Secretaría de Comunicación y Formación del CNA

Secretaría de Comunicación y Formación del CNA

Los días 13, 14 y 15 de agosto se reunieron en Chinauta, Fusagasugá, los procesos agrarios Fensuagro, Anzorc, Comosoc, Mesa de Unidad Agraria (MUA), Federeación Agrominera del Sur de Bolívar, Centro y Sur del César, Asociación de Familias Agromineras del Sur de Bolívar, y la Asociación Agroambiental Colombiana Camilo Rodríguez Restrepo –Asacol. Todas estas organizaciones, aunque se encuentran en la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, en los territorios han tenido diferencias entre ellas, por lo que el encuentro tuvo como objetivo hacer el diagnóstico y acordar rutas que solucionen dichos conflictos.

Los territorios donde se focalizaron estos conflictos fueron el Norte del Tolima, Sur de Bolívar, Arauca, Putumayo, Guaviare y Santander, al reconocer tensiones en la convivencia de estos procesos por razones históricas y otras más recientes por diferencias entre las propuestas y metodologías de trabajo con las comunidades. Entre el respeto y diálogo, las partes expusieron sus argumentos y perspectivas de los conflictos, generando un clima de reconocimiento entre las organizaciones, y facilitando así la búsqueda conjunta de soluciones.

Dentro de las actividades creativas que ayudaron a identificar causas y actores de los conflictos estuvo el juego de roles. También se realizaron mesas de trabajo para crear cartografías sociales del territorio y socialización de la situación regional. Cada participante aportó su conocimiento de la región, el estado de las comunidades y percepción del conflicto para cumplir con la meta del encuentro.

Se resaltó, entre todos los involucrados, que existe un actor común cuyo conflicto histórico todavía afecta a estos procesos agrarios y a las comunidades. Se trata del Estado y las políticas extractivas que por años han desterrado al campesinado, robado los bienes comunes y permitido la invasión de las multinacionales minero-energéticas agravando la vida de las personas y destruyendo la naturaleza.

Este es el primer paso del camino de resolución de conflictos territoriales entre las comunidades que participan activamente de la Cumbre Agraria. Estaremos en Santander de Quilichao (Cauca), Tumaco (Nariño), Catatumbo (Norte de Santander) junto a los procesos que comparten el territorio, para seguir con el objetivo de encontrar soluciones a las tensiones generados por diversas razones.

 

Campesinos y campesinas de los departamentos de Boyacá, Santander, Norte de Santander, Arauca, Casanare, Cundinamarca, Meta, Huila, y la Nación U´WA, que defienden los páramos de Cocuy, Santurbán, Pisba, Almorzadero, Tota Bijagual Mamapacha, Guántiva – La Rusia, y Sumapaz, se reunieron del 17 al 19 de agosto del presente año  en el municipio de Mutiscua y Silos del departamento de Norte de Santander, en el primer Encuentro Regional de campesinos de páramos del Centro Oriente, con el objetivo de seguir fortaleciendo la organización campesina y su lucha por la defensa de los páramos, la economía campesina, la permanencia en el territorio y la vida misma.

Teniendo en cuenta los intereses de privatizar y delimitar los páramos que han tenido los gobiernos nacionales, con el más reciente caso de la aprobación de la ley 233, impulsada por el expresidente Juan Manuel Santos, el pasado mes de junio, los habitantes de los páramos de la región del Centro Oriente acordaron impulsar una reforma agraria integral que garantice el acceso a la tierra, el mejoramiento técnico, el acceso a mercados y subsidios de producción junto a la sustitución de alimentos que suman actualmente 14 millones de toneladas anuales.

Además, según los participantes, también se debe reconocer al campesinado como sujeto político de derechos para que se formulen políticas públicas que protejan de manera efectiva los páramos. Pero señalan que este tipo de reconocimiento no ha tenido eco en el Gobierno nacional, pues aseguran que solo beneficia al sector agroindustrial y multinacional.

¿Qué acciones del Estado rechazan estos campesinos que viven y cuidan los páramos?

Se han impuesto resoluciones de delimitación en estos sistemas naturales que prohíben las actividades agropecuarias, como también propuestas de zonificación ambiental que no permiten la discusión de fondo con el campesinado acerca de continuar o no con su actividad campesina. Además, desde el Ministerio de Ambiente se ha estipulado la ley 1930 que restringe no solo la actividad agropecuaria sino también la construcción de vías y casas nuevas.

Otro tema que afecta a estas comunidades campesinas es la militarización y agresión contra los líderes sociales, y contra quienes hacen parte de campañas de defensa del agua y los páramos. Frente a esa problemática de derechos humanos, se acordó en este encuentro continuar la movilización y organización social por medio de un pliego nacional de exigencias para permanecer y defender el territorio. Así mismo, existen las iniciativas de crear la figura territorial conocida Territorio Campesino Agroalimentario, las Guardias Interétnicas, Campesinas y Populares para proteger los bienes comunes y la vida de las comunidades.

En ese sentido, se seguirán creando espacios de socialización y diálogo entre las comunidades campesinas que viven en los páramos de Colombia con el objetivo de fortalecer redes de protección y permanencia en estos territorios.

Vea la declaración política del primer encuentro regional de campesinos de páramos del Centro Oriente de Colombia.

 

 

 

El departamento de Arauca fue declarado como territorio libre de cultivos ilícitos el 22 de marzo del 2018. Esta declaración se hizo en el municipio de Arauquita, con la participación de las organizaciones sociales y populares, institucionalidad y comunidad internacional, como la Organización de Naciones Unidas, Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos y el Alto Consejero para el Postconflicto.

Lo que resalta de este anuncio, es que el logro se debe a la resistencia, movilización y organización campesina del territorio araucano, que a pesar del abandono y violencia estatal sufrida por años, apuestan por la vida a través de alternativas económicas colectivas, como el cultivar alimentos organizadamente para el consumo de la región y del país.

Carlos Núñez, campesino y líder social de la Asociación Nacional Campesina José Antonio Galán Zorro- ASONALCA, proceso articulado al Coordinador Nacional Agrario, revive esta experiencia:

¿Cómo era el contexto de Arauca cuando se cultivaba coca?

Este territorio fue colonizado en la década del 50 y 60 a raíz de la guerra conservadora-liberal, que emprendió el Estado contra el campesinado. Al crecer la población en Arauca, también crecían las necesidades insatisfechas por el Estado. En el 70, se empieza a cultivar la coca y marihuana en Arauca, creando una cultura mafiosa, del trago, prostitución y dejando de producir alimento, como también se dejó de lado la organización social, la exigencia al Estado por el respeto a los derechos de la comunidad. Al tiempo que crecía este cultivo crecía la represión y persecución estatal.

En el 2002, el régimen de Uribe declara a Arauca como zona de consolidación y rehabilitación, traducido en represión extrema contra el campesinado. Se judicializaron a líderes sociales, se asesinaron campesinos, se implementó la extinción de dominio como arma de desplazamiento contra el campesino que tenía en su propiedad cultivo de coca. Todo esto ayudó a los campesinos para que tomaran la decisión de reemplazar la coca por alimentos.

Entre el 2007 al 2009, el campesinado araucano erradica la coca en los municipios de Saravena, Fortul, Arauquita y Tame, llegando a un 80% de erradicación. Aproximadamente había en Arauca 5.000 hectáreas de coca (según cifras oficiales de esa época hablaban de solo 2000 hectáreas de coca), que fueron objeto de erradicación del campesinado.

¿Cómo fue el proceso de las comunidades en la erradicación y reemplazo de la coca por alimentos?

La gente tenía temor de arrancar la planta, porque se decía que se moriría de hambre. Esta planta trajo el atraso al territorio, ya que no requiere de mayor infraestructura, por ejemplo, la gasolina la puede transportar en caballo, sin exigir carreteras o garantías de producción al Estado. Cuando las comunidades de Arauca tomaron la decisión de erradicar, nadie se murió de hambre, a tal punto de no saber de ese cultivo. Hoy en día, se han mejorado las condiciones de vida, en producción, investigación y técnica, como también se ha fortalecido la organización de los campesinos.

Actualmente, se tiene una economía estable con mejores condiciones de vida, dejando atrás el atraso que imponía la coca. Se han organizado los gremios como plataneros, yuqueros, cacaoteros, ganaderos, productores de leche, entre otros y estableciendo rutas de comercio de alimentos hacia el país.

¿Qué reacción tuvo el Estado cuando se dio este proceso?

El Gobierno nacional habla de política antidrogas, antinarcóticos, pero al Estado le sirve que haya coca, es necesaria para justificar el sostenimiento del aparato militar que emprende y reproduce la guerra contra el pueblo. La coca es un sofisma que distrae al pueblo, y de esa manera ayuda a sostener la represión estatal. Cuando se erradicó la coca el Estado no conoció esta experiencia, ni ayudó a las comunidades.  La gente fue a la policía antinarcóticos, al Ministerio de Defensa, por el certificado de erradicación el cual nunca fue entregado por el establecimiento.

El riesgo de la coca, fue la política de desplazamiento a los campesinos de Arauca por parte del Gobierno nacional, que junto al paramilitarismo, la judicialización y la persecución a líderes sociales, la fumigación de cultivos y la extinción de dominio a campesinos con propiedades, buscaba sacarnos del territorio, por ser un área estratégica en riquezas naturales como el petróleo.

¿Qué ventajas o desventajas tiene la erradicación de coca?

La ventaja, es hacer que la tierra cumpla el papel de producir alimento, mejorar la economía, generar un espacio social, como también de proteger el medio ambiente. El campesino se enruta en el papel de mantener el territorio y protegerlo, saliéndose de la cultura mafiosa y camina hacia una sociedad mas justa, crítica, desarrollando la ciencia, la técnica y la tecnología en el territorio.

Los campesinos que cultivan coca, siguen en el atraso, son estigmatizados, la droga producto del cultivo de coca afecta a los jóvenes y demás personas que la consumen. Como pasa con los hijos de campesinos que llegan a la universidad, y por alguna razón conocen las drogas, que vienen del proceso del cultivo de la coca y es un ejemplo entre muchos sobre las consecuencias de cultivar este tipo de planta.

Otra ventaja de erradicar la coca, es la desaparición de los factores que contiene este cultivo, como la violencia, la descomposición social, la desorganización, la contaminación de la naturaleza, descolarización. Por eso, se está a favor de la vida, el territorio, la cultura campesina, y se le exige al Estado que responda por los derechos del campesinado. Debemos generar una propuesta transitoria para dejar la coca, y proyectar un hombre y mujer nueva.

¿Qué proponen a las comunidades que no han erradicado la coca de sus territorios?

A estas comunidades, hay que construir un plan nacional para exigirle al Estado las garantías para producir alimentos y convertirnos en potencia agrícola nacional e internacional. Debemos hacer un balance en materia de consumo interno, para conocer qué podemos producir internamente y qué podemos exportar, porque Colombia puede ser una potencia en comida y no en guerra.

Apuntemos a la producción sana para el mundo, aprovechando nuestras riquezas naturales. Para crear una economía sustentable y sostenible a partir del trabajo organizado de los campesinos y campesinas.

 

 

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.