Olimpo Cárdenas Delgado

Olimpo Cárdenas Delgado

Thursday, 14 January 2010 17:48

Heroes anónimos: Raúl Díaz Argüelles

El Mexicano Paco Ignacio Taibo II ha escrito un hermoso libro titulado Arcángeles, dedicado a doce revolucionarios herejes del siglo XX, así les dice él. La característica de los doce es el valor, la terquedad, la irreverencia. Ninguno de los doce pudo ver sus obras realizarse, todos murieron en el intento y a la mayoría no los recuerda nadie. Uno de ellos, a quien dedicamos este escrito, Raúl Díaz Argüelles es, según el autor, “un personaje secreto en una historia que no acaba de contarse”. Seguramente porque Raúl, a pesar de haber sido un joven radical y valiente hasta las últimas consecuencias, de haber participado en el proceso cubano y la toma del poder el primero de enero de 1959, de haber trabajado incansablemente en la transformación socialista de su país y convertirse en un internacionalista con gran responsabilidad en el triunfo de la revolución de Angola en África, no es precisamente el más nombrado dentro de los héroes de la revolución cubana.

 

Raúl Díaz Argüelles juega un papel fundamental para el proceso revolucionario cubano, en mi concepto, porque se desempeñó con gran valor en la lucha urbana y esta condición lo pone bien arriba, ya que no es lo mismo luchar contra una dictadura asesina, contrainsurgente y proimperialista, como la de Batista, en sus propias narices, que hacerlo desde lo espeso de la selva de la Sierra Maestra. Atentar en el terreno del enemigo contra el dictador, contra un cuartel de la guardia con ráfagas de ametralladora desde un auto en movimiento o contra un alto político o militar en las calles de la Habana, con un arma corta, requiere no sólo de valor, entrenamiento, amor por la causa de la liberación, sino de convicción ideológica sobre las ideas que persiguen una sociedad mejor para todos. Un joven con tan solo 18 años ya contaba con todas esas condiciones, además era otra de sus responsabilidades proporcionar armas y logístican a la guerrilla del Directorio Revolucionario, otro proyecto armado que creció en la Sierra del Escambray y se unió después a la columna dirigida por el Ché.

Su vida
Raúl provenía de una familia adinerada pero consecuente con la causa revolucionaria; él ya había estudiado en Estados Unidos en una academia militar, pero regresó a su país para unirse a la guerra urbana que, contra la dictadura, se organizaba en la universidad de la Habana en cabeza de la Federación Estudiantil Revolucionaria (FER) y cuyos principales dirigentes eran Fructuoso Rodríguez y José Antonio Echavarría, jóvenes imberbes recién salidos de la adolescencia. Hay que decir que a mediados de los años 50 era común encontrar los cuerpos sin vida de jóvenes estudiantes en las calles de la Habana y de Santiago con señales de tortura a manos de la dictadura como muestra del terrorismo de Estado. Pero también hay que anotar que en vez de sentir temor, los jóvenes se sumaban cada vez más a la lucha por derrocar al dictador Batista y parecían competir en una carrera en donde el más valiente se llevaría un trofeo, la gloria.

En este contexto Díaz Argüelles se destaca como un verdadero militante y un hombre sin nervios y con una audacia sin igual. En 1955 Raúl participa en la preparación de un ataque directo al palacio presidencial, pero son descubiertos y el arsenal con que realizarían la acción cae en manos de la dictadura. Raúl sale ileso y tiene que clandestinizarse por cerca de tres meses. A finales de este año es elegido en la dirección del directorio revolucionario de la FER. Pareciera que su nueva distinción le exigiera más al joven revolucionario porque en esos mismos días participa en un tiroteo contra la policía, coloca una bomba en el cuartel de La Lisa y participa en un atentado directo contra el dictador Fulgencio Batista. Con 19 años de edad Raúl ya es uno de los revolucionarios más buscados por la dictadura.

En 1956, el mismo año que desembarca el Granma con el joven abogado Fidel Castro, el Che, Camilo Cienfuegos y otros héroes anónimos que sumaban 82 y que se constituirían en la guerrilla de la Sierra Maestra, Raúl, violentamente perseguido, sale al exilio. Pero desde allí se entrena, hace colectas para armas y regresa en el 57. Desafortunadamente para ese año los mejores cuadros de la FER han sido asesinados y el movimiento ha fracasado en sus golpes militares. El destino parece condenar a Raúl a dirigir, con apenas 20 años, la guerra armada urbana. Dicen que ese año él  irrumpió solo en el canal 4 de televisión batistiana y ajustició al director del canal; también realizó una acción militar al estilo Hollywood, llevando una avioneta cargada de armas desde Miami y, aterrizando de emergencia en plena carretera, alcanzó a repartir los fusiles e incendiar el aparato y escapar ante un ejército de uniformados que lo tenían rodeado. Nuevamente tuvo que salir a USA y preparar otro golpe, pero esta vez en barco y en compañía de muchos hombres del directorio revolucionario en el exilio; así lo harían en febrero de 1958. Al llegar, después de incontables peligros, se repartirían en dos grupos, unos hombres para montar un nuevo frente guerrillero en la Sierra del Escambray, y los demás para reactivar la lucha clandestina en la Habana, entre ellos Raúl.

Este año de 1958 estuvo lleno de contrastes, mientras la guerrilla de la Sierra crecía y propinaba tremendos golpes al ejército de Batista, los jóvenes clandestinos urbanos sufrían bajas en medio de osadas acciones; ya no tenían en dónde esconderse y a pesar de ello Raúl y Gustavo Machín que ahora se llamaban comando No. 1 realizaban tareas un poco alocadas y llenas de valor. Un día, estando en medio de una reunión, se enteran que un alto político de la dictadura irá a una cita médica y salen corriendo a su encuentro y lo agarran a tiros hiriéndolo y escapando. La guerrilla en la Sierra les ordenó subir para que protegieran sus vidas ante la persecución desbordada y el asesinato de casi toda la dirigencia, pero Raúl no pudo ir porque en esos días, mientras cumplía una cita, fue emboscado y para escapar tuvo que saltar desde un tercer piso y huir en un auto mientras era ametrallado; casi pierde la pierna y por ello no pudo viajar; debió asilarse en la embajada de Brasil y allí fue operado. En menos de dos meses ya estaba de nuevo en acción y con el fin de sabotear las elecciones, ametrallaron desde un carro en movimiento un cuartel de policía propinándole siete bajas y varios heridos.

Para viajar hacia la sierra del Escambray a la columna 8 comandada por el Che, se hicieron pasar por locos y entraron a un sanatorio en donde serían recogidos. Pero fracasaron; entonces tuvieron que disfrazarse de choferes y así llegaron. Esto ocurre a finales de 1958. Es necesario aclarar que una cosa es la guerrilla del 26 de julio liderada por Fidel y el Che y otra era la del directorio revolucionario de la FER; de todas maneras las dos firmaron la unidad revolucionaria en el pacto del Pedrero. El 10 de diciembre de 1958 inicia la más veloz y agresiva campaña revolucionaria para tomar de una vez por todas el poder y hacer rendir a Batista, el objetivo unificado para la columna liderada por el Ché y el directorio Revolucionario comandado por Faure Chomón es la ciudad de Santa Clara y todas las poblaciones que se encontraran en su camino y en donde se acuartelaban cientos de soldados del régimen que superaban 8 a 1 a los rebeldes. En todas estas batallas, y sin experiencia en la montaña, participó con éxito Díaz Argüelles, todas las pequeñas poblaciones fueron tomadas por los rebeldes, el ejército de Batista fue derrotado y cientos de soldados tomados prisioneros. Tras su última victoria en Trinidad, el dos de enero de 1959, Raúl Díaz Argüelles, con tan sólo 22 años de edad, entra triunfante a la Habana con el grado de capitán.

Más allá de la victoria
Cualquier joven embriagado por la fama, por la admiración de niños, hombres y mujeres que los veían como héroes habría sucumbido, pero Raúl no se detendría a celebrar, pronto fue nombrado jefe de investigaciones de la policía y sin tener la mayor experiencia tuvo que enfrentar la mafia de la droga, el juego y el bajo mundo que para la época dominaba la Isla como rezago de una dictadura bajo el imperio norteamericano. La tarea no sólo no le quedó grande al joven Raúl, sino que jamás sucumbió a los ofrecimientos de jugosas sumas de las mafias y acabó con todos, ganando fama de implacable ante la corrupción y el crimen. En 1961, mientras Fidel enfrenta la invasión a Bahía Cochinos, Raúl lo hace en Matanzas y la Habana enfrentando las redes que la contrarrevolución tejía en estas zonas de la Isla.

En 1963 es nombrado jefe artillero del ejército y en el 66 miembro del estado mayor en Matanzas. En ese cargo dirige y participa en las campañas de corte de caña, creación de escuelas y organizando talleres mecánicos. Raúl nunca se sintió por encima de sus subordinados, trabajaba hombro a hombro con ellos y evitaba ser distinguido por su cargo entre los soldados, por lo tanto se quitaba los distintivos del uniforme, era un ejemplo tal como lo fue el Che. En 1967 lo sacude la noticia del asesinato en Bolivia del Che y de su mejor amigo Gustavo Machín, el mismo con el que convivió en las más duras situaciones, aquel con el que se disfrazó de loco y de chofer para subir al Escambray y luchar al lado del Che en la victoria final. No podemos dudar que su mayor dolor era
 no haber estado allí con ellos.


Diáz Argüeyes en África
En los años 70 Raúl Díaz acompaña a Fidel en sus giras por Chile y por África, su cargo ahora está en el ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias en labores de colaboración militar y amistad con otros procesos revolucionarios en el ámbito global. Siendo coronel, Díaz Argüelles es seducido por la causa de los rebeldes africanos y sin dudarlo se va para Guinea a luchar contra los colonizadores portugueses logrando al lado de Amílcar Cabral la independencia de Guinea en 1974. Dicen que también participó en la guerra de los seis días al lado del ejército sirio y que fue responsable de detener a los invencibles blindados israelíes. Pero en 1975, tras la débil independencia de Angola de manos de los portugueses y la amenaza de recaer bajo el dominio sudafricano y norteamericano en complicidad con supuestas fuerzas independentistas de Angola, el gobierno cubano acude en apoyo del Movimiento para la liberación de Argelia (MPLA) dirigido por Agostinho Neto.

Quien sería sino el coronel Raúl Díaz Argüelles con el seudónimo de Domingos Da Silva, quien se dispondría a dirigir más de 480 cubanos especializados llegados en tres barcos dispuestos a entrenar a los militantes del MPLA y luchar en una guerra regular contra poderosos ejércitos amparados por las potencias. Había que detener el avance de las poderosas fuerzas sudafricanas y el FNLA auspiciado por la CIA y los mercenarios portugueses, británicos y franceses y el ejército oficial de Zaire, los unos por el sur y los otros por el norte. En la capital bajo dominio del MPLA de Agostinho Neto y ahora de Díaz Argüelles resistían mientras se llegaba la fecha acordada a nivel internacional para proclamar la independencia el 11 de noviembre de 1975.
Todos los ejércitos contrarrevolucionarios apoyados por las grandes potencias avanzaban hacia la capital masacrando pueblos enteros a su paso; pero los revolucionarios de Agostinho Neto y Díaz Argüelles, o mejor Domingos Da Silva, se jugarían literalmente la vida para detenerlos. A finales de octubre, Díaz Argüelles logra con fuerza de artillería detener a más de mil soldados del ejército de Zaire, a los falsos revolucionarios del FNLA y los mercenarios portugueses a menos de 30 kilómetros de la capital. Nadie lo creía; aun en la huida los contrarrevolucionarios arrasaron lo que encontraron a su paso con actos de antropofagia.

En los primeros días de noviembre Díaz Argüelles ya estaba en el sur enfrentando a los sudafricanos, decenas de blindados amenazan a la capital controlada por los revolucionarios que esperan aguantar unos días más hasta la fecha de proclamación de independencia. No había forma de detener al enemigo; entonces Díaz Argüelles o Dimingos Da Silva o nuestro héroe anónimo toma la decisión de hacer explotar los puentes y así generar una barrera natural para detenerlos; y en efecto lo logra, luego arrecian sobre el enemigo y en esta confrontación caen varios cubanos y africanos revolucionarios, pero también se logra unas horas más.

Entre tanto, en Cuba el Partido Comunista define por unanimidad apoyar la revolución angoleña de manera abierta y envía dos aviones que entran clandestinamente con 82 hombres de las fuerzas especiales élite de la revolución cubana, ahora Díaz Argüelles está en su mejor momento, es el 8 de noviembre de 1975, tres días antes de la proclamación. Sin embargo, las fuerzas del FLNA contraatacan con más de 24 blindados; los cubanos los esperan con lanzacohetes y vuelven a sacar corriendo a los contrarrevolucionarios; pero inmediatamente se desplazan al sur a enfrentarse con los sudafricanos, mientras Díaz Argüelles se faja contra estos, acompañado de las fuerzas élites cubanas y los mejores guerrilleros del MPLA. Allí se dan hechos de extremo heroísmo de prominentes figuras como el escritor Pepe Tela y Casano, se niegan a retirarse del frente de batalla por amor a su revolución, Casano muere y Tela es herido. Díaz Argüelles continúa luchando, mientras tanto en la capital Agostinho Neto en la madrugada del 11 de noviembre declara la independencia de Angola bajo el rugir de las bombas y la metralla.

Pero serían los siguientes días los más sangrientos y en los que se librarían las más horrendas batallas y allí siempre Díaz Argüelles al frente con sus cubanos y con sus revolucionarios angoleños enfrentando ejércitos poderosos que osaban apagar el sueño de libertad. Sería la batalla de Evo en noviembre 27 la que verdaderamente le daría la independencia a Angola y sólo hasta los primeros días de diciembre las cosas darían un vuelco a favor de la revolución con el arribo de más apoyo cubano.

Pero entonces en su avance glorioso el blindado de Díaz Argüelles cae en un campo minado y sus piernas son despedazadas desangrándose hasta morir el 11 de diciembre de 1975 a los 39 años. Su mente y su cuerpo ahora en África,  triunfante contra los sudafricanos, habiendo logrado lo que era imposible ante los ojos del mundo se despedían para siempre. La vida, sin embargo le daba a Raúl Díaz Argüelles lo que se merecía: la eternidad.


Riosucio es un municipio de Caldas, rico étnica y culturalmente; su población es mayoritariamente indígena y se organiza en resguardos. También en recursos naturales tiene de todo, ostentan un territorio rico en oro, agua y tierra fértil, estratégicamente ubicado ya que es el centro del reconocido triángulo de oro que forman los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío. Sobre este territorio tienen puestos los ojos los grandes capitales y se planean megaproyectos como el puerto seco de Supia, la explotación a gran escala de oro y la producción de energía para abastecer esos megaproyectos.

Recientemente la administración de la Empresa de Teléfonos de Bogotá (ETB) realizó todos los esfuerzos legales y comerciales para conseguirle un socio estratégico a esta poderosa y eficiente empresa de los capitalinos.

Thursday, 22 October 2009 16:15

El Teatro: Terapia contra los dolores del alma

Adriana y Oscar son unos convencidos del papel que juegan las artes escénicas y el arte en general en la propuesta emancipatoria de la humanidad, por esta razón siempre le han apostado al trabajo con las comunidades más humildes, con los desplazados, con las víctimas de la violencia, con las negritudes. En esta conversación nos compartieron su experiencia con víctimas del desplazamiento en Santander. Ellos ofrecen su obra a las víctimas, como una herramienta de apoyo psicosocial y de recuperación de la autoestima y el amor por la vida. Esto fue lo que nos contó Adriana Diosa, integrante del grupo Arlequín y Los Juglares.

 

Hay una propuesta que nosotros hemos adelantado no solo en Colombia sino en otras regiones de Centroamérica, es una apuesta metodológica de trabajo con víctimas desde la perspectiva teatral, se llama Arte, Teatro, Memoria y Vida. La trabajamos especialmente en Guatemala y la hemos venido sistematizando para entregársela a las comunidades de todas partes.

En Guatemala trabajamos con jóvenes que nacieron después de la guerra terrible que vivió ese país, ellos nos contaban lo que sabían de su pasado. Nosotros les contamos lo que no les habían contado y lo que les contaron mal. También lo que habíamos aprendido e investigado a partir de las vivencias de sus abuelos, de sus padres y familiares y todo ello lo recreamos con el teatro a través de obras en las que ellos participaron. Todo eso en una localidad llamada Rabinal, en donde hubo más de 5000 muertos; la idea era que comentaran ese pasado y a partir de ello cómo veían el futuro.

El trabajo en Guatemala lo desarrollamos a instancia de un amigo alemán. A través de él, conocimos a otro alemán que trabaja en Bucaramanga en la Corporación Compromiso. Él nos invitó a hacer parte de un proyecto llamado Arti – Cultura - comisión de arte y cultura que trabaja la comunicación -. Bucaramanga, como la mayoría de ciudades colombianas, está rodeada de extensas zonas rurales afectadas por el terror de la violencia paramilitar y, en general, del conflicto armado. A esa ciudad llegan miles de desplazados y de víctimas. Con estas personas nos encontramos para escucharlas y buscar conjuntamente a través del teatro una terapia de resarcimiento del alma, de la autoestima y autovaloración y de atención psicosocial.

Hicimos una convocatoria en la casa de la cultura de Bucaramanga, donde presentamos la obra del Morir y El Nacer y el Vivir y el Hacer, como testimonio para que la gente viera cómo, desde otro lenguaje, se puede denunciar y contar los hechos que en un momento alteraron la paz y la armonía de muchos colombianos y hacer catarsis. Allí se inscribieron alrededor de 40 personas. Trabajamos desde el lenguaje lúdico y teatral la forma de concebir y transmitir a la sociedad el tema de la verdad, la justicia y la reparación integral de las víctimas a partir de su experiencia personal, a pesar de lo difícil que esto resulta para la mayoría; lo importante era cómo lo entendían y cómo podrían representarlo teatralmente. Hicimos muchos ejercicios de recuperación y elaboración de memoria con las experiencias aprendidas en las comunidades indígenas de Guatemala: Una propuesta llamada los Quita Pesares, que les permitió realizar un ejercicio apoyado en la solidaridad del otro para poder contarle con exactitud todo lo acontecido en su vida.

Con todos estos materiales se construyó una obra escénica y dramática dirigida por Oscar, que tuvo como nombre Cultivé una Rosa Blanca, a partir del poema de Martí. El logro de esta propuesta es que rebasa la denuncia, el panfleto y trasciende lo simbólico porque los actores son las propias víctimas entre las que se destacaban desplazados de Barranca, Santander, Pie de Cuesta y Montes de María. La idea era que ellos se dieran cuenta que también desde el arte se puede protestar y adelantar acciones fuertes y que generen reflexión y sensibilidad en la sociedad. El proceso llevó a que fueran los propios actores-víctimas los que definieran cuándo y en dónde se realizaría el acto, la obra escénica; ellos escogieron el parque Santander, un espacio muy popular y céntrico donde concurren personas proveniente de distintos barrios populares, vendedores ambulantes, víctimas de la violencia cotidiana del Estado y de la crudeza de las ciudades. Hubo mucha asistencia, el público transeúnte que pasaba en el momento se detenía a contemplar la obra como si previamente hubiese sido invitado.

Para las víctimas, que participaron como actores y actrices, fue una actividad que aumentó la autoestima al sentirse importantes, grandes, porque estaban haciendo lo más significativo de sus vidas interpretando otro lenguaje. Esto generó varios impactos: en la gente del común porque rompe la cotidianidad que oculta la verdad mostrando que aquí no pasa nada, cuestiona la indiferencia con las víctimas y descubre que hay otra lectura de lo que pasa en el país, sólo denunciada por la comunicación alternativa. De otro lado, permitió conocer el derecho que asiste a las víctimas a ser indemnizadas integralmente y cuestionarse sobre cómo los crímenes imprescriptibles de lesa humanidad continúan en la impunidad. Si todas estas personas asesinadas por el estado, y cuyo delito ha quedado impune, estuviesen vivas, el país sería distinto.

Nuestra propuesta como Arlequín y Los Juglares es que estas personas victimizadas por el Estado puedan desarrollar el trabajo de derechos humanos con toda la comunidad afectada y con otros grupos del país y que el teatro y, en general, el arte jueguen un papel importante dentro de ese propósito.

Al mismo tiempo, se le aporta a la comunidad fundamentalmente en lo psico–social y jurídico. Para fortalecer los procesos de las víctimas de Bucaramanga es muy importante que la gente maneje el tema de la memoria, la propuesta de retorno, la cual está muy avanzada como herramienta fundamental de reapropiación de sus territorios. Que las familias de los desaparecidos se articulen con los desplazados que viven en esta ciudad, con ASFADES y con los movimientos de víctimas de crímenes de Estado. La idea es que podamos acompañar otros procesos de víctimas para conjugarla en una sola propuesta que se exprese en lo simbólico para fortalecer la articulación cultural y de comunicación popular.

A mediados de Julio de 2009 se llevó a cabo una audiencia pública en la ciudad de Medellín convocada por el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes,  Germán Reyes. Asistieron entre otras personalidades la senadora Gloría Inés Ramírez, el director de la policía de Medellín, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y representantes de las ONG defensoras de Derechos Humanos. La audiencia se centró en las denuncias de las víctimas de los delitos de estado y las ONG señalaron con gran valor a los responsables. Ese día hablamos con Gloria Inés Ramírez, a quien la Corte Suprema de Justicia le había dictado fallo inhibitorio por la investigación de Farcpolítica.

 

ntes de hablar con Gloria Inés Ramírez, Periferia estuvo atendiendo los informes y denuncias de las personas que allí participaron. Siguen siendo muy graves los hechos que se presentan y que los medios masivos de comunicación omiten o minimizan como, por ejemplo, la ola de homicidios en la ciudad de Medellín, estos se han disparado y han sido “despachados” por las autoridades como simples refriegas entre bandas emergentes. Uno de los casos más aberrantes es el de Itagüi, en donde el número de víctimas a manos de sicarios y pandillas al servicio del narcotráfico y de la llamada oficina de Envigado, que se trasladaron a esa zona, siguen en aumento al 25 de mayo de este año los asesinatos sumaban 70. En junio se encontró una fosa común con dos cuerpos y, al parecer, existen más fosas. También fueron desplazadas 110 personas del sector de la Esperanza. Al parecer, paramilitares desmovilizados también hacen de las suyas. Según, la ONG Corporación Nueva Gente, a sus integrantes los vienen señalando, persiguiendo y amenazando por hacer las denuncias y señalar a los agentes de la fuerza pública como posibles responsables de permitir y participar en los crímenes.

Otra denuncia más grave aun la hizo la Corporación Jurídica Libertad, señalando con cifras concretas que son ya 2046 procesos de víctimas de los mal llamados falsos positivos (asesinatos) a manos de miembros de la fuerza pública; estos procesos son llevados por la unidad nacional de derechos humanos. También denunciaron la grave situación que viven los defensores de derechos humanos y los miembros de organizaciones sociales porque, cada vez en mayor cantidad, son judicializados y llevados a las guarniciones militares en donde funcionan fiscales delegados, los cuales están absolutamente parcializados y acusan a los dirigentes de participar en grupos ilegales armados. Esta conducta, afirma la Corporación Jurídica Libertad, es inaudita, la existencia de fiscalías dentro de los batallones le quita seriedad e independencia a ese organismo. Recientemente fueron 12 integrantes de las más respetadas ONG de derechos humanos y dirigentes reconocidos en Antioquia los llevados a la IV Brigada del ejército, con sede en Medellín, a rendir indagatoria. Allí se les sindicó de pertenecer a las FARC; a  Winston Gallego, de la Corporación Sumapaz, lo capturaron sin mediar siquiera una orden judicial.

Varias cifras que destacó la Corporación Jurídica causarían risa, a no ser porque lo que se dice en ellas es referido a muertes de seres humanos. Al parecer las cuentas de los organismos de seguridad del Estado y del gobierno mismo y las fuerzas militares están despelotadas. Según cifras oficiales, el número de desmovilizados de los grupos armados ilegales asciende a 15.209, capturados son 33.489 y abatidos en combate 12.000, esto da un total de 60.698 miembros de los grupos ilegales, entre paras y guerrilleros; o sea que según estas cifras en Colombia ya no hay guerrillas ni grupos paramilitares, porque según los datos del mismo gobierno, antes de Uribe se hablaba de unos 12 mil guerrilleros de las FARC, unos dos mil del ELN y unos 11 mil paramilitares, mal sumados nos dan 25 mil, ¿será que los otros 35 mil son falsos positivos, serán ciudadanos de esos que los familiares no conocen su paradero, o será simplemente que la guerra la está ganado el gobierno gracias a las estadísticas y a la labor encomiable de los medios masivos de comunicación? Otro dato, también oficial, es que las guerrillas le han causado 4.054 bajas al ejército, le han herido 9.636 uniformados y las minas le han causado daño a otros 4.164, o sea que la fuerza pública ha recibido la nada positiva suma de 17.854 golpes militares en su contra. Menos mal que estos hechos ocurren, según el gobierno, en un país en donde no hay conflicto armado.

Hablando con Gloria Inés Ramírez
Gloria nació en Filadelfia, Caldas, y desde los 15 años dedicó su vida a la lucha social  en el campo de la salud, la vivienda y especialmente en el sector de la educación. Aunque nació allí, su vida sentimental y política la desarrolló en Pereira. Fue presidenta de la Federación Colombiana de educadores, FECODE, y obtuvo la mayor votación en las elecciones de la CUT nacional, por lo cual fue elegida en el ejecutivo de esa central obrera. Ha sido perseguida, amenazada y asilada política. En el 2007 fue elegida senadora de la república. Sin duda alguna, una mujer con mucha formación e independencia política. Como presidenta de la comisión de paz del senado asistió a la audiencia pública de derechos humanos en Medellín y nos concedió esta entrevista:

A propósito del tema de las ejecuciones extrajudiciales, falsos positivos y en fin asesinatos a manos de la fuerzas armadas colombianas, denunciadas en esta audiencia ¿qué nos puede decir?
“Las ejecuciones han sido corroboradas por la presencia del relator especial de las Naciones Unidas para este caso y una conclusión dice que estas no son espontáneas, ni casos aislados de unos cuantos mandos militares, sino que ha sido una práctica sistematizada; encontró que hay un gran compromiso de las Fuerzas Armadas, es decir hay un proceso de doctrina y una política de compensaciones que en última instancia ha llevado a esta práctica de violación de Derechos Humanos. Igualmente está el informe sobre las desapariciones forzadas que se ha venido incrementando en Colombia en los últimos años y que es una práctica que tenemos que desterrar. De ahí la importancia de ponerle fin al conflicto, reconociéndolo, pero sobre todo entendiendo que no es a través de la guerra,  sino a través del diálogo y la negociación política que se pueden resolver. Hoy hay 21 conflictos  en el mundo y están todos en una mesa de negociación, ¿por qué Colombia no?”.

Frente al tema del conflicto armado que vive nuestro país y la existencia de la guerrilla de las FARC y el ELN que han cumplido 45 años de su fundación, en julio de 2009,  ¿qué se discute en el congreso  y que piensa usted?
“Acerca de las políticas de paz en un país donde existen estos actores armados hay como dos reflexiones que yo hago: lo primero es que si uno quiere hacer un análisis sobre el tema debe tener en cuenta el referente histórico y yo he encontrado que el uso de las armas ha estado presente en la política siempre en nuestro país, desde allí hay que empezar a hacer el análisis; y lo segundo es que hay dos concepciones totalmente distintas sobre cómo parar la guerra, la una desde el punto de vista de la pacificación, por la fuerza, por la vía de las armas, por la vía de la jurisprudencia de la guerra; y la otra por la salida negociada, dialogada y política. Por eso las metodologías son contrapuestas. Sin embargo, todos los integrantes de la comisión de paz del Senado de la República coincidimos en que hay que trabajar hacia el acuerdo humanitario, que no logra erradicar el conflicto, pero si humanizar el mismo, por ejemplo hay que desterrar la práctica del secuestro, de la desaparición forzada, hay que dignificar las condiciones de los presos en las cárceles, tenemos que acabar con el reclutamiento de niñas y niños, con la estigmatización de los defensores de derechos humanos y líderes sociales y con la satanización de los campos universitarios y mucho más, y a este proceso lo hemos llamado de campaña por una pedagogía hacia el acuerdo humanitario”.

Frente al proceso de la entrega de secuestrados por parte de las FARC y la mediación de Piedad Córdoba, ¿que opina?
“Bueno, estamos en ese proceso. Colombianos y colombianas por la paz lo ha dicho públicamente, hay un proceso de interlocución que ha jugado de manera importante en lograr que muchas personas regresen al seno de sus familias, pero también hay que decir que esa decisión hoy está en manos del presidente de la república. Es importante que se haya reconocido la participación de Piedad Córdoba y el presidente debe hacer una reunión con ella para establecer los procedimientos y teniendo eso resuelto se podrá trabajar en la liberación de estas personas con mucha seguridad”.

Volviendo al tema de la audiencia. ¿Como presidenta de la comisión de paz del senado qué va a hacer con la información recibida en esta audiencia pública?
“Lo que nosotros hacemos es lo que nos corresponde constitucionalmente: llevar estas informaciones a las plenarias del senado y a cada una de las comisiones, pero además hacerlas conocer de los estamentos institucionales como la Vicepresidencia de la República, el Ministerio del Interior, el Ministerio de la Defensa, la Fiscalía, y también denunciar nacional e internacionalmente. Frente a la persecución a dirigentes sociales y defensores de derechos humanos que se lleva a cabo por la fiscalía delegada en la IV Brigada, eso hay que visibilizarlo. La gran preocupación es que la fiscalía funcione dentro de la Brigada, eso hay que frenarlo porque se pierde la autonomía; la fiscalía no debe funcionar allí. Imagínense un juez o un fiscal impartiendo justicia desde las instalaciones de una brigada, lo que sienten las personas allí dentro es miedo y eso le quita seriedad e imparcialidad a sus decisiones y no les da garantías a los imputados, no hay independencia, por ello en el senado vamos a solicitar que las fiscalías salgan de las guarniciones militares”.

También la senadora dijo que hay que condenar la ley de víctimas, porque no hay un proceso de reparación tal como exigen los estándares internacionales. “Nosotros pensamos que hubo una burla a las víctimas y por ello insistiremos en presentar un nuevo proyecto para que se armonice con el sistema de Naciones Unidas, que respete los derechos humanos. La ley del gobierno ya fue sancionada por Uribe y es más una ley a favor de los victimarios”.

Saliéndonos un poco del tema ¿Qué pasa con las bases gringas?
“Lo que quiso hacer Uribe fue canjear TLC por las bases militares en Colombia. Lo que habíamos temido cuando Ecuador sacó la base de Manta y denunciamos era que el gobierno venía negociando ese tema con Estados Unidos y no nos equivocamos. Hoy es claro que este gobierno, sobre la base del engaño y la mentira, pisotea la soberanía y por ello le daremos un debate en el Congreso de la República y yo, como vocera del Polo Democrático lo haré con la facultad del control político”.

No podemos pasar por alto el tema de la Farcpolítica ¿De qué era que la acusaban?
“A mi se me señaló de muchas cosas, como ser la ideóloga de las FARC, la amante de Raúl Reyes, de ser la que les buscaba las finanzas a las FARC, de haber estado en una cantidad de países que yo jamás he visitado; es decir, hubo toda una estigmatización y señalamiento que por fortuna después de una investigación exhaustiva la Corte Suprema de Justicia ha dejado sin piso a través de un fallo inhibitorio porque hay inexistencia de un delito. Lo que queda claro es que hay una actitud malvada de la fiscalía, como lo he dicho desde el principio, porque los fiscales, de manera perversa, preseleccionaron a través de un buscador de un computador los dos nombres de las senadoras Piedad Córdoba y Gloria Inés Ramírez y no colocaron los 102 nombres de los senadores de la república. Esto demuestra que había un prejuicio que por ser mujeres de izquierda y estar inmersas en un proceso de paz, entonces seguramente estábamos articuladas a las FARC y que, como siempre lo han manifestado la derecha de este país, la izquierda está unida a la guerrilla”.

“Yo pienso que esto ha quedado claro para el país, por eso decimos que quienes somos luchadores sociales, sindicalistas y, en mi caso, que he sido una defensora férrea de los derechos a la salud, a la educación, entonces somos perseguidas. De todas maneras seguiremos haciendo lo mismo con transparencia y públicamente pondremos nuestros puntos de vista. Siempre dije que asumiría los efectos políticos de mis acciones políticas, incluido si toca un carcelazo porque tengo claros mis principios y la conciencia de lo que he hecho y seguiré haciendo, porque creo que el país se merece un destino distinto”.

Finalmente, ¿Qué opina de la consulta interna del Polo del 27 de septiembre de 2009?
“El PDA está en un proceso muy importante de debate ideológico. Estamos con tres precandidaturas: la del doctor Carlos Gaviria, Gustavo Petro y Lucio, el periodista de Cartagena. Indudablemente las reglas que tenemos es que el que gane todos lo apoyaremos, la verdad es que esperamos que se cumplan esas reglas y yo personalmente estoy apoyando la campaña de Carlos Gaviria Díaz,  que es un hombre que representa la transparencia, la honestidad, pero sobre todo la claridad de sus postulados; es un hombre que no hace conciliaciones con la derecha, que plantea no hacer sectarismos en la izquierda, pero sí claramente trabajar sin ambigüedades con una propuesta de gobierno desde las mayorías populares y al servicio de ellas”.

Esa frase es común escucharla en foros, cursillos y talleres de formación sindical o eventos de denuncia sobre violación de derechos humanos, aunque parece un poco exagerada, no lo es. Son innumerables los casos en donde al día siguiente de la creación de un sindicato, a sus fundadores los están esperando en la puerta de la empresa con la carta de despido en la mano. Si el sindicato supera la dura prueba de notificar su nacimiento al ministerio y a la empresa, se enfrenta enseguida al tortuoso camino del chantaje, la amenaza, la persecución, el escarnio y también al despido. Para la muestra una historia reciente.

 

Tuesday, 24 February 2009 16:08

Venezuela: Revolución o involución

 

Hace dos o tres años escribimos un artículo para Periferia en donde hacíamos elogios del proceso revolucionario venezolano, pero al mismo tiempo señalábamos las grandes fisuras que presentaba. Deseábamos que a estas alturas la mayoría de ellas se hubieran superado, pero no ha sido así.

Monday, 26 January 2009 15:32

Hay derecho para avergonzarnos

Todo coincidió en estos últimos días. Primero un amigo me prestó un pequeño libro titulado “1928 la masacre en las bananeras”, que dedica sus páginas a los discursos de denuncia de Jorge Eliécer Gaitan en el Congreso de la República, a partir del 3 de septiembre de 1929, meses después de cometidos los horrendos hechos. Después otro amigo me dijo que en el Museo de Antioquia había una exposición de caricaturas de Ricardo Rendón, caricaturista de principios del siglo 20, y una de ellas se titulaba “La huida de Cortés Vargas”, o sea el general, jefe cívico y militar, que ordenó a sus subalternos disparar sobre miles de hombres, mujeres y niños que dormían o descansaban en la plaza de Cienaga Magdalena, la madrugada del 6 de diciembre de 1928 y que protestaban mediante una huelga contra la United Fruit Company. La lectura del libro y la observación de la caricatura me despertaron una sensación de rabia y tristeza, de incomodidad con la actitud histórica de la oligarquía y los militares colombianos. Por eso quise compartir estas reflexiones.

El seis de diciembre de 2008 se conmemoraron 80 años de la vil masacre de los y las trabajadoras de las bananeras en el departamento del Magdalena; sin embargo, muy pocos en el país realizamos actos académicos, políticos o culturales para recordar estos hechos. Los medios guardaron silencio, los partidos políticos también y el gobierno por supuesto ni se inmutó. La primera reflexión es que en este país existe tal falta de ética y de sensibilidad que hasta los muertos juegan el papel maniqueo que les asigna la política y la ideología. Un acontecimiento de este talante histórico debería ser conmemorado por toda la nación, siempre dentro del ánimo de no repetirlo jamás.  De manera que esta sociedad justifica unos crímenes y excusa otros.

De ese execrable crimen cometido contra humildes obreros no hubo condenados, muy a pesar que Jorge Eliécer Gaitan señaló con nombre propio y pruebas documentales, después de una ardua investigación en la zona, al gerente de la Fruit Company, al general Cortés Vargas, al capitán Luis F. Luna, al capitán Linero, al capitán Julio Garavito,  al subteniente Alfredo Castilla, al coronel Díaz, al teniente Uribe, al ministro de guerra Ignacio Rengifo y a muchos militares y autoridades civiles que fueron vistos el 6 de diciembre y los días siguientes asesinar a sangre fría a campesinos de la región por el delito de participar en la huelga, aunque muchos de ellos ni siquiera lo habían hecho. Hoy, ochenta años más tarde, yo he visto las declaraciones de los paramilitares confesar el descuartizamiento con motosierra y las macabras sesiones de entrenamiento y graduación y declarar la vinculación y apoyo de mandos de la fuerza pública y hasta altos funcionarios del gobierno y tampoco, como hace 80 años, han condenado a nadie por estas causas. La impunidad es una constante histórica.

Jorge Eliécer Gaitán, asesinado años después por la oligarquía bipartidista, había denunciado que eran cientos, quizás miles los inmolados a manos del ejército y bajo las órdenes de la United Fruit Company, empresa norteamericana que les pagaba con jugosas sumas de dinero, víveres, licor y vivienda a los militares y demás autoridades con tal que actuaran siempre en su beneficio. Sin embargo, los periódicos de la época informaron que habían sido sólo nueve los muertos. Hasta el embajador norteamericano de ese entonces en un informe a su gobierno comentaba que eran más de 1000 los muertos en la masacre, y los testimonios populares señalaban que pasaban incluso de tres mil. Los medios, sin embargo, que estaban al servicio del gobierno “godo” de Miguel Abadía Méndez, difundieron la versión de los militares. ¡Qué curioso! Los medios masivos tampoco han cambiado, y hoy, igual que entonces, callan o vociferan noticias de acuerdo con la conveniencia del gobierno, especialmente aquellas en donde la sevicia, la tortura y la desaparición son cometidas por agentes del estado.

Cuenta o mejor denuncia Jorge Eliécer Gaitán que en la medida que sus pruebas comprometían a altos miembros del gobierno y de la cúpula militar y prometían hacerse más directas e implicar a más políticos y miembros de la fuerza pública, los congresistas de la bancada de gobierno, o sea los conservadores, se retiraban del recinto para dejar sin quórum la sesión, y así mismo los miembros del Partido Liberal oficialista, también los del Partido Comunista. Estos últimos, según dijo Gaitán, por celos. Sí, los celos de no ser ellos quienes denunciaban como les correspondía. También resulta curioso que esa práctica después de ocho décadas no haya cambiado. El año antepasado y el pasado, los representantes uribistas, todos, liberales y godos, se salieron del Congreso cuando las víctimas de los crímenes de Estado denunciaban en ese recinto a los militares y otros agentes del Estado, así mismo lo hicieron ante los desplazados y también cuando Piedad o Petro u otro político de oposición denuncia casos de corrupción o participación criminal del gobierno o sus seguidores. O cuando cursa un proyecto de ley que beneficia al pueblo o a las minorías étnicas y culturales.

Los generales de la patria siempre le han huido a sus responsabilidades cuando de masacres y villanías se trata; se ponen firmes antes las órdenes del imperio o “ponen su rodilla en tierra” ante el extranjero usurpador. También lo hacen los políticos y los ricos; aunque en oportunidades ni siquiera tienen que huir, simplemente son cobijados por el manto de la impunidad, ese manto que tienden los medios y que arropa la memoria encogida de los colombianos.

El dolor más grande uno lo siente al saber a sus compatriotas embriagados por el aroma autoritario y atrasado de quienes ejecutan el poder político. Da vergüenza, pero no deja de ser un gran contraste que tengamos gente tan buena y también otra tan perversa. Dejemos que Gaitán lo diga mejor: “En Colombia sucede un fenómeno curioso. Como pueblo Colombia es uno de los países de la más bella euritmia espiritual; los hombres todos sienten aquí colectivamente sus deberes, los postulados de la honradez; pero desgraciadamente  hay hombres capaces de todas las claudicaciones; de las actividades individuales hay derecho para avergonzarse”.
Monday, 26 January 2009 15:27

La otra versión de DMG

Me invitaron al Jardín Botánico de Medellín un sábado de diciembre de 2008 para que conociera otra versión del caso DMG. En una de sus bellas instalaciones se encontraba un grupo de más o menos 50 personas que vestían camisetas con la consigna “DMG dejen trabajar” y estaban dirigidos por una joven que les hablaba de manera vehemente. Todos querían hablar al mismo tiempo y ella trataba de organizar las intervenciones.

Mary, como se llama la joven, les increpó por la reducida presencia y les exigió hacer todos los esfuerzos para traer más gente a la próxima reunión. Habló sobre los últimos acontecimientos en el cierre de DMG y la suerte de sus recursos. Entre los presentes se escuchaban comentarios contra el presidente Uribe y en el ambiente había rabia, rebeldía y desazón. También se sentía unión y compañerismo, de hecho el grupo se había reunido también para vender entre si comestibles a manera de bazar y con ese dinero recaudado ayudar a solventar su precaria situación económica. Alguien pidió que hicieran una recolecta para darle un aporte a Mary, quien destinaba todo su tiempo a la causa de los clientes de DMG y desde que habían cerrado esta empresa ella no recibía un peso, estaba endeudada con el arriendo y no tenía ni con qué mercar. La recolecta se hizo en medio de una actitud solidaria y afectiva con Mary. Ella era la indicada para contarle a Periferia su versión sobre DMG.

Habitantes de las comunidades pobres de Medellín y la Red de Organizaciones Comunitarias de esta ciudad, entre otras organizaciones, han venido realizando desde hace años actividades de movilización alrededor de las necesidades básicas de la gente de los barrios. La desconexión de los servicios públicos domiciliarios a manos de las Empresas Públicas de Medellín han sido sus principales temas de denuncia.  Hoy sus iniciativas las llevan a convocar un Foro Social en Medellín, como camino para la construcción de movimineto popular.

 

Cada año, en octubre, realizan el festival comunitario por la vida, que según sus organizadores “desde su primera versión y hasta la fecha, se ha caracterizado por mantener el interés de mostrar los efectos negativos que el neoliberalismo, la privatización, la pobreza y la vulneración de los derechos humanos han causado en los sectores históricamente excluidos”. Y en estas iniciativas cabe resaltar la creatividad y la energía con la que se movilizan estas comunidades; comparsas, chirimías, disfraces, danzas, pintura y toda clase de propaganda acompañan su particular forma de protesta.

Sin embargo, estas comunidades han venido reflexionando frente a varios aspectos de la protesta, de los contenidos y de los resultados de la misma. ¿Qué carácter deben tener las marchas, a quién se quiere impactar, cuál es la convicción de la gente que se moviliza, qué quieren sentir con la protesta? Por esta razón vienen discutiendo la necesidad de darle forma de proceso a sus iniciativas de movilización y protesta. De allí surgió la idea para este año, más exactamente entre octubre 27 y noviembre 1 de 2008, de realizar “El Foro Social Medellín, otra ciudad es posible sin miseria ni exclusión”

Los organizadores afirman que “El Foro Social es una propuesta que le plantea la Red de Organizaciones Comunitarias (ROC) a la ciudad, a las organizaciones y a las comunidades para empezar una apuesta amplia de construcción de movimiento popular hacia el cambio social”. Esta iniciativa tiene su idea principal en la propuesta de “reforma urbana y reflexión sobre sectores populares” que se llevó a Caracas al Foro Social Mundial realizado en enero de 2006.

Eran varias las reflexiones que se planteaban en esa propuesta, una de ellas era que desde los sectores populares no se podía seguir aceptando que la agenda de trabajo o movilización la impusieran las organizaciones o movimientos a la gente de los barrios; otro aspecto era la división temática de una problemática integral: la pobreza. Es decir, en primera instancia las comunidades y las organizaciones consideran que la agenda debe nacer con la misma gente y desde la comunidad. Por otro lado, debe existir un objetivo central que unifique todas las iniciativas de protesta y confrontación, en este caso la pobreza.

“Es que la gente de los barrios se puso a pensar que los que tienen problemas con la educación, el hambre, la vivienda, la salud, el empleo, los servicios públicos, siempre son los mismos, es decir la gente más pobre. Y, sin embargo, cada uno organiza su protesta particular. Entonces hay que juntar todas esas protestas y unificar la pelea. El Foro no debe ser solo un evento académico, debe servir para conversar, para investigar, para denunciar, para movilizar”, manifiesta una de las organizadoras de la iniciativa.

En este mismo sentido, Janet, una habitante de la Mano de Dios, se cuestiona: “Nosotros no ayudamos a la comunidad, somos la comunidad misma. Hemos considerado equivocado que a nuestra comunidad todo llega por partes. Cada cual pelea por su lado y existe gente que hace parte de varias organizaciones y movimientos al mismo tiempo. Conversando con otras comunidades de Bogotá surge la idea que hay que juntar las problemáticas y salir concientemente a movilizarse”. Según esta líder comunitaria, la propuesta no debe girar tanto alrededor de las organizaciones, sino de la comunidad, de la gente y sus problemas cotidianos. “Por ejemplo, en mi barrio, la gente está cocinando agua con arroz para alimentar a sus niños, otros van a la plaza de mercado (mayorista) a recoger comida que votan, es decir sobrados. Es importante encontrarnos y escucharnos con otra gente porque los testimonios de otras comunidades son más importantes que los grandes análisis de los académicos”. La gente quiere protestar de otras maneras, decir y hacer lo que se le de la gana frente a su situación particular y diaria, porque en las marchas la gente se cansó de escuchar siempre lo mismo: “Uribe Paraco”  y otras cosas por el estilo.

Estas manifestaciones espontáneas de los habitantes de los barrios populares de Medellín dan cuenta de una corriente popular autocrítica, que se cuestiona y que está pensando en priorizar la construcción de un movimiento popular que nazca desde los sentimientos que a la gente le genera tanta miseria y exclusión. La misma comunidad viene recogiendo entre los habitantes de sus barrios una pequeña encuesta con preguntas básicas de carácter socio económico. Por ejemplo, si la plata le alcanza para hacer mercado, pagar arriendo, comprar vestido, cómo están de empleo, de salud; es decir, lo que a la gente le interesa resolver de su vida a diario. A partir de esta pequeña encuesta la gente queda inscrita para participar en el Foro y todas las actividades que se programarán.

Así como esta iniciativa, vienen caminando otras con la misma filosofía de colocar los intereses y problemáticas del pueblo por encima de todo y generar movimiento. Es importante participar y apoyar la movilización y hacer parte de los cambios que requiere la ciudad y la nación entera.

¿Cómo  vincularse a esta propuesta?
La Red de Organizaciones Comunitarias (ROC), ha decidido promover un espacio denominado Asamblea de Organizaciones y Movimientos en desarrollo del Foro Social 2008, en el cual se pretende que participen todas las organizaciones sociales de Medellín y otros municipios de Antioquia interesados en vincularse a esta iniciativa. Inicialmente, este espacio de articulación política se está llevando a cabo todos los viernes a las 4:00 p.m. en la sede de la Corporación Talentos.
(Confirmación del lugar de reunión en los correos This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it., This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Page 5 of 6

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.