Los conquistadores sin tierra: Historia de desalojo en Pereira

Los Conquistadores es un humilde asentamiento subnormal ubicado en el sector de Lenningrado, en la ciudadela Cuba de Pereira. Allí 21 familias desarraigadas, desprotegidas y víctimas de un Estado indolente, tratan de sobrevivir y pasar la vida a cuestas, sin afectar a nadie, sin entrar en conflicto con su entorno y con los vecinos de sus alrededores, que al igual que ellos saben que la pobreza no puede arrebatarles lo que les queda de dignidad. El Barrio conquistadores es un asentamiento que se inició hace 7 años, en el cual habitan 21 familias que conviven tranquilamente, sin ningún índice de delincuencia ni de problemas de seguridad. Pero la tranquilidad del asentamiento los Conquistadores se vio irrumpida en días pasados por la necedad absurda de unos gobernantes que no desean la pobreza pero que para combatirla, aniquilan a los pobres.

 

{jcomments on}
Las 21 familias que habitan este pequeño espacio de la ciudad ( un espacio al cual si no me hubieran llevado nunca sabría que existía) con su montonera de niños y niñas que alegres juegan a guardar la tierra en tarros y “coquitas”, como para ironizar la reciente “Ley de tierras y víctimas” firmada por el gobierno de turno, han aprendido a vivir en medio de las adversidades que les trae ser desplazados, si bien no de la violencia (pues entre sus habitantes se cuentan si  acaso dos personas que salieron de su territorio por culpa de las balas), sí de ese otro tipo de violencia que no se cuenta ni se clasifica, esa violencia que se aplica en el alto costo de vida, en la falta de oportunidades, en la expropiación  y las tarifas de los servicios públicos. Allí los pobladores tienen su propia forma de vida tranquila y apacible, sencilla y silenciosa, cosa difícil de creer en una ciudad atestada por el bullicio de la maquinaria de muerte fabricada por paramilitares disfrazados de bacrim.


El desalojo
Pero el pasado 16 de junio a las 7:00 am funcionarios de la oficina de control físico de la secretaría de gobierno de Pereira, en compañía de la policía antidisturbios y con maquinaria pesada de demolición, llevaron a cabo el desalojo de 17 familias asentadas en el sector. Según los habitantes del barrio Conquistadores, dos días antes del desalojo, la secretaría de Gobierno y control físico repartieron bajo las puertas de las 17 casas, comunicados informándoles que debían desocupar los predios ya que estos pertenecen al municipio y los pobladores no tienen ningún derecho a estar allí. Para uno de los líderes de la comunidad, Rubén Darío Morales, “es absurdo que nos avisen que debemos desocupar dos días antes, sin decirnos por qué y para dónde, pues nunca nos llamaron a explicarnos”.

Desde el momento en que los funcionarios y policías llegaron, acompañados de la personería municipal, que más que garante de derechos humanos parecía estar para garantizar el desalojo, según explicaron los pobladores, cada uno de los habitantes tuvo que empezar a sacar sus pertenencias, las cuales eran arrojadas por funcionarios y policías hacia el frente de donde estaban las viviendas.

Según el periódico La Tarde de esta ciudad, en edición del 17 de junio, las familias fueron reubicadas. Nada más alejado de la realidad, pues tirar unos escombros de casas demolidas y pertenencias dejadas a la intemperie junto a un canal de desagüe, no puede ser considerado una reubicación.


Poco le importó a las autoridades de la actual administración municipal que más de una treintena de niñas y niños aún durmieran, muchos de ellos de brazos, los cuales quedaron a la deriva, sin un techo, sin una estufa en que preparar sus alimentos, sin un abrigo y, peor aún, algunos incluso se encontraban solos en sus casas porque sus padres ya se habían ido para el trabajo.

Además, según nos cuentan habitantes como don Rubén, Beatriz, Milciades, Israel, se presentaron muchas irregularidades. Por ejemplo, no hubo presencia de policía de menores, pese a la gran cantidad de niños; hubo robo de contadores y redes eléctricas, las cuales los pobladores del asentamiento los Conquistadores están pagando todavía a la Empresa de Energía de Pereira (otro de los tentáculos de los famosos Nule), lo cual para Rubén resulta muy paradógico, pues “nos consideran una invasión, pero para cobrarnos servicios sí existimos”.

Por otra parte, aunque la comunidad manifestó que no se ejerció violencia física por parte de los funcionarios y autoridades, sí señalaron y recalcaron que, “estos parecían estar en un espectáculo, pues no hicieron sino reírse y burlarse mientras realizaban la diligencia”.

Según los funcionarios de la oficina de control físico, estos predios son del municipio, y las personas que hay allí son invasores que no tienen ningún derecho sobre los mismos; además esta zona estaría caracterizada como de alto riesgo, de acuerdo a un estudio de la OMPAD. Esto no es cierto, según los pobladores, pues aunque el asentamiento se encuentra en un cañón, las casas están construidas sobre tierra firme y en las partes planas, no pasa ningún río que presente peligros de crecida y, curiosamente, sobre las partes altas de la ladera hay ubicadas varias fábricas, lo cual para los habitantes es extraño, pues a estas fábricas nunca les han hablado de estar en zona de alto riesgo ni mucho menos les han dicho de reubicación.

Una pelea jurídica
Ante esta situación, los habitantes del sector, quienes han estado acompañados y asesorados por organizaciones sociales como la Asociación Cívica del Eje Cafetero (ACADEC), denunciaron mediante un comunicado público el atropello cometido contra ellos, a la vez que reclamaron la protección de sus derechos y, en especial, los de los niños, pues han quedado desprotegidos, sin techo, expuestos a precarias condiciones de salud, viviendo bajo sol y agua; además, debido a la situación no han podido volver a estudiar. La comunidad también presentó varias tutelas a la espera que sus derechos fundamentales sean garantizados y en especial se les brinde vivienda digna, mientras se mantienen en la incertidumbre ocasionada por futuros desalojos a realizarse allí y las amenazas de pasar hasta dos años en la cárcel, si vuelven a construir las viviendas.

Hasta el momento, de las 17 tutelas presentadas se han respondido sólo 7, de las cuales seis han fallado en contra de los pobladores y sólo una ha sido resuelta a favor de uno de los habitantes, donde se exige que sea incluido en un plan de reubicación que garantice sus derechos y en especial los de sus hijos.

Vale recordar que la actual administración municipal de la ciudad de Pereira está en cabeza del alcalde Israel Londoño, quien, según los grandes medios, es el mejor alcalde del país. Curiosamente administra la ciudad con mayor desempleo, donde el transporte urbano es el más costoso del país, $1600, que tiene la malla vial más deteriorada, el mayor número de bandas paramilitares, mal llamadas bacrim (8 en total), escándalos de corrupción (caso Enerpereira), altos índices de desplazamiento intra urbano y por la violencia, entre tantos otros factores

Cuando, por invitación de ACADEC, fui hasta el asentamiento Los Conquistadores, mi intención era hacer una nota periodística, que narrara lo que allí sucedía, pero al entrar allí con mi grabadora y mi cámara y ver la mirada sencilla y triste de las personas que encontré, ese sentimiento de indignación que a ratos olvidamos, esa necesaria rabia y sentimiento de dolor que se nos pega, me invitaba a no ser simplemente un periodista cubriendo un hecho, sino un ser humano que se impacienta ante la injusticia y se encuentra como comunicador en la realidad vivida y sufrida por aquellos a quienes los grandes medios invisibilizan y silencian en medio de lo superfluo de su programación.

 

Modificado por última vez el 16/06/2012

Share this article

Acerca del Autor

Julian

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.