El pueblo cubano baila a su propio ritmo

Javier Camaño es el segundo jefe de misión de la embajada de Cuba en Colombia. Periferia lo entrevistó con el fin de develar las razones por las cuales Cuba está bloqueada hace 50 años por el imperialismo; conversamos sobre las necesidades de la Isla en materia económica y política; también sobre su sistema democrático y sobre los otros mitos mediáticos que hacen parte de la campaña contra su gobierno.

¿Por qué el bloqueo contra el pueblo cubano?

El triunfo de la revolución en 1959 afectó los intereses mafiosos y transnacionales de los Estados Unidos en la Isla, lo que hoy son Las Vegas (Juego, apuestas, prostitución) se iba a construir en Cuba; con el proceso revolucionario andando ya no pudieron continuar con sus negocios y se tuvieron que ir, entonces definieron unas medidas económicas para recuperar sus privilegios e iniciaron una serie de presiones de carácter económico, la primera fue quitarle la cuota azucarera a la Isla (todos saben que Cuba ha sido productora de azúcar y en ese tiempo era lo único que producía), pero el campo socialista y el bloque soviético pasó a comprar toda esa producción a manera de solidaridad. Pero Estados Unidos no se rindió, y la emprendió contra la maquinaria industrial que teníamos para la producción, que era norteamericana por supuesto: nos quitaron los repuestos y los servicios; aquí nuevamente recibimos el apoyo del campo socialista.

Después vinieron atentados, sabotajes y la invasión de Playa Girón en 1962, entre otros. Y como todo ello fracasó y los norteamericanos encontraron que el apoyo popular a la revolución y a Fidel Castro era muy fuerte, entonces se idearon una forma de generar caos interno para que la gente responsabilizara de todas sus desgracias a la corrupción del gobierno. Esto lo hicieron a través del bloqueo, que se conoció cuando desclasificaron un memorando interno del Congreso gringo en donde se fraguó la idea.

¿Si todos los países en la ONU votan en contra del bloqueo, por qué sigue?

Es importante aclarar una cosa. Desde el triunfo de la revolución, el bloqueo no ha sido la única medida de los Estados Unidos contra Cuba. Todos los países de América Latina, excepto México, rompieron relaciones con Cuba. Te pondré un ejemplo para que veas lo absurdo: si nosotros llegáramos a tener en cualquier país una cuenta con 500 dólares, automáticamente nos la confiscarían, porque, a pesar de ser el dólar la moneda internacional, es la moneda de los Estados Unidos, a nosotros nos tienen prohibido usarla. No podemos hacer transacciones bancarias, nuestros negocios hay que hacerlos llevando una maleta cargada de dinero. Alguna vez logramos hacer una transacción con un banco suizo que hizo una excepción, y el departamento del tesoro de los Estados Unidos se enteró y le puso una multa de 100 millones de dólares al banco suizo.

Qué hacemos nosotros entonces, si nos entran muchos dólares por el turismo; nos toca colocarle un arancel a los dólares y entregar en promedio 80 centavos de nuestra moneda por cada dólar, así incentivamos que entren otras monedas y podemos hacer transacciones internacionales con monedas diferentes a la norteamericana; la cosa es muy complicada. Hay más ejemplos absurdos de la demencia norteamericana contra nosotros: hubo un concurso internacional de fotografía infantil en 2008 en Japón, y la ganó un niño cubano, el premio era una cámara Nikon japonesa, y en la ceremonia decidieron que no se la podían entregar porque la cámara tenía más del 10% de componentes norteamericanos y como las leyes del bloqueo prohíben que un  cubano obtenga productos con más del 10% norteamericano, entonces no se la entregaron. El tercer ejemplo, tal vez el más triste, aunque son muchos más, tiene que ver con la salud. Como todos saben, nosotros le damos tratamiento gratuito a todos los cubanos y tenemos niños con  cáncer y muchos de los medicamentos que se requieren para esos tratamientos son traídos de Estados Unidos, pues ellos prohibieron vendernos esos medicamentos.

Las medidas no son sólo contra Cuba, sino contra los países que establezcan una relación con Cuba. Luego dicen que los cubanos tenemos necesidades por culpa de la dictadura del gobierno y nosotros les decimos quítenos el bloqueo y verá. Les da miedo porque ellos saben el potencial de nuestro pueblo.

Frente al tema de las votaciones en la asamblea de la ONU, el problema es que sus resoluciones no son vinculantes; si fuera el Consejo de Seguridad, ese sí obliga, pero lo manejan los Yanquis. Los únicos que votan en favor del bloqueo en la ONU son Estados Unidos e Israel, tres países se abstienen (Islas Marshall, Micronesia y Palau), los otros 186 países votan en contra del bloqueo.

¿Cómo se desarrolla la democracia en Cuba?

Según Estados Unidos, en Cuba no existe democracia, somos violadores de derechos humanos, estamos en la lista de países terroristas, etc. El problema es sólo uno: la vigencia de la revolución. Mientras exista revolución socialista en Cuba no van a cesar las medidas, el principal problema para Estados Unidos es que Cuba exista, porque es un ejemplo para otros países, somos una espinita que tienen clavada.

En Cuba tenemos, lo mismo que en los demás países, una constitución que habla del sistema electoral, y cualquiera lo puede conocer por internet. Tenemos elecciones parciales cada dos años, en las que se eligen los gobiernos regionales, las provincias en los municipios y los consejos populares; tenemos elecciones generales cada 5 años, en las que se eligen Asamblea Nacional y el presidente del Consejo de Estado; tenemos un sólo partido, que no postula a ningún candidato: se hacen reuniones en cada uno de los barrios y salen las propuestas con las que se conforma una lista única que se lleva a elección popular, que no es obligatoria y, sin embargo, nunca ha participado menos del 98% de la población; la gente va y decide si está a favor o en contra. En esa elección se eligen los diputados y entre ellos el consejo de Estado, este elige al presidente.

En Cuba existe un partido único, no por culpa de los comunistas o de los Castro, sino porque cada país es el resultado de su historia, de  su identidad y de sus luchas. Nosotros fuimos el último país en independizarnos de España, lo hicimos 80 años después de toda América. En esa época teníamos una gran división interna por los regionalismos: del 68 al 78 estuvimos luchando por la independencia y perdimos la guerra, pero surgió nuestro apóstol José Martí y con él su principal legado, la unidad: le pidió a todos los cubanos que estuvieran a favor de independizarse de España que se unieran más allá de sus diferencias o de su pensamiento: que fueran pro yanquis o pro francés en ese momento no importaba, lo que importaba era que estuvieran a favor de independizarse de España. En ese contexto nació el Partido Revolucionario Cubano.

Fueron los mambises (revolucionarios negros y campesinos cubanos, cuya arma era principalmente el machete) los que derrotaron a los españoles, pero los yanquis aprovecharon el momento clave para meterse y despedazar los buques españoles, sumarse a la victoria independentista y quedarse conduciendo el país a su antojo, haciendo con los cubanos lo mismo que hacían los españoles. Entonces seguimos la lucha y logramos que los gringos se fueran de Cuba, pero en su Congreso aprobaron leyes que hicieron incorporar a la Constitución cubana: la primera fue la enmienda Platt en 1901, que decía que Estados Unidos tenía el derecho de intervenir militarmente en Cuba cada vez que viera sus intereses en peligro, así entre esa fecha y 1959, Estados Unidos intervino militarmente en la Isla tres veces, lo hizo cada que se llevaron a cabo manifestaciones populares en contra de las políticas de gobiernos pro yanquis o de las medidas foráneas contra la Isla.

La otra ley fue la de bases navales. Según ella, Estados Unidos tenía derecho a utilizar bases navales en territorio cubano, supuestamente hasta que los dos gobiernos estuvieran de acuerdo en eliminarlas; eso nunca ocurrió. Con esos antecedentes en Cuba se llevó a cabo la revolución y lo que tenemos lo hemos construido los cubanos y tenemos que defenderlo.

La revolución cubana tiene errores, pero son nuestros errores, somos el resultado de nosotros mismos, de lo que construimos, por tanto debemos proteger nuestras conquistas y en ese contexto nuestro Partido Único, siguiendo el legado de Martí, no es sólo para los comunistas sino para todos los cubanos. Recientemente se hizo el congreso del Partido y se aprobaron sus lineamientos. Ese documento se discutió con todos los cubanos, no con los militantes, y después se llevó al Congreso y se tuvo en cuenta lo que dijeron todos. Nuestro partido quiere la independencia, las conquistas sociales, la revolución y la soberanía para todos los cubanos. Que haya un Partido o diez no es lo importante para la democracia, lo importante es que el objetivo de los partidos sea la participación real de todos los ciudadanos en las decisiones más importantes de su país.

¿Cómo se desarrolla el actual proceso de cambio en Cuba?

Sabemos que hay que realizar cambios, pero serán los que digan los cubanos, no los que diga el imperialismo. Actualmente existen leyes del Congreso de Estados Unidos que deciden cómo va a ser la transición en Cuba y hasta tienen gobernador yanqui para cuando se dé esa situación. Nuestras leyes aplican sólo en Cuba y son para la defensa de nuestra revolución. Por ejemplo, nosotros tenemos muchos avances sociales y políticos que son reconocidos en el mundo, eso es lo que necesitamos reforzar, fortalecer la economía nuestra para fortalecer el socialismo. No nos vamos a enredar con la discusión económica del libre mercado y otras cosas. Para nosotros la economía socialista no existe; para nosotros la economía es eficiente o ineficiente, la diferencia entre capitalismo y socialismo es qué haces con la plusvalía y con esa eficiencia, si se la dejas a los ricos, eres capitalista, pero si la distribuyes entre la gente para mejorar su calidad de vida, para darle más oportunidades eres socialista.

Hoy no vivimos en un mundo comunista ni socialista, vivimos en un mundo capitalista y estamos construyendo socialismo y en ese proceso subsisten las diferencias y hay que hacer ajustes para potenciar la propuesta, lo que no quiere decir un retroceso. Nadie tiene la varita mágica ni las garantías para hacer lo correcto, lo que si tenemos es la capacidad de enmendar los errores, hacemos cosas, nos equivocamos y corregimos y tenemos la capacidad de aceptar que erramos. Sí existen fórmulas para no parecernos a los capitalistas; por ejemplo, nosotros para tener una economía eficiente necesitamos sacar del sector estatal dos millones de personas, si fuéramos neoliberales simplemente los sacamos, pero nosotros hacemos otra cosa: primero le buscamos una opción a esos trabajadores y después miramos qué hacer, no votamos a nadie a la calle. Es una política de Estado garantizar la organización de los trabajadores y, aunque es una opción, casi todos los trabajadores estatales están sindicalizados y tienen derechos a las conquistas sociales, todos los cubanos los tienen.

Derechos Humanos en Cuba

A Cuba la han perseguido mucho por su revolución y nosotros debemos defenderla. En 50 años de revolución no existe en Cuba un solo desaparecido, un solo asesinato político, un torturado; la gente que está presa tiene otro origen, que no es pensar diferente. Esta gente está vinculada a campañas de Estados Unidos en su política de sabotaje y terrorismo contra Cuba; que un ciudadano atente o haga parte de campañas en contra de su propio país está penalizado en todos los códigos y leyes del mundo. Ellos van a la cárcel porque violan las leyes, no por pensar diferente. En todos los casos se les garantiza el debido proceso y se les presentan las pruebas para que hagan su defensa en el juicio.

Pero las campañas internacionales dicen que somos torturadores, asesinos, dictadores. Te voy a poner dos ejemplos recientes que han dado la vuelta al mundo. El caso Fariñas: este señor ha ido 23 veces a huelga de hambre, según él, contra la dictadura cubana, y 23 veces le hemos salvado la vida; la noticia debería ser que a pesar de su posición le hemos salvado la vida 23 veces para que vuelva a hacer su huelga. Otro ejemplo es el de las damas de blanco: son más o menos 30 mujeres y las muestran por todo el mundo. Y mientras hagan su manifestación para nosotros no pasa nada, pero cuando su campaña coincide con las políticas yanquis sí. ¿Qué hacemos?: van las mujeres policías nuestras y las toman por el brazo, las montan en una Guagua y las llevan para su casa.

La pregunta es ¿qué hacen en otros países con los manifestantes, por ejemplo de una reunión del G8 o del G20? Varios días antes militarizan el lugar, los militares parecen cosmonautas, hay caballos de 3 metros que le pasan por encima a los manifestantes y le revientan la vida a esos muchachos que protestan, les rompen los huesos y en algunas oportunidades los matan a golpes o a tiros. Pero los torturadores somos nosotros, eso es doble moral. ¡Qué tal el caso de Guantánamo! Eso es lo más curioso. Estados Unidos dice que nosotros violamos los derechos humanos, cuando ellos secuestraron a unos ciudadanos en Oriente Medio y los llevaron a Guantánamo, que es un territorio ocupado. Y como existe un vacío jurídico para que nadie los pueda defender, entonces hacen lo que quieren con ellos: los muerden los perros, les hacen los peores vejámenes, pero nadie dice nada. Nosotros somos los únicos que los denunciamos a nivel internacional. Los medios masivos miran para otro lado, lo que hace Cuba es malo, pero lo que hacen los Estados Unidos es bueno.

¡Que ironía! ¡No!

 

Modificado por última vez el 16/06/2012

Share this article

Acerca del Autor

Olimpo Cárdenas Delgado

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.