El holocauto de Abya Yala

Después de cinco centurias, la marea de sangre que inundó al continente ABYA YALA – posteriormente rebautizado “América”-, sigue siendo una obsesión. Cada “doce de octubre” revive  aquel fatídico holocausto de rito macabro que arrasó varias civilizaciones desarrolladas de la humanidad. Durante quinientos años, la versión histórica de los vencidos ha sido contraria a la historia oficial. Según la versión indígena, en el continente jamás hubo “descubrimiento”, sino una invasión mercenaria acompañada por una expedición cruenta de las cruzadas de la iglesia católica, que marcó el punto de inflexión histórico de los pueblos indígenas.

 

Mercenarios desembarcan en el continente Abya Yala
En el II Encuentro de Ancianos Indígenas realizado en Chapala, México, en el 2003, se suscribió un trascendental documento: "Los ancianos de nuestros pueblos indios, históricamente descendientes del antiguo y legendario continente ABYA YALA, compartimos con el mundo la tristeza de una guerra que no pudo ser aplacada por la voluntad de paz. Destruyó nuestros Dioses, nuestra cultura, nuestra tradición y sabiduría, acumulada en un proceso que tardó miles de años”.

La invasión mercenaria tuvo varios motivos: para los miserables, la invasión representaba una manera de escapar de las insoportables penurias de su vida diaria; para los mercaderes y esclavistas, la posibilidad de organizar factorías para establecer una verdadera maquina de secuestro. Para la clase “noble”, la oportunidad para desterrar el bandolerismo metastásico y a miles de pacientes portadores de la temible peste que devastaba Europa; Para el reino y la iglesia cristiana, constituía la posibilidad garantizada de obtener tierras y riquezas. La iglesia, en estrecha simbiosis criminal con la tiranía, impuso su teología que aún exhala olor de sangre, torturas y asesinatos. Auque su doctrina preconiza: no matarás, no robarás, no explotarás a tu prójimo.

Saquearon templos, profanaron lugares sagrados, destruyeron sus Dioses, aplicaron sistemáticamente la inquisición, violaron niñas impúberes, incendiaron campos y pueblos mientras sus habitantes dormían. Según los testimonios de Bartolomé de las Casas, los fines de semana y feriados los invasores se divertían cazando con perros a los indígenas y una vez apresados eran descuartizados vivos: les cortaban la lengua, nariz y labios, orejas y testículos para arrojarlos a sus perros como trofeo.

Destruyeron el acumulado histórico de cinco mil años de conocimientos; incineraron montañas de libros y después quemaron a sus autores. Porque, presumiblemente, a los españoles tal literatura parecía políticamente subversiva, en lugar de proyectar su enriquecimiento y plenitud. Solamente una sociedad con un altísimo desprestigio moral, pudo producir tan terrible holocausto.

El holocausto judío durante la segunda guerra mundial, más el holocausto de Hiroshima y Nagashaki, donde la explosión termonuclear arrasó cerca de tres millones de personas inocentes, y no 220.000 según las crónicas oficiales de USA, agregado a los cinco millones de personas masacradas durante la invasión a Vietnam, sumado al genocidio de Kosovo, Afganistán e Irak, no podrá superar el trágico exterminio de la civilización de ABYA YALA.

Todos los pueblos indígenas encuentran ridícula las pretensiones de imponer a España como la “madre patria” por haber traído la jerga castellana. Cuando el ejército invasor desembarcó en ABYA YALA, encontró un continente poblado por muchas naciones que hablaban 375 mil idiomas. Al ser expulsados del continente, mediante la guerra liderada por el emblema continental y hombre símbolo de la República Bolivariana de Venezuela, Simón Bolívar, lograron preservarse 20 mil idiomas. Solo en Brasil, donde se hablaban más de 26 mil lenguas, los mercenarios dejaron menos de 4 mil. Hoy, a consecuencia del holocausto, en América latina sólo sobreviven menos de 1.750 idiomas.

Los españoles encuentran una cultura superior
España nunca inventó nada ni aportó conocimientos a la ciencia. De cada 10 inventos, seis desarrollaron los chinos, tres los árabes y uno Europa. Decir que estos países subdesarrollados deben a España su civilización y “desarrollo” no es una información cierta. España se alzó un botín de saqueo de 28 millones de toneladas de oro y 21 millón de toneladas de plata. De todos los puertos de Abya Yala las riquezas salían en tropel, los buques zarpaban llevando en sus bodegas toneladas de oro, plata y piedras preciosas. Las españolas vistieron las telas más lujosas de finos brocados, tejidas por mujeres indígenas de mano fina, y bellísimas joyas y pomposos adornos.

En cambio, las civilizaciones de Abya Yala alcanzaron etapas de gran esplendor en el campo de la medicina. Los incas practicaron trepanaciones craneales utilizando fresas de diamante, para intervenir pacientes que padecían traumatismos craneales o neuronales. Esta cirugía es la más perfecta de las civilizaciones que nos han antecedido; y su mérito se fundamenta en haberse efectuado en pacientes con vida, y no en cadáver. Y la mayor gloria científica de los incas se inmortalizó porque el paciente sobrevivía a la operación. Algunos cronistas que tangencialmente lograron romper la manipulación de la crónica de los vencedores, como Sylvia Hilton en Fuentes Manuscritas para la historia de América, relatan que en la Isla del Sol, donde los incas construyeron su gigantesco observatorio, se pueden encontrar datos astronómicos y descripciones sobre cartas estelares.

La civilización Mexica, olmecas, maya y aztecas, desarrollaron las artes y la música; las matemáticas, la física y la astronomía, catalogaron 7.800 estrellas ubicadas sobre un sistema de coordenadas establecidas por ellos; la oblicuidad de la elíptica, calcularon la distancia tierra – luna, el concepto de longitud y latitud geográfica, el diámetro de la tierra y, sobre las ciencias superiores del cálculo, diseñaron el HAAB o calendario de 365 días,  35 siglos antes de Cristo. Léase tan sólo uno de los 18 libros de ciencias y filosofía del sacerdote, astrónomo, matemático e historiador maya, Chumayel: Chilam Balam, el memorial de Sololá,  o Anales de los Cackchiqueles,

Cuando Martín Alonso Pinzón, capitán de la Pinta, pisó las playas de Abya Yala en los cayos de Samaná (Las Azores y no En santo Domingo como afirman los cronistas españoles) el 21 de octubre de 1492, 18 horas antes del arribó de Colón, regía en Europa el calendario Juliano con 9 días de imprecisión, iniciado el año 46 a.c. En 1582 es reemplazado por el calendario Gregoriano, corregido mediante el calendario maya. Algunos tratadistas sostienen que el ajuste al calendario Gregoriano se debe al aporte científico de Galileo, pero la teoría se debilita al considerar que sólo en 1606 se manifiestan sus descubrimientos en el campo de la astronomía. Otros lo atribuyen a Copérnico, pero no existen documentos que acrediten tal aserción.

A propósito del Holocausto en Abya Yala
El giro torcido a la versión histórica sobre la destrucción de una cultura y el holocausto de una civilización, radica en que los españoles escribieron falseando las primeras páginas de la historia. Y son ellos quienes continúan escribiéndola.

La historia oficial dio giro torcido a la versión del holocausto, registrando 75 millones de nativos torturados, asesinados y quemados en la parrilla pontificia. El rigor desapasionado de la investigación histórica muestra un holocausto de 470 millones de nativos y 160 millones de negros. Durante la invasión española, los mercenarios secuestraron en África 80 millones de negros por siglo, estableciendo un siniestro mercado de seres humanos. Juan Antonio Llorente, historiador del “santo oficio”, asegura que durante la inquisición ejercida en los siglos de ocupación por las tropas españolas, la iglesia cristiana quemó más de diecisiete millones de indios y otros dieciséis millones sufrieron penas infames, pero investigadores como Gams y Hefele hablan sobre la minimización de estas cifras.

Sobre los españoles escribió López de Gomera: “Las tropas de Cortés eran hordas bárbaras; Balboa tenía una vida de rufián; Enciso, reconocido en España como temido bandolero, arrojaba los cadáveres de sus víctimas a los despeñaderos; Pedro de Heredia mató indios, tuvo maldades, crímenes y pecados por lo que vinieron a España presos, atados con cadenas de hierro, él y su hermano Alonso de Heredia. En el régimen de Pedro de Heredia, murieron en Yucatán 37 millones de nativos; Federman, lugar teniente de Alfinger, era muy cruel, desató una carnicería de indios. De 28 millones de nativos quedaron 18 mil en 40 años”. En las naciones inca, Pizarro, Almagro y su ejército mataron 34 millones de aborígenes. Los habitantes de estos pueblos, como los de Santo Domingo, se suicidaban en masa y las mujeres se negaron a seguir pariendo.

De 42.062.571 kilómetros cuadrados de superficie continental y de propiedad indígena, habitado pacíficamente durante  milenios, fueron despojados violentamente por las tropas mercenarias y enajenados a su descendencia criolla y feudal. La premisa fue un holocausto, un crimen de extinción étnica, por derecho internacional considerado delito imprescriptible de lesa humanidad.

Los indígenas han dejado de ser, ningún representante nativo está acreditado ante las Naciones Unidas, tampoco idioma alguno goza de estatus oficial en ningún estado moderno de América. Excepto en la República Bolivariana de Venezuela, donde la educación se imparte en 38 idiomas indígenas, con sus respectivas publicaciones y literatura. Y los consagra en su legislación, idiomas oficiales.

El único legado de la “madre patria” durante la invasión fue su vector biológico. Como agentes portadores de un gen extraño, diseminaron esporas, bacterias y virus desconocidos a escala continental. Desde la operación mercenaria española, América Latina ha tenido que disponer cuantiosos recursos de su producto interno bruto para atender patologías clínicas de las extrañas infecciones y enfermedades raras que dejaron, en lugar de invertirlos para ofrecer bienestar a los pueblos latinoamericanos, especialmente a los niños. ¿Existe, entonces, justificación para celebrar el “descubrimiento” y erigir en cada parque monumentos conmemorativos a los exterminadores? 

 

Share this article

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.