Venezuela es hoy un país más organizado y rico que hace 10 años

Pocas personas saben que en la República Bolivariana de Venezuela una campaña de alfabetización puso fin al analfabetismo. Hoy, por muy alejada que la sociedad agraria e indígena viva de los centros urbanos, sabe leer y escribir. La educación ahora se imparte en 38 idiomas indígenas, con sus respectivas publicaciones y literatura. La lengua oficial ya no es sólo el español, que durante 175 años se impuso excluyente, hasta tal punto de hacer desaparecer varios idiomas indígenas y, con ellos, su cultura, historia y tradiciones. El ministerio de educación y cultura, por ejemplo, repartió gratis 25 millones de libros de diversos títulos y temáticas. Ahora con la revolución, la literatura siempre tendrá un papel muy importante en la vida espiritual de los venezolanos. Estos logros trascendentales de la revolución bolivariana no son dados a conocer por la prensa de la oligarquía.

Progresos en la educación
La educación ha incorporado a millones de venezolanos que estaban excluidos de ella. Los niños, a partir de un año, reciben educación preescolar. El gobierno bolivariano asume la responsabilidad estatal de su educación y asistencia pediátrica gratuita. Las escuelas bolivarianas, en las que no se paga nada, albergan niños que durante los gobiernos de las oligarquías no podían pagar matrícula. Son escuelas de educación integral, con almuerzo, meriendas, espacio cultural, deportes, educación básica, dietista, asistencia médica y psicológica. Antes del gobierno del presidente Chávez, de cada 100 niños de edad preescolar, sólo 44,7% podía matricularse y, de estos, la mitad abandonaban su escuela. Hoy se atiende cerca de dos millones ochocientos mil niños.

En 1990 la tasa de escolaridad en la educación básica era de 74,2% y descendió mucho más desde que la oligarquía empezó a cobrar las matrículas en las escuelas públicas y a privatizar la educación. La ley Orgánica de Educación consagrada por el gobierno del presidente Chávez, la cual prohíbe este cobro y frenó el proceso de privatización, ha permitido subir la tasa de escolaridad al 99,3%.

La educación en Venezuela, según la Organización de Naciones Unidas, dispone de un presupuesto que puso un record jamás alcanzado en los países del continente americano. Antes del gobierno de Chávez, por cada 100 estudiantes que egresaban de educación media, 11 ingresaban a la universidad, pero solo 1 alcanzaba a graduarse. Ahora, la revolución bolivariana abrió la universidad gratuita superando la tasa de matrículas de toda Latinoamérica, sólo superada por Cuba.

La Universidad Simón Bolívar alberga 450 mil estudiantes de varias nacionalidades sin pagar un solo centavo. Hay un contingente grande de estudiantes becados en Cuba y otros países, para destacar nuevos cuadros, capaces de conducir la revolución por los difíciles caminos que se transitan durante la consolidación del proceso Bolivariano. El mismo presidente Chávez renunció a su sueldo para destinarlo a pagar becas, incluyendo niños extranjeros, entre ellos, niños colombianos, cuyos padres, gente desesperada, y en busca de alguna esperanza de progreso, huyeron de Colombia hacia ese país. La revolución bolivariana en todos los barrios, pueblitos y caseríos ha creado centros comunitarios con acceso gratis a Internet, con bibliotecas y áreas culturales, de estudios y complejos deportivos.

La Política de Tierra y Vivienda
Documentos videográficos y fotográficos, conservados en el archivo histórico del patrimonio cultural, muestran que antes de Chávez los cerros que circundan el valle de los Caracas y las riveras del Guaire, estaban ocupados con casas de cartón, ahora están reemplazadas por viviendas dignas, pagadas en su totalidad con regalías del petróleo. Y muchos edificios confortables hoy son propiedad de familias pobres. El presidente Chávez acabó con los jueces especializados en lanzar familias humildes a la calle sin futuro en complicidad con la policía para proteger intereses de la oligarquía, dueña del emporio inmobiliario.

La revolución bolivariana ha entregado títulos de tierras a campesinos e indígenas, las mismas tierras que en los gobiernos de los partidos de la oligarquía venezolana, - Acción Democrática- AD- y COPEY -, fueron entregados a invasores venezolanos y extranjeros al amparo del Estado “republicano”, negando a los pueblos indígenas y a la sociedad campesina el derecho a la posesión de sus legítimos y ancestrales territorios. Al mismo tiempo estos invasores y usurpadores sometían a estos pueblos a servidumbre y trabajo forzado en condiciones de esclavismo aberrante. La ley de Tierra promulgada por el gobierno de Chávez, en cambio, no sólo ha entregado a los campesinos y pueblos indígenas suelos fértiles, sino también maquinaria, créditos baratos, semillas, ayuda técnica. Y ante todo, el 100% del mercado garantizado.

Naciones Unidas Reconoce los avances de la revolución bolivariana
Según Naciones Unidas, en el mundo mueren 12 millones de niños al año, 33 mil diarios, por falta de asistencia médica y por desnutrición, pero ninguno es de Venezuela. La Misión Barrio Adentro garantiza servicio médico a la población, que antes moría frente a las puertas de las empresas privadas de salud por no tener dinero para pagar la consulta.

La pobreza general ha venido en “picada”, se ha reducido en más del 88%. La pobreza extrema – cuando una persona no puede satisfacer sus necesidades de alimentación -, fue erradicada para siempre con la asistencia social integral del Estado. En menos de 10 años, el presidente Hugo Chávez logró no sólo frenar el incremento de la pobreza, sino revertirlo y llevarlo al piso. Mientras la pobreza general presenta una disminución mayor del 48%.

El índice de desarrollo humano- IDH- es un indicador medio utilizado por el programa de Naciones Unidas Para El Desarrollo – PNUD -, para medir el desarrollo y la calidad de vida en los países. Este índice se mueve entre 0 y 1 -donde 0 es mínimo desarrollo y 1, máximo- y reúne un conjunto de mediciones, como la tasa de alfabetización, la tasa de escolaridad, la de salud y la de esperanza de vida al nacer. En 1998, según la ONU, y el Instituto Nacional de Estadística de Venezuela, el índice de desarrollo humano allí era de nivel medio 0,77%. En 2008 llegó a 0,92%. En menos de diez años de gobierno chavista subió al nivel alto. Ningún otro país lo ha logrado, ni siquiera la República Popular de China, tampoco Rusia ni Estados Unidos.

La prensa mediática no gusta de los principios Bolivarianos por ser una potencia ética que históricamente ha alzado la voz en aras de la unidad de las naciones y en defensa de los pueblos de América latina. Pero debería decir la verdad. Debería mostrar también los logros sociales de la revolución bolivariana, en vez de concentrarse, como portavoz de la ultraderecha venezolana y mundial, en la explotación de la imagen de Chávez para hacernos creer que se trata de un personaje folclórico, pendenciero y belicoso. Debería la prensa masiva, que tiene todos los medios para hacerlo, y mostrar lo que se juega de fondo para los latinoamericanos en la revolución bolivariana de Venezuela.

Share this article

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.