Mocoa: sus ríos en riesgo

Mocoa capital del Putumayo, se conoce como la ciudad entre ríos. Ríos torrenciales, ríos que moldean y nutren el poderoso paisaje del Piedemonte y la Llanura amazónica ¿Qué significan estos ríos para la sociedad mocoana? ¿Qué nos dicen sus nombres? ¿Qué historias nos narran? ¿Qué valor le damos a nuestras formas de habitar e imaginar el territorio? ¿Cómo nos relacionamos con sus aguas y seres?

Los ríos de Mocoa proveen el agua para todas las actividades vitales de los habitantes del municipio. Son un bien común, corredores para una diversidad de aves, peces, mariposas, chíparos, cachimbos, balsos, palmas, entre otra cantidad de plantas y animales. Son los principales tributarios del gran río Amazonas y nutren con sus sedimentos, piedras y troncos a los suelos, bosques, vegas y chagras de la llanura. Son ríos que aún están conectados biológicamente, permitiendo la subienda de peces. Los ríos torrenciales son una parte integral de nuestro patrimonio ecológico y cultural. En torno a ellos habitamos y con ellos hemos adquirido nuestros saberes y prácticas ancestrales. Gracias a ellos hemos cultivado nuestra comida, nos hemos divertido, enamorado y hasta hemos sido concebidos en sus riberas. Desconocer el papel protagónico de los ríos en la región es cegarse a nuestra propia identidad y desconocer la fortuna de vivir en una zona donde fluye el agua de manera natural y abundante.

El Colectivo Ríos y Reconciliación nace de una iniciativa ciudadana que busca transformar nuestro actuar y habitar en torno a las cuencas hidrográficas del territorio. Nos reúne la necesidad de sentir y pensarnos como habitantes andino-amazónicos en sintonía con las particularidades de nuestros ríos, montañas, suelos y selvas. Debemos tener presente que los ríos del Piedemonte tienen su origen en una cordillera joven que está en continua formación. Para nosotras(os), los ríos torrenciales no son “bravos y peligrosos”, tampoco son simplemente canales de agua que podemos dominar mediante diques o represas. Son seres vivos con personalidades, memorias y el derecho de fluir, expandirse, ocupar y retomar sus cauces y lechos. Nosotros(as) vivimos en los territorios de los ríos y no al revés. Nuestra apuesta se concentra en un ejercicio de reconciliación con los ríos del municipio. Esta reconciliación implica dejar de victimizarnos y comprender que los ríos también son afectados por nuestras acciones, indiferencia, ignorancia, carencia de arraigo y empatía.

Más allá de la avalancha el fluvio torrencial ocurrida en 2017, y que tanto nos marcó, una serie de impactos que afectan la vida de nuestros ríos, como son la deforestación, el mal manejo de residuos, la expansión urbana sin planeación, la precaria o inexistente red de servicios y conexiones de agua a lo largo del territorio, la sobreexplotación de materiales de los ríos, la amenaza de minería metálica, y el desconocimiento general de las condiciones geológicas y agroecológicas del piedemonte.

Además, de esto, hay una deficiente administración institucional que ha generado constantes obstáculos para garantizar una real participación ciudadana en la gestión del riesgo y la planeación del ordenamiento territorial. Hemos sido testigos de innumerables hechos en donde se han ignorado los saberes y conocimientos locales en la toma de decisiones que afectan el diario vivir de los habitantes y el futuro del territorio. Nos preocupa que una planeación territorial sin base en las condiciones andino-amazónicas termine generando más riesgos para las poblaciones vulnerables y afectaciones sobre los bosques, suelos, ríos y aguas.

Ante las pretensiones del gobierno nacional y regional en cabeza de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Corpoamazonia, alcaldía de Mocoa y empresas contratistas de realizar un sistema de obras de mitigación como: diques abiertos y cerrados (represas), espolones (barreras), jarillones y muros de protección en gaviones recubiertos en concreto sobre los ríos Mulato, Sangoyaco, Taruca y la quebrada Taruquita, consideramos que estas obras no son apropiadas para las características de los ríos del Piedemonte. Adicionalmente, no existen diseños de las obras de mitigación para la parte alta de las cuencas y tampoco Planes de Manejo Ambiental para los ríos intervenidos. Razón por la cual, estas obras podrían representar una amenaza a la vida de estas fuentes de agua y potenciar un riesgo para la ciudadanía de Mocoa, además de causar una alteración permanente del paisaje natural del municipio.

RECHAZAMOS

· El proyecto del sistema de obras de mitigación en el marco de la reconstrucción de Mocoa, que contempla 56 obras agresivas permanentes en el lecho de los ríos Mulato, Sangoyaco y la quebrada Taruca, con estructuras a muy corta distancia entre sí.
· El uso de explosivos para dinamitar las rocas de los lechos, porque éstas crean una dinámica natural que disminuye la velocidad del agua.
· La destrucción de bosques ribereños que se han regenerado posterior a la avenida torrencial, y que son la muestra del proceso espontaneo del resurgir de la vida.
· El inicio de obras en las partes media y baja de los ríos, sin contar con los estudios y diseños de las obras para las partes altas de estos ríos, como la misma autoridad ambiental regional Corpoamazonia recomienda.
· Los inadecuados procesos de socialización que se están llevando a cabo, debido a que no garantizan una participación ciudadana informada que permita evaluar los impactos y conveniencia de las obras.
· La construcción de obras diseñadas sin dialogar con las comunidades ribereñas, conocedoras del comportamiento de los ríos. Consideramos que el conocimiento técnico no es suficiente para la toma de decisiones en el territorio, y se debe generar un diálogo permanente para analizar alternativas frente a las obras impuestas.

Nos preocupa que este sistema de obras resulte ser perjudicial para el patrimonio público, ecológico y cultural de Mocoa. Los diques abiertos y cerrados podrían obstaculizar el flujo natural de nuestros ríos y provocar desbordamiento lateral, socavación de las orillas, desviación a nuevos cauces y un gran impacto a las comunidades. Invitamos a toda la ciudadanía para que se vincule a la reflexión sobre el patrimonio natural de nuestro municipio. No podemos continuar desconociendo la capacidad reparadora de los ríos, son seres vivos que a su vez nutren nuestras vidas, merecen nuestro respeto y cuidado.

Share this article

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.