Fútbol, mafias ilegales y “legalizadas”

En nuestro país, además de todos los problemas que tenemos, el fútbol, del que se espera que sea un elemento de recreación, se ha convertido no solo en uno de los negocios más lucrativos, sino también y en este sentido, en campo de acción de las mafias y grupos delincuentes de nuestras ciudades. Estos, grupos algunos ilegales y otros legalizados, suman numerosas relaciones y vínculos con equipos, y muchos títulos y obviamente millones y millones de pesos.

 

Podemos ver que en muchos de los casos en que han resultado campeones equipos que siempre fueron considerados pequeños, estos muestran una clara relación con grupos mafiosos y terminan siendo investigados y condenados por comprobárseles el uso de dineros de éstas mafias y por las presiones que estos generan. Miremos algunos casos que son muestra fehaciente del problema (uno de tantos) del fútbol nacional.

Históricamente se ha dicho y comprobado que equipos grandes como América, Millonarios y Nacional recibieron plata de los carteles de la droga, el de Medellín, de Cali y el de Rodríguez Gacha. Estas platas datan básicamente la década del 80. Por ejemplo, El América de Cali no había ganado ningún titulo del fútbol colombiano hasta el año 1978, y ahora tienen 13 estrellas. Nacional también inició su época de gloria al final de la década de los 80, cuando llegó incluso a ganar la copa libertadores de América; y Millonarios no sale campeón desde 1988, por la época que Rodríguez Gacha estaba dando plata para el club bogotano.

Éstas parecían historias del pasado, ¡pero no!, está toda la mafia detrás de algunos equipos del fútbol colombiano. Veamos algunos ejemplos: actualmente 8 personas, entre ellos directivos de Independiente Medellín, continúan detenidos, después de pasar unos meses por la cárcel nacional Bellavista, ahora en cárceles municipales como Itaguí o Envigado. El expresidente del Medellín, Javier Velásquez, y el gerente Libardo Serna, entre otros que llevaron a Medellín a salir campeón después de 45 años, enfrentan hoy cargos de lavado de activos y compra del árbitro en la final que jugaron con Nacional en el año 2004.

El caso más reciente y evidente fue el del Chicó, pequeño equipo de la ciudad de Bogotá que trasladaron a Tunja aduciendo motivos económicos y que salió campeón el año pasado. Hace pocos días el periódico El Tiempo mostró cómo en el estadio de Tunja estaba Eduardo Pimentel, presidente del club, en un palco del estadio observando el partido junto a alias “Duglas”, uno de los jefes de la oficina de Envigado y quien hace poco fue detenido en el Poblado. De “Duglas” se dice que sería dueño de pases de jugadores e inversionista en varios clubes del país.

Real Cartagena llegó hace varios años a la final del fútbol colombiano y posteriormente descendió a la segunda categoría. Mucho se especuló acerca de las relaciones con el América de Cali, ya que se le atribuye ser un equipo satélite de éste. Santa Fe, el equipo de tradición bogotana se dice que recibió platas de esmeralderos (Carranza y otros) para conformar la nomina de hace un año y medio, cuando llevó casi 15 jugadores al plantel. La Fiscalía ya plantea la necesidad de investigar esta situación. En el Envigado todos conocieron a su presidente Gustavo Upegui, jefe de la llamada oficina de Envigado, quien fue asesinado al parecer por ajustes de cuentas entre la mafia. Upegui fue presidente de Envigado y miembro de la Dimayor durante varios años.

Millonarios está intervenido por la división de estupefacientes de la Policía Nacional, por la comprobación de dineros del narcotráfico en el club. Actualmente esta dirección de la policía hace parte de las decisiones del club. América de Cali necesitó cambiar de razón social, ya que, debido a que sus dueños eran los antiguos jefes del cartel de Cali, los hermanos Rodríguez Orejuela e incluso desde la prisión seguían manejando este equipo y los pases y contrataciones de jugadores, fueron incluidos en la lista Clinton. Por este motivo muchas empresas se abstuvieron de negociar con ellos incluso patrocinio para su camiseta. Y esto es lo que lleva al club a una situación difícil económica.

También están otros que aparentan ser “limpios” pero que hacen parte de esa mafia legalizada que opera en Colombia, la familia de “Los Char” en Junior, el Senador Camargo en Tolima, la organización Ardila Lulle en Atlético Nacional o el alcalde de Cúcuta que estuvo preso hasta hace poco y tenía relaciones hasta para manejar jugadores del equipo de su ciudad. En varios de estos casos se han denunciado su relación con grupos de mafias en el país; por eso hacen parte de eso que llamo mafias legalizadas, que están presentes públicamente pero que como secreto a voces se sabe de muchas de sus relaciones.

El fútbol, lejos de ser el deporte del “juego limpio”, como invita la FIFA, muestra que es solo un negocio más y que así lo quieren manejar, incluso llevando esto hasta sus últimas consecuencias. Y bueno, hay que hacer una “salvedad” para no ser “injustos” con nuestro fútbol colombiano, y es que esta situación no solo es de este país, recordemos como “La Juventus” fue descubierta y sancionada hace ya casi 3 años por compras de árbitros y relaciones con la mafia italiana.

Con este panorama es imposible pensar en un fútbol por lo menos limpio y que pueda ser ese deporte serio y honesto que todos promulgan. Al contrario, se convierte en una más de tantas mafias que existen en Colombia, donde se evidencia una relación de algunos de los últimos títulos con mafias que se dan detrás de ellos, al menos desde los dirigentes. Desde lo deportivo y popular, sigue siendo el deporte que lleva más gente a acompañarlo, y muchos seguimos asistiendo a los partidos religiosamente a vibrar con cada jugada, cada taco o gambeta así sea de este malogrado y manipulado fútbol colombiano.

 

Share this article

Acerca del Autor

Bernardo Jurado

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.