El horror del trabajo por cooperativa

Médicos Generales Colombianos es una asociación que trabaja por la dignidad de la profesión médica, por la vida digna de los médicos y de los pacientes y en general por unas condiciones de salud dignas para el país. Agrupa a buena parte de los médicos generales del país, y, a parte de promover una constante calificación para sus afiliados no solo médica sino también en políticas de salud, ha construido una cartelera virtual en donde sus afiliados mantienen un constante diálogo sobre las vicisitudes de su profesión y muchos otros temas de importancia para el país. En uno de estos diálogos encontramos una reflexión del doctor Diego Gómez, de Cali, a propósito del trabajo por cooperativa. Por la profundidad y agudeza de estas reflexiones y por la sensibilidad de la que da muestras hemos querido compartirla con nuestros lectores.

 

Cordial saludo. Creo que muchos ya conocemos lo que es trabajar por cooperativas, pero pocos hemos reflexionado al respecto hasta horrorizarnos como me ha ocurrido. Hace una semana ante la novedad de un empleo en el que no tendré vinculación directa con la empresa sino que prestaré mis servicios como médico mediante una cooperativa de trabajo asociado, se precipitaron a mi mente una serie de eventuales situaciones sobre las que nunca antes se me ocurrió pensar. Y entre las tantas injusticias hacia el trabajador que significa esa esclavista modalidad de empleo, la que más me ha aterrorizado es la del siguiente ejemplo:

Pepe, una persona cualquiera, ha trabajado durante 15 años continuamente (a propósito, no existe la figura llamada "vacaciones" para las cooperativas), y por ende ha cotizado a salud durante 15 años continuos. Setecientas veinte semanas cotizadas. Pepe, el hombre de nuestro ejemplo, ha venido presentando episodios de dolor abdominal durante las últimas semanas y ha retrasado su consulta al médico por temor a ser incapacitado, pues esto puede ocasionarle la pérdida del empleo. Finalmente, el día 28 de un mes cualquiera llega a la consulta en su EPS porque se ha deteriorado su salud. Ese mismo día es hospitalizado con diagnostico de colecistitis.

En ese mismo momento la cooperativa lo sustituye con otro empleado en la empresa a la que presta servicios. El día 30, dos días después de su ingreso a hospitalización, Pepe es llevado a una ecografía de hígado y vías biliares que muestra la presencia de una masa en vía biliar. Se inicia entonces un proceso de valoraciones especializadas, exámenes paraclínicos, etc. Y entre tanto un nuevo mes en el que Pepe no trabajó, y por lo tanto no cotizó en salud, ha corrido. Finalmente se ha decidido un plan de manejo que incluye cirugía, radioterapia y quimioterapia. Ha pasado casi un mes, así que se vence también el "mes de protección laboral" que como gracia le concede la EPS ante la falta de cotización en salud…

Pepe alcanza a entrar en cirugía y se le extirpa su tumor del que la patología, quince días después, muestra que es maligno. Pepe tendrá que ir a radioterapia y quimioterapia para completar la erradicación del cáncer; pero esto no podrá ser porque lleva dos meses sin cotizar en salud, así que en el sistema aparece como "inactivo". Ya no cotiza, ya no tiene derecho a ningún servicio en salud. Durante 180 meses se le descontó de su sueldo una suma considerable para "asegurar su salud" y el día que ha necesitado el servicio no podrá tenerlo porque se ha enfermado y ya no aporta al sistema.

Pepe morirá en su casa ante la imposibilidad de costear tratamientos tan costosos y mientras espera que se falle a su favor una tutela interpuesta para que se le preste la atención requerida. Pepe tiene 35 años, una esposa y dos hijos. Casi la mitad de su vida la dedicó a trabajar manteniendo así a su familia y, además, ayudando a los ricos de este país a hacerse más ricos… Sus aportes al sistema general de seguridad social en salud no le sirvieron para salvar su vida, sino para fortalecer a las EPS's y ARS's que encontraron en la necesidad de salud el más rentable e inescrupuloso negocio que haya existido en este país. En cuanto a trabajar "por cooperativa", creo que ya muchos colombianos sabemos qué tantos otros problemas trae no solo al empleado sino también a toda su familia.

Share this article

Acerca del Autor

Diego Francisco Gómez

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.