Hacktivismo: la lucha social en la red ha comenzado

El 7 de diciembre de 2010 conocimos la noticia de la detención de Julián Assange, creador de Wikileaks, la organización mediática internacional sin ánimo de lucro, creada con el fin de divulgar comportamientos no éticos por parte de los gobiernos, de regímenes totalitarios, religiones y compañías de todo el mundo. Entre las filtraciones más relevantes que ha dado a conocer Wikileaks está la divulgación, el 5 de abril de 2010, de un video filmado en el 2007, que mostraba cómo soldados estadounidenses asesinaban al reportero de Reuters Namir Noor-Eldeen, a su ayudante y a nueve personas más, algunas de ellas cuando iban a llevarse a los muertos y heridos de un ataque aéreo en Bagdad.

 

{jcomments on}

 

El otro gran golpe brindado por Wikileaks fue la divulgación de 92.000 documentos sobre la guerra de Afganistán entre el 2004 y 2009, en donde se incluyen sucesos no revelados hasta el momento: víctimas civiles provocadas por soldados de Estados Unidos y por soldados de los países aliados, fuego amigo, conexiones entre la inteligencia pakistaní y los talibanes insurgentes. A partir de estos escándalos, EEUU, con el apoyo de otros países, ha venido librando una lucha a través de censura gubernamental, cancelación de servicios, ataques cibernéticos y de persecución, no sólo contra Wikileaks y Assange, sino contra todo sujeto u organización que devele información clasificada de las superpotencias o de alguna compañía, y que pueda ser de interés público.

A raíz de la detención de Assange, se ha venido creando todo un movimiento de apoyo, no sólo al creador de Wikileaks, sino a toda iniciativa que en el ciberespacio defienda los derechos de los ciudadanos, en especial, el del libre acceso a la información. Las estrategias son diversas: la simple divulgación de videos que generen conciencia social como “La historia de las cosas”, “El futuro de la comida” o “Meatrix”, a través de redes sociales como Facebook o el canal de videos Youtube, o de cualquier tipo de información que los medios de comunicación al servicio del régimen no dan a conocer: convocar a marchas y mítines en protesta contra una ley o exigiendo democracia real, como el movimiento de los indignados en España, hasta ciber-ataques a páginas de gobiernos y multinacionales realizados por hackers con posición política.

Este movimiento se ha inspirado simbólicamente en “V”, el personaje principal de la película “V de Venganza”, del director James Mc Teigue. Dicha película desarrolla su trama en un lugar y futuro ficticio y muestra a “V”, un combatiente por la libertad que se oculta bajo una máscara Guy Fawkes (conspirador católico de 1605, que quería volar en mil pedazos al parlamento inglés y asesinar al rey Jacobo I para acabar con la persecución religiosa del cual eran objeto), como quien persigue la destrucción de un estado fascista ubicado en Inglaterra.

Ciber-activismo: revueltas informáticas
Expresión de esta nueva forma de lucha social es el movimiento de “activistas informáticos”, que, a diferencia de los “hackers informáticos”, no son simples entusiastas de la tecnología que buscan deficiencias en los sistemas para aprovecharse personalmente de ellas, sino que son personas que persiguen fines acordes a sus creencias políticas y que operan en la red de distintas maneras.

Ejemplo de estas expresiones es el autodenominado Anonymous, un grupo de activistas informáticos que, literalmente, le han declarado una Ciber-guerra a los gobiernos y a las grandes corporaciones empresariales y financieras como Sony, Apple, algunos de los bancos más importantes del mundo y hasta a los portales del Senado norteamericano, del FBI y la CIA. Su lema se puede escuchar al final de una gran cantidad de videos que están colgados en Youtube y que reza así: “El conocimiento es libre. Somos Anónimos. Somos Legión. No perdonamos. No olvidamos. ¡Esperadnos!” Su gran bandera de lucha es la libertad de acceso a la información.

Anonymous no es una organización, ni tiene “cúpula” de líderes, como socarronamente lo quieren hacer ver los organismos de seguridad para sembrar la opinión de que está luchando contra una organización de delincuentes informáticos, es más bien una nueva forma de actuar de los ciudadanos (algunos de ellos hackers), que protestan virtualmente de forma anónima, a través de distintos medios, contra los abusos de los gobiernos y las corporaciones. La forma básica de ataque de Anonymous y sus seguidores son los bloqueos al acceso a un sitio Web. Utilizando un Sofware que se llama LOIC (Low Orbital Canyon) cualquiera puede hacer que la petición hecha por un solo internauta se multiplique de manera exponencial y, si ese programa es usado por miles de internautas, eso llevará a que el servidor se sature y no pueda garantizar el acceso al sitio en Internet.

Esto es lo que se conoce comúnmente como un ataque DDoS (Distributed Denial of Service), y es el tipo de ataques que Anonymous ha cometido desde el 2006, cuando se empezó a articular esta red de ciber-activistas, como ellos mismos se definen. Este acto es similar a cuando se bloquea una calle o plaza y no necesariamente lo hacen Hackers sino que cualquiera, estudiantes, amas de casa o profesionales de cualquier área que sepan navegar en la red, pueden atacar una Web previamente acordada como objetivo (target) en alguna de las redes sociales existentes, utilizar el LOIC y “tumbar” la página. Ejemplos de este tipo de ataques son los realizados a las Web de Master Card y a Paypal a finales del año pasado, en respuesta a la decisión de esas dos grandes compañías de evitar las donaciones a Wikileaks luego de que el escándalo del Cablegate se diera a conocer en el mundo entero. 

Pero Anonymous no ha estado solo, no hace mucho tiempo se le sumo otro grupo de “hacktivistas”, al parecer más poderoso, denominado Lulzsec, que ha atacado las Webs del sitio de noticias PBS, colocando una noticia falsa, parecida a la que hace apenas algunos días colocó otro grupo de hackers llamados 'Scriptkiddies'  en la cuenta de Twiter de la cadena de televisión Fox en la que informaba de la muerte, por dos heridas de bala, del presidente Obama. Anonymous y Lulzsec se asociaron y crearon una operación llamada “Operación anti-Security”, la cual ha tenido como finalidad atacar los portales informáticos de los gobiernos del mundo y ya tuvieron sus resultados: derribaron el sitio de la Agencia contra el Crimen Organizado de Reino Unido  (SOCA, por sus siglas en inglés), sabotearon los sistemas de Nintendo, Sony, el FBI y La CIA. Después de esto se desató, de manera coordinada, una ola de ataques a portales gubernamentales en Egipto, Libia, Irán, Argelia, Malasia y, en Latinoamérica en Colombia, Brasil y Chile. En este momento se prepara un ataque contra portales gubernamentales de México y contra toda iniciativa gubernamental de control a la libertad de información como la Ley Sinde (España) o Ley Lleras (Colombia).

Como se dijo, en Colombia también se han presentado ataques contra la página de la Presidencia de la República, la del Senado y la del Ministerio del interior, en el marco de la construcción de la Ley de derechos de autor o mejor conocida como Ley Lleras, y que de ser aprobada podría significar que se penalice la reproducción total o parcial de una obra y que el libre intercambio de información se vaya limitando cada vez más. Esta ley, según los expertos en cultura digital, no defiende realmente los intereses del autor sino de las grandes corporaciones del entretenimiento. En una entrevista al grupo de Anonymous Colombia realizado por la revista Semana y publicada el 26 de junio de 2011, el grupo manifestaba su desaprobación a la Ley Lleras: “No simplemente “nos molesta”, la rechazamos totalmente. Esta clase de leyes (ACTA, Side, Lleras y Hadopi), son intentos del grupo en el poder para reafirmar una posición de ventaja respecto al ciudadano. Estas leyes buscan mantener modelos de negocio obsoletos e imponerlos en el ciberespacio. Las empresas transnacionales han recurrido a varias técnicas, las cuales responden al mismo objetivo, con el apoyo total de los gobiernos y en detrimento de los ciudadanos”.

La motivación de los ciber-ataques que se han venido realizando es indudablemente política, independiente de quien se lo atribuya, ya sea Anonymous, Luzsec u otro grupo, y se puede rastrear en los cientos de videos y mensajes “manifiestos” de Anonymous que se encuentran en la internet:
“No te asustes, somos Anonymous, no nos gusta la violencia, no queremos guerra, no tratamos de crear un caos, somos los humildes e innumerables defensores de la libertad de expresión. Cuando hay libre flujo de información y está en peligro, nos organizamos para contraatacar todos juntos, tan fuerte como podemos. Ahora empiezas a darte cuenta de que podemos ser fuertes de verdad, sentimos las molestias y te invitamos a abrocharte el cinturón: trabajamos por vuestra libertad, luchamos en su nombre y nunca nos rendiremos. No solo desafiamos las dictaduras y las censuras, vamos a desafiar a todos líderes del mundo libre también, porque, no intentamos destruir la democracia moderna, pero intentamos mejorarla les guste o no”.

A pesar de que en un comienzo el slogan de estos movimientos se había concentrado sólo en la defensa de la libertad de información y su accionar se había limitado a “tumbar” las páginas objetivo, las diferentes expresiones del “activismo informático” han venido trascendiendo su accionar inicial  y han venido “hackeando” información de diferentes entes gubernamentales, como protesta contra la violación de cualquier derecho ciudadano. Es el caso de la obtención y la divulgación, por parte de Luzsec, de información confidencial de la policía del Estado de Arizona, en Estados Unidos, como boletines de inteligencia, manuales de entrenamiento, correos electrónicos personales, así como nombres, direcciones y contraseñas de los agentes de seguridad locales, como protesta y repudio contra la ley antiinmigrante, conocida como SB 1070, la cual fue promulgada el año pasado por la gobernadora Jan Brewer.

EEUU prepara una Ciber-guerra
El nacimiento de este Ciber-activismo ha puesto en guardia a las grandes potencias y a las corporaciones;  la represión y la persecución no se ha hecho esperar. Procesos jurídicos manifestados en demandas a los que invaden sus sistemas por parte de grandes corporaciones, ciber-ataques de denegación de servicio o DDoS contra el portal de Wikileaks y guerras entre “hacktivistas” y “hackers aliados” de los gobiernos y las grandes corporaciones. Ejemplo del primer caso fue la demanda interpuesta por Sony contra George Hotz, hacker de apenas 17 años, quien en el 2007 logró desbloquear el iPhone 3, situación que le mereció la fama mundial y que en el 2010,  a través de pura programación y sin necesidad de un dispositivo externo el joven logró romper los candados del PlayStation 3 de Sony. Hotz publicó en la red cómo se realizaba la violación de la consola, indicando que esta acción únicamente buscaba fomentar los desarrollos de aplicaciones y juegos caseros. La reacción de Sony fue la de demandar a Hotz acusándolo de fomentar la piratería y violación de propiedad intelectual.

Pero lo que realmente se ha venido configurando en la Internet es una verdadera ciber-guerra. En efecto, si en la red hay “Hackers Justicieros” al estilo de un Robind Hood con portátil, también hay “WebNinjas”, como el grupo de hackers autodenominado A-Team, aliados de gobiernos y corporaciones y dedicados a perseguir y develar los correos, las conversaciones, la ubicación y las identidades de personas pertenecientes a organizaciones como Anonymus o Luzsec, con lo que ya han logrado algunas detenciones en Inglaterra y en España.

Pero las superpotencias no se quedan atrás y también vienen preparándose, a través de sus avances tecnológicos para una Ciber-Guerra. En este sentido el ejército de Estados Unidos podrá realizar ciber-ataques contra quienes considere sus enemigos para defender los intereses nacionales y esto gracias a una serie de ordenanzas que apoya y firmará el presidente Obama. Si bien el contenido total de dichos documentos aún no es oficial, la agenda de información AP afirma que la directiva es similar al de uso de armas convencionales o nucleares y autoriza a los militares norteamericanos a  lanzar ciber-ataques durante los conflictos bélicos e incluso en épocas de paz, mediante la infestación con virus de servidores extranjeros, apagones eléctricos teledirigidos y la divulgación de códigos informáticos de servidores de otros países, que en caso de guerra, serían la ruta para la transferencia de virus a otras naciones.

Lo que se está configurando es una guerra en un nivel nunca antes conocido, el ciber-espacio se ha convertido en un nuevo campo de batalla y aunque suene extraño, el escenario actual configura el estilo de hacer la guerra sin reglas, por encima de las convenciones de ginebra que ponen ciertos límites  a lo que se puede y no hacer en una guerra.

Gracias al avance en el desarrollo de las fuerzas productivas y al sentir de cada vez más personas que creen que otro mundo es posible, un nuevo slogan se suma para apoyar la lucha y el cambio social: ¡Hackers de todos los países uníos!

Modificado por última vez el 16/06/2012

Share this article

Acerca del Autor

Carlos Gustavo Rengifo

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.