slider

FLAKO PANDEMIA

10/03/2020 0 comment
El patriarcado ha sido la forma de organización social que nos da la autoridad ...
10/03/2020 0 comment
Tenía 17 años, estaba a punto de terminar el bachillerato, quería estudiar ...
10/03/2020 0 comment
Cuando la misión espacial rusa Vostok 6 fue lanzada en 1963, en plena Guerra ...

¿Extractivismo digital o red social?

La dictadura científica acaba de empezar / La dictadura final se acaba de instaurar /

Gobierno mundial, reducción poblacional / Nuevo orden mundial, nueva era feudal [...]

No me cobren por exhalar / No me maten por respirar
(La Dictadura Científica, Los Niños Estelares, 2009)

El celular que lleva con usted es una herramienta/aparato de vigilancia con acceso a patrones de comportamiento. Este es el resultado de combinar grandes desarrollos en la elaboración de tecnologías y sistemas de información con un poder económico que nunca deja de crecer. Un tipo de extractivismo en crecimiento, que se ha evidenciado aún más durante la pandemia generada por el Covid 19.

A finales del 2020, WhatsApp anunció que cerca de 2000 millones de personas usaban la aplicación, cifra que puede alterarse después del anuncio sobre las nuevas políticas de privacidad, que apareció en los celulares de quienes habitamos este lado del mundo, y generó una instalación masiva de otra aplicación de mensajería, Telegram que para mediados del mes de enero alcanzó 500 millones de usuarios. En proporción menor también se instaló la aplicación Signal. Los motivos de las nuevas instalaciones y la crítica hacia WhatsApp encierran un conflicto sobre la privacidad en internet.

La privacidad física o virtual, es un espacio donde cada uno puede decidir quién entra o no. Además, es un derecho y su defensa tiene vigencia en la actualidad, sobre todo si se considera el control y la vigilancia ejercidos a través del mecanismo de estado de emergencia, declarado por los gobiernos en ocasión de la propagación del Covid 19.

Internet es un intercambio complejo de datos de todo tipo, entre ellos, nuestros datos personales que nos identifican y nos hacen identificables, algunos se relacionan con el sistema que usamos para la conexión: el operador, los navegadores, los contenidos que se comparten, etc., otros son propios de cada persona: nombre, número de ID, dirección de residencia, intereses, gustos, relaciones personales, etc.

La vulneración de la privacidad en internet es tan compleja que no se sabe muy bien si un gusto adquirido proviene especialmente de la voluntad, o de la manipulación del mercadeo a la que nos sometemos cada vez que un sitio en el que se navega, sugiere u ofrece la posibilidad de adquirir algo. En el fondo, hay un actor multinacional y estadounidense, que mercantiliza la información que la gente provee para usar las aplicaciones: Facebook.

En el 2014, Facebook compró WhatsApp. Es notorio el cambio respecto al uso que va adquiriendo. Lo que antes era un servicio de mensajería instantánea ha ido tomando usos de red social a través de sus estados, llamadas y videollamadas, y alojamiento de información común a través de grupos que varían desde lo social hasta lo laboral. En 2020, el aislamiento obligatorio agudizó más el uso que se hace de esta aplicación para la comunicación en todos los ámbitos de la vida.

Con este crecimiento en el uso de servicios de mensajería, se necesita reflexión y análisis de alternativas, de manera conjunta, partiendo de las relaciones más particulares con las personas que se vive y se frecuenta.

Las políticas de privacidad, sobre todo en relación al uso de datos para conectarse con otras aplicaciones tienen algo de viejo y algo de nuevo. Es cuento viejo el uso de los datos para campañas políticas y estrategias de manipulación; ya se había evidenciado en 2018 cuando se comprobó que Facebook vendió los datos de 50 millones de usuarios en Estados Unidos. En este caso, o bien se hizo caso omiso, o bien los usuarios migraron a Instagram, que adoptó las mismas políticas de mercadeo después de que Facebook lo comprara. Mark Zuckerberg dueño de todo (Facebook, WhatsApp e Instagram) ofreció disculpas y la noticia quedó en el olvido. Lo nuevo tiene que ver con un nuevo servicio de WhatsApp, llamado WhatsApp Business, que tiene como propósito conectar la información de los usuarios con las empresas, de modo que la compra y venta sea cada vez más efectiva. Así, estas políticas flexibilizan más, el uso de los datos por parte de empresas. Tal vez, porque ya lo hacía, Facebook ha querido legalizar su negocio de la información pidiendo que aceptemos sus aparentes nuevas políticas.

La nueva administración de los Estados Unidos ha prometido revisar las políticas de regulación de empresas de mensajería y redes sociales, entre ellas, Facebook, pues se prevé un riesgo de monopolizar la información.

Facebook es tu carpeta digital / Dile adiós a tu privacidad / Cámaras aquí, cámaras allá /

Cámaras alante cámaras atrás / Amenazas confabuladas / Pandemias orquestadas /

Desastres no tan naturales / En mercados artificiales
(La Dictadura Científica, Los Niños Estelares, 2009)

>>Herramienta/aparato de vigilancia<<
Las cámaras de 'seguridad' que se instalan en cualquier lugar, sea abierto o cerrado, cumplen una función de vigilancia, recogen información gráfica/temporal en una calidad estándar que permite identificar personas y movimientos. El celular también tiene instalada una de estas cámaras que le permite recoger información de ubicación, audio e información a través de servicios de aplicaciones como WhatsApp.

>>Patrones de comportamiento<<
Cuando se extrae información de un celular se guarda en un alojamiento virtual donde es posible, a través de programación, establecer qué relación tiene su información, su huella, con las demás informaciones, demás huellas, que generan las demás herramientas o aparatos que hay en el mundo, de allí se pueden determinar patrones o tendencias que se ajustan al modo de vida de cada habitante del mundo, y sugerir qué hará cualquier día a cualquier hora.

>>Elaboración de tecnologías<<
Para solucionar una dificultad o expresar una idea, la humanidad ha creado técnicas que combinadas de múltiples maneras generan un mecanismo, una máquina. Un machete es un producto tecnológico tanto como lo es un dispositivo bluetooth o el sitio web de este periódico. En la actualidad hay centros de estudio donde se desarrollan diariamente nuevos sistemas, máquinas, artefactos, que en los últimos años se han acercado a tener inteligencia propia, artificial. Que haya un sistema de inteligencia artificial soberano parece la meta de estos centros en la actualidad. Este viraje en la creación de conocimiento es lamentable: del conocimiento para beneficio de la comunidad, se pasa al conocimiento para control de la comunidad, aún a pesar de su bienestar.

>>Sistemas de información<<
La información es generada por personas. Cada día aportamos a la elaboración de una gran base de datos, la big data, que puede traducirse como la gran base de datos. Toda información que no tiene protección en internet, es alojada por distintos sistemas que la recopilan, analizan y que probablemente es gestionada como un producto a diferentes empresas.

>>Poder económico<<
El poder económico es El Poder. Lo detentan los dueños de las empresas que extraen información de las personas y los compradores de esa información. Se desestabiliza cuando pierde capacidad de vigilancia y venta.

>>Extractivismos<<
Conjunto de prácticas hegemónicas de saqueo de bienes comunes, materiales y culturales, y de ecosistemas naturales, a través de la privatización y la explotación. Aplica para todos los sistemas económicos del mundo en que alguna vez se ha pronunciado -en rechazo o en defensa- la palabra globalización.

¿Qué hacer?
En Colombia, la mayoría de personas usamos operadores prepago, que nos permiten adquirir paquetes de datos y navegación con servicio gratuito de Facebook y Whatsapp. Por limitaciones económicas, no podemos acceder a planes pospago. Esto es una primer limitante, ya que atraviesa la economía de todos y la efectividad en la comunicación.

Otra limitante es la falta de formación cultural alrededor del mundo digital, parecería que este es un saber que solo le pertenece a quienes pasan por la academia y en consecuencia las personas pagan por trámites que deben realizarse a través de la computadora, pero que no saben manipular.

Para elegir cuál servicio de mensajería usar o dejar de usar, es necesario reconocer que ninguna aplicación es infalible. Todas están sujetas a filtraciones de seguridad, y el negocio de algunas, como se ha demostrado con Facebook, consiste en recoger la mayor cantidad de datos de las personas para organizar esta información y venderla a intereses políticos y económicos. Además, es importante preguntarse sobre la extracción de datos que el servicio de mensajería recopila a través de la conexión a internet.

La discusión que abrió el anuncio de Whatsapp iniciando el año sobre las políticas de privacidad en internet y la aceptación de términos y condiciones, aparecen cada vez que se instala una nueva aplicación o se adquiere cualquier servicio, es la letra menuda que avisa sobre el uso de los datos, justo la misma información que no se lee. En la atención que se le preste a estos anuncios y el modo cómo se configuren los dispositivos estará cifrada la posibilidad de menguar un poco el acceso a la vida privada que pretenden estas grandes empresas.

 

Algunas recomendaciones para quienes llegan a Telegram podrían ser:

1. Tomar tiempo para conocer más del servicio que se ofrece y compartir esta información con las personas más cercanas.
2. Ir a la sección de ajustes, en la opción de privacidad y seguridad, elegir verificación en dos pasos, allí se puede crear una contraseña. Esta acción protege la cuenta en caso de que se sufra el robo del código de verificación que recibimos al instalar.
3. En la misma opción de privacidad y seguridad será necesario hacer ajustes de acuerdo a las necesidades e intereses de cada persona, por ejemplo, el código de bloqueo fortalece la seguridad en caso de que alguien acceda a su dispositivo. Como en todos los servicios de mensajería o red social que usemos, es importante revisar periódicamente sitios de ingreso y dispositivos conectados, de modo que coincidan con nuestra actividad.

Para Signal podría tenerse en cuenta:
1. En la sección de ajustes, opción datos y almacenamiento, se puede gestionar almacenamiento, allí se ofrecen opciones de tiempo para preservar los mensajes.
2. En la opción de privacidad se pueden hacer ajustes sobre la pantalla que restringe por ejemplo sus capturas y se asegura a través de un pin/contraseña.
3. A través de Signal se pueden cifrar los mensajes de texto enlazando la aplicación con el celular en la sección SMS y MMS de ajustes.

El uso de nombres alternativos, y el respeto por la privacidad de las personas con las que interactuamos son un complemento para disminuir la vigilancia que se ejerce a diario a través de estos medios.

El extractivismo, tal como sucede con los minerales y el agua, parece tener libertades solo en Latinoamérica y el Caribe, su negocio consiste en usurpar nuestros territorios, cuerpos e información, con el objetivo de convertirlo en dinero a favor de las llamadas potencias. Su alcance parece imparable, pero esto es una falsa verdad. En la actualidad existen sistemas libres y de código abierto que permiten el estudio y seguimiento por parte de cualquier persona.

Mención especial, y de mayor elaboración merece el conocimiento del software libre y de código abierto, la posibilidad de adaptar dispositivos que usamos, como computadoras y celulares, a las necesidades que se tienen geográfica y usualmente. Esta posibilidad ofrece el estudio y la distribución de sistemas que permiten hacerlo de manera libre y sin el objetivo de extraer datos. En este ámbito se defienden la libertad de usar, estudiar, distribuir y mejorar.

Hasta mayo Whatsapp seguirá usando las políticas actuales, mientras tanto será necesario salirle al paso, alborotar el avispero, y empezar a estudiar y usar nuevas redes de comunicación que creen tejido social y liberen antes que controlen.

Share this article

Acerca del Autor

Biviana Álvarez Sanchez

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.