“Me da tristeza lo que le está haciendo la minería a Tadó…”

tado-coho

Desde que tiene memoria, Yéssica Palacios, afrodescendiente oriunda de Tadó y residente en Medellín, recuerda que en su pueblo, ubicado en la cuenca alta del río San Juan, en el Chocó, la minería de extracción de oro ha sido la principal fuente económica de las familias, alternada con la agricultura y en menor grado con la pesca y la caza. No por esto su población, compuesta en un 70% por comunidades negras y colonos, y un 30% de comunidades indígenas, ha progresado. Por el contrario, la extracción de este mineral, ya sea de manera legal o ilegal, ha generado un impacto negativo significativo en el medio ambiente, ni qué decir en su población.

Yéssica, un poco confundida, cuenta que cada vez que visita su pueblo hay más minería ilegal. “Yo no sé qué está haciendo el gobierno para frenar esto, está afectando a las familias; pero, por otra parte, desde niña recuerdo que en el municipio no se genera empleo…me da mucha tristeza que la gente se vea obligada a trabajar en las minas ilegales por falta de oportunidades, o lo que hacen es irse del municipio”. La actividad minera ha desplazado la agricultura y la pesca como actividades principales y los lugareños se ven obligados a combinar dichas actividades para poder sobrevivir.

“Lo que ocurre es que la minería les genera empleo más constante y algún ingreso para su sustento y para construir sus casas, pero se tienen que dedicar a otras actividades adicionales, porque la minería por sí sola no les da para vivir…Los que realmente ganan son los dueños de las minas, que son sobretodo grupos al margen de la ley, sobre todo las “Águilas Negras””. Relacionado con esto también está el desplazamiento forzado, ya que estos grupos les ofrecen dos alternativas a los lugareños: “…o trabajan la minería, o si van a trabajar la tierra deben cultivarles Coca… Y a muchas personas no les conviene… prefieren dejar la zona”, afirma Yéssica.
La problemática social
Según cuenta Yéssica, una persona puede estar trabajando en la minería ilegal 50 horas a la semana, sin un contrato formal, sin salario fijo (depende de lo que saque en oro), sin seguridad social, ni protección de ningún tipo. “Van al riesgo”, como ella dice. “…Si se les cae un alud, quedan tapados y es problema suyo…o si se murió otra persona, o a nadie le importa”.

Yéssica para graduarse como trabajadora social está haciendo una investigación sobre el impacto de la minería en su municipio, y cuenta, con tristeza, que en una entrevista realizada a una mujer dedicada a dicha actividad, le contó que una vez se le vino un alud de tierra que tenía además agua, y casi se muere.

“…Todos corrieron a socorrerla ya que había sido buena persona con los otros mineros… Y a pesar de esa situación sigue trabajando la minería ya que no le sirve trabajar en una casa de familia en donde apenas le pagan la mitad de un mínimo”. Hasta a los niños desde los 10 años en adelante se les considera aptos para el trabajo minero. “Los padres los llevan a las minas para que laboren, ya que no cuentan con los recursos necesarios para su sustento, y si no tienen pasajes para sus hijos para ir al colegio y tampoco tienen para sus útiles, se los llevan a trabajar”.
Adicionalmente, Yéssica narra que los que se dedican a esta actividad andan armados “Los que se ven en la necesidad de manejar esa protección son sobre todo los que se dedican a la minería ilegal, ya que la gente no sabe quién es el que se mete a la mina…se mantienen vigilando para saber quién es el que saca más oro y atracarlo…yo supe de una balacera por ese asunto”.

La minería viene siendo, para los últimos gobiernos, un sector importante para la generación de riqueza en el país, pero eso en Tadó no se ve. “Para nada…lo demuestra el desempleo, la falta de oportunidades…no se qué hace el gobierno con las riquezas de la minería…eso no se ve ni en parques, ni en escuelas…ni en nada”, comenta Yéssica.

La problemática ambiental
El otro impacto de la minería es en lo ambiental. Gracias a un conocido, Yessica tuvo la oportunidad de entrar a una mina: “…esa minería es a cielo abierto, y pude ver los huecos que dejan las retroexcavadoras en la tierra, están llenas de agua sucia…y es un peligro para la población que vive alrededor de la mina. Alcancé a ver en esa zona hasta 10 huecos…y ya la actividad se había movido unos 100 metros más de donde estaban antes. Encontré huecos y huecos sin relleno, ya que era minería ilegal, me dejó muy triste el daño que están generando”.

La actividad minera se ubica principalmente en el río de San Juan, generando erosión del cauce del río, deforestando y contaminándolo con residuos sólidos. El impacto provocado por este tipo de minería en el Municipio ha venido presentando problemas más serios al medio ambiente, y los efectos se reflejan en el deterioro del bosque, disminución del cauce del río San Juan y contaminación por las aguas negras y por mercurio.

Yéssica siente tristeza por lo que ocurre en su pueblo. “En el municipio dicen que la minería genera ingresos, aunque uno ve que no es recomendable, pero de todas maneras se lucran de ella y no se sabe qué hacen con los ingresos que esta actividad genera…y el control a esta actividad consiste solo en legalizar las minas ilegales, dejando que sigan funcionando;…las autoridades del municipio si han decomisado retroexcavadoras, pero lo que ocurre es que el dueño las reclama y no lo sancionan… eso me deja muy pensativa, porque no están haciendo nada para mejorar la calidad de vida de la población”

 

Share this article

Acerca del Autor

Carlos Gustavo Rengifo

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.