Camino a la Tercera Guerra Mundial

La noción de Guerra Mundial se da a partir de la Gran Guerra que flageló (principalmente) al continente europeo en 1914 y posteriormente sería conocida como la Primera Guerra Mundial. Este calificativo de “mundial” no necesariamente responde a que las batallas se hayan dado en todo el mundo, más bien, alude a que todas las potencias militares e industriales de la época participaron de manera directa o indirecta en el escenario bélico.

Si bien es cierto que hubo frentes en otras regiones del mundo como Oriente Medio, los Balcanes e incluso en colonias africanas, la batalla protagónica fue en el continente europeo; las Potencias Centrales y los Aliados tenían sus ojos en el control del Heartland, región estratégica entre Asia y Europa que según el célebre geógrafo Mackinder, garantizaba el control del mundo.

Entre las nefastas consecuencias de la Gran Guerra irrigada por la sangre de millones de combatientes, se encuentra un cambio significativo en el balance de poder mundial, incremento de los nacionalismos tanto de vencedores como de los derrotados, una gran afección económica por el despilfarro de las arcas estatales para mantener la guerra y muchos otros cambios que fueron vistos por los victoriosos que de una u otra manera se beneficiaron de la guerra.

En la Segunda Guerra Mundial ya se contaba con un panorama más o menos claro de a qué se enfrentaban las diferentes partes, los nacionalismos florecientes daban fe del poder de la propaganda y de la importancia de las masas para hacer la guerra. Desde los famosos carteles de “I Want You” en Estados Unidos, así como las películas del régimen Nazi, el factor mediático tomó fuerza en el escenario de la guerra.

Si bien la Segunda Guerra Mundial tampoco tuvo frentes de batalla en todo el globo, el calificativo de “mundial” fue más acertado. Hubo una participación mayor de países y una elevada cifra de muertos civiles. La imagen de Europa destruida y los millones de muertos fueron suficientes para la creación de las Naciones Unidas, entidad que buscaba en teoría evitar más catástrofes y horrores como los vividos en las guerras mundiales. Un impulsor de la unión internacional fue el miedo que se tenía a otra Guerra Mundial, a lo que se le suma el elemento nuclear que puso fin a esta guerra, pero inició la siguiente: la Guerra Fría.

Ahora bien, la Guerra Fría no tuvo calificativo de mundial porque básicamente fue un intercambio de tensiones entre las potencias hegemónicas de Estados Unidos y la Unión Soviética. Sin embargo, sí hubo enfrentamientos donde ambas potencias estuvieron al frente del tablero de batalla, como el caso de Korea, Vietnam y Afganistán.


En este caso, las demás potencias estaban en reconstrucción y siendo vigiladas de cerca por Estados Unidos, en el caso de Francia, Reino Unido y Japón (bajo ocupación). Alemania dividida en dos y China bajo sus propias lógicas no tenía mayor injerencia en asuntos internacionales.

Un sin número de guerras se han presentado desde aquel entonces, y en su mayoría con la presencia de las grandes potencias, como la guerra de Kosovo, Irak, Afganistán entre muchas otras. Muchas de ellas bajo la bandera de algún organismo multilateral, sin tener algún atisbo de ser mundial, incluir a todas las potencias actuales o comprometer la integridad y seguridad a nivel mundial. Sin embargo, ahora Siria y el Estado Islámico parecen contar otra historia.


Allí cabe resaltar que los organismos multilaterales tradicionales fallaron, que luego de cinco años de bombardeos y guerra no pudieron estabilizar al país árabe. Que ya todas las potencias han actuado de manera unilateral en Siria, que Francia y Reino ya han bombardeado y que China puso su único porta-avión nuclear en el mediterráneo mirando hacia Siria. La única base militar de China se encuentra en Yibuti, muy cerca de Medio Oriente.

Tampoco es posible dejar de mencionar los ataques terroristas al suelo europeo que muestran la debilidad de su enfoque de seguridad y sus repercusiones en el incremento de los nacionalismos y xenofobia, elementos comunes de las anteriores guerras mundiales, a lo que se le suman factores y actores como el caso del cambio en la constitución de Japón para poder, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, enviar tropas fuera de sus fronteras para atacar al Estado Islámico.

Por otro lado, Rusia aprovecha su cercanía con el régimen sirio para tener una presencia más activa en el conflicto y la región, en una política exterior que no se veía desde la Unión Soviética.

El Estado Islámico ya hizo un cambio en el sistema internacional afectando contundentemente a las fronteras de Siria e Irak, su propaganda de reclutamiento fue efectiva a la hora de incorporar células dormidas alrededor del mundo y engrosar sus filas con combatientes extranjeros.

Si bien, pese a algunos incidentes puntuales, no se ha presentado un enfrentamiento directo entre las fuerzas de intervención, es clara la intención de demostrar la fuerza a nivel mundial que ha hecho de Siria y el Estado Islámico el escenario perfecto para una contienda que permita la participación de todas las potencias. Aunque elementos como la crisis económica, el racismo, el auge de derechas y la política exterior activa de las potencias militares no son los detonantes inmediatos de la Tercera Guerra Mundial, son factores que nos muestran que estamos en el camino.

Share this article

Acerca del Autor

Jorge Lopez

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.