor a todo lo que aprendimos de ti.

El Proyecto de Educación Popular Estanislao Zuleta –PEPEZ–, seguro se te hace conocido el nombre de otro gran educador popular al que inspiraste, es uno de los procesos que intenta continuar con tus pasos; nos esforzamos por brindar oportunidades para el acceso a la educación pública superior que cada vez tiene las puertas más angostas, ingresar a la Universidad Pública parece ser una utopía en este sistema distópico, desigual y voraz. En PEPEZ creemos profundamente en la Educación Popular, pertenecemos al Congreso de los Pueblos y a la hermosa región de Los 2 Ríos, hace 9 años nos organizamos para preparar a quienes desean ingresar a la Universidad Pública, lo hacemos sin dejar de insistir y luchar por el derecho, en todo el sentido de la palabra: al acceso a la educación superior, digna, universal y gratuita, donde un examen no sea el autor material de cohibir los sueños de los que nos quiere despojar el autor intelectual del circo capitalista.

Hemos logrado tener incidencia en algunos barrios de la hermosa capital de la montaña, la misma que en ocasiones ha insistido en desaparecerlos, Belén, Bello Oriente, Acevedo, Moravia, El Salvador y Aranjuez han sido nuestra casa y la de todos y todas las que han conjurado cariños al lado nuestro, mientras estudiamos los números y las letras, gracias a nuestra experiencia reconocemos la educación popular: como una manera de concebir el mundo, no es una caja de herramientas, no es una lista de metodologías activas, no es la oposición a la educación formal, es incluso algo que no podemos definir y que solamente existe en la medida que se practica.


En PEPEZ soñamos con ser los y las maestras que este país necesita, que se apeguen más a la construcción de otras formas de relacionarnos que a contenidos aprobados por quienes nunca han pisado un aula, anhelamos una enseñanza feminista, que nos permita a las mujeres buscar las transformaciones para habitar un mundo seguro donde no nos falten más, que enseñe el cuidado del medio ambiente con una oposición clara al extractivismo, una enseñanza digna y rebelde que pueda formar a sujetos y sujetas para afrontar los retos de una sociedad donde dominan algunos que no valoran la vida y es urgente cambiar. Una enseñanza que no tenga que derrumbar los sueños de una educación superior de las personas más humildes y al contrario los prepare siempre para esforzarse y lograrlo, estamos dispuestos a seguir luchando con y por todos nuestros medios porque no queremos ver con frustración que no hicimos lo necesario por mantener nuestra Universidad Pública.

En PEPEZ nos esforzamos día a día en la construcción de la educación popular, la misma sobre la cual nos enseñaste tanto, la misma a la que nos apegamos en este mundo que a ratos parece destinado a la desesperanza total, seguros y seguras que la esperanza está en la escuela, en su forma más amplia posible y por lo mismo reafirmamos que: LA EDUCACIÓN SERÁ EMANCIPADORA O NO SERÁ.

A tu salud Freire, por estos 100 años y todos los que siguen en los que te recordaremos.

Share this article

Acerca del Autor

María Gallego

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.