¿Por qué indígenas y campesinos exigen que Duque vaya al Cauca?

Más de diez días completa la minga social por la defensa de la vida, el territorio, la democracia, la justicia y la paz. Más de 12.000 indígenas, campesinos, y representantes de diversos sectores sociales y populares permanecen concentrados en cinco municipios del Cauca: Santander de Quilichao, Cajibio, Piendamó, Caldono, y Puracé. En El Hobo, Huila, hay otro grupo respaldando y apoyando la minga del suroccidente.

Organizaciones sociales e indígenas de Huila, Caldas, Valle y Cauca reclaman la presencia de Iván Duque en este último departamento, en el que más líderes sociales han asesinado hasta la fecha, para que aclare cuándo y cómo va cumplir los acuerdos que pactaron con el Gobierno.

Aunque los indígenas del Cauca han entablado conversaciones en 14 oportunidades con varios funcionarios, se quejan porque aún no se materializa el Plan Cuatrianual que hace parte del decreto 1811 expedido el 2017, el cual recoge más de 1.200 acuerdos, establece una Comisión Mixta y contempla Planes de Acción para cada año.

Los pueblos indígenas se sienten excluidos del país que planifica Duque, pues el capítulo especial sobre la consulta previa, pactado el año pasado, fue incorporado en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) como un anexo. Además, los sectores étnicos no fueron tenidos en cuenta en las líneas primordiales del PND, ni hacen parte del artículo 4 que define las metas e indicadores sobre asuntos presupuestales. Hay sospecha de que los 10 billones de pesos que Duque aseguró destinar a las comunidades indígenas los próximos cuatro años, son una falsa promesa como las que repitió cuando era candidato presidencial.

Respetar la autonomía y formas de gobierno propio, cumplir los acuerdos de paz firmados con las FARC, retomar la mesa de dialogo con el ELN, implementar políticas categóricas para acabar con el paramilitarismo y detener el asesinato de líderes sociales, reconocer al campesinado como sujeto político de derechos, proteger paramos y zonas estratégicas de conservación ambiental en los territorios étnicos, expedir el decreto de autoridad ambiental indígena pactado el año pasado en Monterilla, son las banderas del pliego de exigencias de la minga del suroccidente.

Foto tomada del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC)

Hasta ahora Iván Duque solo ha enviado mensajeros al Cauca. El Alto Comisionado Para la Paz, el Viceministro de Educación Superior, el Viceministro del Interior, el Director Nacional de Gestión de Riesgo, la Procuradora delegada para el diálogo social, y la ministra del interior, Nancy Patricia Gutiérrez, que estuvo el 12 de marzo en El Pital, municipio de Caldono.

El Presidente, después de reunirse con los Gobernadores de Cauca, Nariño y Valle del Cauca, reiteró este lunes que por ahora no atenderá el llamado de la minga: “El gobierno va a seguir enviando delegados para propiciar una conversación clara que parta de la base que nos es a través de las vías de hecho como se construye un mejor país”.

Quien sí hace presencia en el departamento es la violencia estatal encabezada por el ESMAD. El viernes 15 de marzo, fueron detenidos siete buses donde se desplazaban delegaciones universitarias hacia Popayán, capital del departamento y sede del Tercer Encuentro Nacional de Estudiantes de la Educación Superior. El sábado 16, el ESMAD y la fuerza pública invadieron los puntos de concentración ubicados en Cajbio, agredieron a los campesinos que se encontraban allí, les destruyeron los refugios y les quemaron los alimentos y las pertenencias. El domingo 17 resultaron heridas tres personas y otras tres fueron detenidas en Kokonuko, municipio de Puracé. Este lunes 18 de marzo, fueron hostigados los mingueros concentrados entre San Miguel y Asnazu en el municipio de Suarez. Y hoy al medio día, una persona resultó herida luego de que el ejército disparara en el punto de concentración de La Agustina en Santander de Quilichao.

Desde el territorio varias fuentes denuncian la militarización del departamento y se rumora que se prepara una arremetida terrestre y aérea; mas tanquetas, más gas lacrimógeno, más drones, más balas, más disparos. A pesar de las agresiones, los indígenas y campesinos no retroceden. La duración de la minga dependerá del Presidente.

 

Share this article

Acerca del Autor

Juan Alejandro Echeverri

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.