Fracking en Puerto Wilches. Otra promesa incumplida de Iván Duque

"Yo no voy a dejar que se haga un solo proyecto de fracking en Colombia”, dijo Iván Duque el 11 de abril de 2018, en un foro de candidatos a la presidencia realizado en Bogotá. Ya en la Casa de Nariño, Duque no cumplió sus promesas de campaña. Ante la ONU e instituciones europeas el presidente dijo cosas totalmente contrarias a las que hizo en el país. La aprobación de la licencia para el primer pozo piloto de fracking en Puerto Wilches, Santander, otorgada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) a la empresa Ecopetrol, es la más reciente muestra de incongruencia del gobierno saliente.

“Esta es una noticia que, aunque se sospechaba que iba a llegar, nunca pensamos que fuera a llegar dentro de este gobierno. Guardábamos la esperanza de que este gobierno honrara la palabra”, nos manifestó Juan Castañeda, concejal de Puerto Wilches.

El termino fracking se empezó a escuchar en este municipio ribeñero del magdalena medio en 2010. Los comentarios se tornaron en preocupación a partir del 2019, año en el que Ecopetrol empezó a hacer públicas sus pretensiones. Tras conocerse la aprobación de la ANLA, la Alianza Colombia Libre de Fracking rechazó que el proceso de licenciamiento haya durado menos de cinco meses. Además, su oposición a la decisión se sustenta en “la ausencia de calidad técnica de un proyecto supuestamente de carácter científico, así como la falta de rigor de la entidad para evaluar un Estudio de Impacto Ambiental con serias falencias en la definición del área de influencia, los temas biótico, hidrológico, hidrogeológico y de salud, e invisibilizando la pesca artesanal, entre otros hallazgos técnicos relevantes”.

Según Juan Castañeda, el concejo municipal y la comunidad rechaza de manera rotunda este proyecto piloto, pues hay mucha desinformación entre los habitantes y no hubo un proceso de socialización real y efectivo: “En una ocasión, cuando ellos convocaron [para socializar el proyecto], fueron como unas 20 personas de 40.000 habitantes que tiene el municipio. No hay una información clara de dónde hicieron estas socializaciones, quiénes participaron, qué métodos de participación ciudadana utilizaron. Hay muchas dudas acerca de eso, y la comunidad en su mayoría le dice no al fracking”.

De Puerto Wilches se extraen actualmente 23.000 barriles de petróleo diarios. Los 70 años de explotación petrolera, manifiesta el concejal, no han traído beneficios materiales y sociales para el municipio: “No se ven las inversiones de las regalías. No hay una tasa diferenciada del combustible. Pagamos el mismo costo que pagan las personas en Medellín, donde no se produce combustible”. A lo que se suman los conflictos laborales, por la negativa de la industria petrolera a emplear la mano de obra local; y las afectaciones ambientales que han causado los derrames de crudo en las fuentes hídricas.

Los habitantes del municipio temen que la implementación del Proyecto Piloto de Investigación Integral (PPI) Kalé acabe con el agua y los sembradíos de pancoger. El proyecto ubicado a tres kilómetros y medio del casco urbano, y que abarcará una zona de 20 hectáreas, sería el primero de los dos pilotos que se quieren hacer en Puerto Wilches, y uno de los más de 10.000 proyectos de este tipo que Ecopetrol quiere implementar en diferentes regiones del país, entre ellas el Magdalena Medio.

Por oponerse a esta práctica extractiva dos lideresas han sido amenazadas y obligadas a abandonar la región. La palabra fracking despierta recelo por su costo ambiental, pero también por su alto costo económico. Oscar Vanegas, docente experto de la Universidad Industrial de Santander, asegura que las experiencias en Estados Unidos demuestran que este método de extracción es proclive a provocar la quiebra económica de las empresas que recurren a ella.

A diferencia de la extracción convencional que se realiza en Puerto Wilches y el país, el profesor explica que no basta con la perforación vertical del subsuelo, también es necesario perforarlo varios kilómetros en sentido horizontal. Para rellenar la fractura causada por dicha perforación se necesitan cerca de 500 a 5.000 toneladas de arena por cada pozo. "Esa arena debe ser toda del mismo tamaño, perfectamente redondeada, y muy finita, casi del diámetro de un cabello". Y para conseguir una tonelada de arena con esas condiciones, es necesario remover 100 toneladas de arena de una cantera. Esos son, entre otros tantos, los costos ambientales y económicos que implica el fracking.

La Alianza Colombia Libre de Fracking ha dicho que persistirá en la movilización y en las acciones legales necesarias que permitan frenar este tipo de extracción en el municipio. El concejal Juan Castañeda agregó por su parte que: “Hay que agotar todas las vías y estrategias legales para que pongan los ojos en Puerto Wilches y nos escuchen, porque sentimos que no nos están escuchando todavía. Nos sentimos solos en esta lucha. Si el fracking logra avanzar por Puerto Wilches, esto sería algo muy lamentable para otros territorios del país”.  

  • Tomado de CNA Colombia

    Share this article

    Acerca del Autor

    Periferia

    Nosotros

    Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

     

    Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

    Litografía Periferia

     

    Ubicación

     

     

    Medellín - Antioquia - Colombia

    Calle 50 #46-36 of. 504

    (4) 231 08 42

    periferiaprensaalternativa@gmail.com

    Apoye la Prensa Alternativa y Popular

    o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.