Encuentro personal con “La Resignada Paz de las Astromelias”

Hace algún tiempo, caminando por ahí por céntricas calles de la ciudad, me detuve frente a una venta de libros de segunda. Observé detenidamente y me topé con un libro que estaba sobre un polvoriento suelo y en su portada decía: “Premios nacionales de cultura 1999, La resignada paz de las Astromelias, Ministerio de Cultura”.

Lo tomé en mis manos y continué ojeándolo y hojeándolo: leí que el jurado del premio nacional de literatura en testimonio destacaba su “prosa vibrante que trasciende el universo cerrado de la jerga”. Y en otra parte, a manera de reseña comentaban los editores que: “El autor construye este relato con una prosa admirable, que evoca el desnudo lenguaje de la barriada, y con una historia de fondo: el enfrentamiento a muerte, por el dominio del territorio, entre varias bandas de delincuentes y un grupo de milicias urbanas en la comuna centro – oriental de Medellín. Así, la inutilidad de la guerra, la descomposición social y la ruina de la juventud constituyen algunos de los elementos dramáticos que encienden esta narración. La mudanza sucesiva del punto de vista narrativo que, por momentos, alcanza la resonancia de un alucinado coro trágico y la sabia dosificación de las atmósferas de dolor y desolación, edifican un mundo que conmueve y asusta al lector… A veces tierno, a veces brutal y a veces cómico, este libro resulta necesario para entender a cabalidad uno de los fenómenos sociales más desgarradores de Colombia durante los últimos años”.

La historia de Rubén está repartida en 336 páginas, ocho capítulos y un epílogo. La dureza de la historia va precedida con fervorosa dedicatoria y los capítulos se abren con citas. Algunas de estas evocan la vida, la voz alta, la dignidad y la solidaridad. En pocas palabras, son un resquicio del claro oscuro de la esperanza.

Se me ocurre expresar que Whitman con bastón andariego, de cabello rebelde y hermoso, tomado de la mano del viajero memorioso de Neruda, invitan al silencioso e inmensamente imaginativo de Juan Rulfo y hacen con muchos una ronda de sueños, deseos y esfuerzo colectivo que se estira a lo largo y ancho de este continente. Aquí hay que persistir en el culto y la búsqueda de Eros, en la alegría de muchos o de todos en un jardín florido, en el vuelo creativo y transformador de este país y sus ricas y fecundas regiones, de sus pueblos y ciudades y de las gentes de estas barriadas con irregulares espacios y calles. Calles en las que sobrevive la madre de los finados Wilson, Vladimir y Juan, la abuela de la balsámica bebecita de Daniela. Calles, gentes y barriadas de la resignada paz excedida de exclusión, olvido y dolor, golpeados de orfandad y la oscuridad del desarraigo, invisibilizados del conflicto social y armado que vive Colombia.

Este vigente relato de fluida dureza invita a ser leído y, como dicen en la reseña de este texto, puede ayudar a: “…entender a cabalidad uno de los fenómenos sociales más desgarradores de Colombia durante los últimos años”. Ese es el regalo que hoy nos ofrece la Corporación Periferia al inaugurar su Fondo Editorial con la reedición de este libro, guardado durante más de 10 años para la gula de los ratones en las bodegas del Ministerio de Cultura.

 

Modificado por última vez el 16/06/2012

Share this article

Acerca del Autor

Persaz

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.