Para la marcha patriótica no hay enemigos a la izquierda

Gran revuelo ha generado, en el país y en el exterior, el lanzamiento del movimiento político Marcha Patriótica. Algunos creen que es un partido para jugar en elecciones, otros lo ven como amenaza; el Estado y la ultraderecha lo ven como un aliado de la insurgencia y ya empiezan. Sus integrantes ya empiezan a ser víctimas de desapariciones y asesinatos. De todos estos temas hablamos con Edisson Leandro Barrera Cardona, representante obrero  en el Comité Patriótico Nacional (COPAN).

Lo primero que se tiene que decir es que Marcha Patriótica (MP) no nace en el 2010, sino que es el resultado de las valerosas luchas campesinas, afro descendientes e indígenas de los años noventa en regiones como el Magdalena medio, el suroccidente y los llanos orientales. También de la lucha popular que en Colombia ha desarrollado el movimiento estudiantil, el cual desde finales de los años noventa se ha reconstruido organizativamente y ha ampliado las formas de protesta. MP también se nutre de la resistencia y lucha que han dado los trabajadores, haciendo frente a la devastadora y cruel aplicación del modelo neoliberal. A finales de la década anterior se configuran espacios y procesos de lucha social y popular que son la piedra angular del movimiento político y social MP, la movilización agraria y popular del 2007, en donde el aporte fundamental es la necesidad de articulación nacional de las luchas sociales. Tampoco se puede dejar a un lado el primer encuentro nacional e internacional por el acuerdo humanitario y la paz, realizado en el 2009 en la ciudad de Cali.

El 19, 20, y 21 de julio de 2010  llevamos a cabo una movilización nacional que puso sobre la mesa aquellos anhelos inconclusos, no realizados, de un país verdaderamente soberano y democrático, como MP y cabildo por la independencia. Allí buscamos ir más allá de las reivindicaciones específicas, nuestra búsqueda es la realización de esas reivindicaciones, pero  a través de la construcción de un nuevo proyecto político y económico para nuestro país.

Marcha Patriótica y otros movimientos de izquierda

El Congreso de los Pueblos, aunque tiene una cosmovisión mayoritariamente indígena, no deja de lado los sentires del pueblo colombiano, ellos han hablado de lo estudiantil, de la paz, de tierra, el territorio y la soberanía. Lo más importante no es buscar dónde nos diferenciamos, sino cómo nos hemos encontrado en la movilización. Por ejemplo, en la conmemoración de la Masacre de la Rochela, en el encuentro nacional de comunidades indígenas, campesinas y afrocolombianas por la tierra y la paz, llevado a cabo en  Barrancabermeja, y en el Congreso de tierra, territorio y soberanías de Cali. Eso  ha sido muy importante ya que permite dilucidar espacios de confluencia y de unidad de acción.

Nosotros, MP, pensamos el territorio desde una perspectiva geoestratégica y no lo podemos desligar del desarrollo del conflicto social y armado; pero no se reduce al control del espacio físico, sino, en lo esencial,  a la relación de poder que se establecen entre el territorio y la población, teniendo como punto de partida  la neocolonización de las transnacionales que explotan de manera intensiva los recursos naturales, especialmente mineros y de hidrocarburos, el despliegue de megaproyectos infraestructurales, producción de agrocombustibles y explotación forestal masiva.

En medio de una crisis sistémica que tiene una serie de componentes como: la crisis energética, la carencia de alimentos y de agua, no podemos divorciar el territorio del conflicto armado, porque en el territorio están los recursos naturales, y detrás de ellos están las transnacionales y la pretensión global de apropiarse de esos recursos. Y lo hacen con el apoyo del gobierno a sangre y fuego, a través del componente militar y paramilitar. El territorio ha sido históricamente expropiado a los pueblos y la ley de tierras del gobierno hace lo mismo, legalizar esa expropiación.

MP, desde su plataforma política, impulsa la confluencia con varias corrientes políticas históricas de izquierda, democráticas, con organizaciones sociales de base, campesinas, obreras, indígenas, afrocolombianas. El movimiento social y político MP no es un partido; tampoco persigue fines electorales; pensamos que hay otras formas para la superación de esa democracia, que solo pone sus ojos en lo electoral, en la que se eligen a unos cuantos para que representen a una minoría. También es cierto que algunos sectores del Polo Democrático Alternativo no ven bien el nacimiento de MP, porque consideran que le quita peso a la propuesta del Polo; pero algunas corrientes que participan en MP y que vienen del PDA piensan que el Polo agotó un poco su propuesta, porque se dedicó casi exclusivamente a la vía electoral y se estancó, piensan que hay un divorcio entre las bases y la dirigencia.

Entonces vale y cabe el análisis y seguramente es esa la razón por la cual algunos militantes y organizaciones de bases convergen en MP, pero dejando claro que no van a renunciar al PDA, porque lo que encuentran en MP es un espacio para la movilización, para la unidad de acción, una propuesta alternativa de democracia popular. Nosotros debemos decirle al PDA que no somos sus enemigos y que lo respetamos como partido político, que no nos pensamos como contrapeso electoral del PDA; MP no reconoce enemigos a la izquierda.

El camino que ha transitado la Marcha Patriótica

Hay que retomar la movilización nacional del 19, 20, 21 de julio de 2010. Los últimos dos años se ha avanzado en la discusión y movilización en trascendentales espacios tales como: jóvenes por la emancipación, marcha nacional del bicentenario, el encuentro nacional de comunidades campesinas, afrodescendientes e indígenas por la tierra y la paz de Colombia, en la ciudad de Barrancabermeja, el tercer Congreso de la federación de estudiantes universitarios ( FEU), el cabildo  nacional de artistas populares y el encuentro nacional por el trato digno y la libertad de las y los prisioneros políticos, llamado “ larga vida a las mariposas”.

Digamos que este ha sido el recorrido de Marcha Patriótica desde el 2010, teniendo en cuenta el ascenso de las luchas sociales y populares en Colombia, y observando cómo se han agudizado aún más las condiciones de miseria del pueblo colombiano. Pensamos una propuesta que consolidara y organizara esas expresiones de inconformidad y, a través de discusiones a lo largo y ancho de la geografía nacional, lanzamos el movimiento político MP, el cual se declara como un movimiento político, social, democrático. Las discusiones frente a cuál era el espacio organizativo ideal permitió elaborar los documentos de plataforma, carácter y estructura, que son, por decirlo así, la carta de navegación. Tales documentos siguen en construcción, pero no nos podemos quedar discutiendo, tenemos que ir avanzando y sacar adelante una de las tareas más importantes que hemos trazado desde Marcha Patriótica: la construcción del paro cívico nacional.

Marcha Patriótica no es una propuesta electoral

Los debates que precedieron el surgimiento del movimiento político fueron largos y acalorados, con diferentes opiniones. Había concepciones que asociaban la propuesta de movimiento exclusivamente con lo electoral y ese temor se veía reflejado y se ve en varias organizaciones sociales. Eso es normal en medio de un cansancio de las organizaciones sociales y de las bases frente al uso y abuso de la vía electoral. La pregunta estaba planteada: ¿qué hacer con todos los sectores sociales que le apuntaban a un cambio estructural, pero que no ven en la vía electoral un camino seguro para concretar los cambios estructurales? Nadie quería disolverse en el espectro político y social, y por ello las propuestas se concentran en el carácter, la plataforma y la estructura; estamos es por la movilización, por la búsqueda de una democracia popular y con un objetivo en construcción: el paro cívico nacional.

MP es una propuesta política amplia, y está en construcción. El punto central para nosotros es la movilización, es la calle, las huelgas, los plantones, el otro escenario, el electoral, aún no nos lo imaginamos. MP no reconoce enemigos en la izquierda y en su plataforma queda claro que ninguna de las organizaciones que hacen parte de MP se diluye, no se disuelve al interior del movimiento, cada una sigue conservando su propuesta y estructura. Por ejemplo, propuestas como la solución política al conflicto armado, tierra y territorio, reforma agraria integral, permite que varias plataformas y organizaciones se sumen al movimiento, pero sin renunciar a su propuesta y a su forma organizativa. Congreso de los Pueblos no hace parte de Marcha Patriótica, pero esto no indica que no nos identifiquemos en algunos temas.

Como nuestra propuesta es movilización y paro cívico nacional, confluimos en la coalición de movimientos sociales y políticos en Colombia, antes Comosocol. Allí hay un debate frente a nuestra propuesta de paro cívico y entendemos que un paro no se decreta y por ello la idea es construir, crear las condiciones para llevarlo a cabo y puede ser que no lo hagamos este año, pero hay que trabajar en las condiciones, especialmente las subjetivas: que la gente sea consciente, quiera y sienta que necesita cambios y que el paro cívico puede ser el principio para  ese cambio. Porque las condiciones objetivas están dadas hace mucho tiempo.

Pero también tenemos claro que la Marcha Patriótica no puede realizar sola el paro cívico, necesita el conjunto del pueblo colombiano y ese es el llamado que venimos haciendo. No nos interesa si es de Marcha Patriótica, pero si usted cree que el paro cívico es un punto de partida para cambiar en Colombia muchas cosas, venga trabajémosle al paro cívico, encontrémonos en la acción. Nuestra propuesta es la búsqueda del poder popular y esa propuesta es con los demás, con todos los que quieren que esto cambie, nosotros solos no podemos.

La Unión Patriótica, la Marcha Patriótica y las Farc son cosas distintas

En cuanto a los comentarios y aseveraciones que quieren señalar a la MP como un brazo de la guerrilla de las Farc, esa pregunta se la hizo María Jimena Duzán a Carlos Lozano, director del periódico Voz. Creemos que se dirige en el mismo sentido de gentes que quieren desdibujar nuestra propuesta, seguramente desde las altas esferas del poder y desde los organismos de seguridad del Estado y otros espacios. Nosotros a eso no le hacemos caso; sí nos preocupa, porque ese clima de  desinformación ha sido la pista recorrida por los sectores más reaccionarios para atacar, como ha venido sucediendo a algunos miembros de nuestro movimiento político Marcha Patriótica.

Pero lo que sí podemos decir es que MP es un movimiento que nace para la paz y no para la guerra, y por ello nuestro eje central es la solución política al conflicto armado. Pensamos que la paz se construye es a partir de las propuestas del pueblo y no de los que tienen las armas, tampoco es la paz de los sepulcros como quiere el Estado. A ese Estado le decimos: la solución política al conflicto social y armado va más allá de una mesa donde están los que se encuentran levantados en armas, nosotros miramos las causas estructurales y objetivas del desarrollo de este conflicto. Quienes vivimos bajo la guerra creemos que podemos presentar propuestas para caminos de paz.

Frente al tema de la Unión Patriótica y de la persecución criminal que le costó la vida a más de 5 mil militantes de ese movimiento y el silencio cómplice del Estado y sus autoridades, es normal que haya desconfianzas de toda índole y se trate de hacer comparaciones y apreciaciones frente a lo que le pueda suceder a los miembros de la propuesta de MP. Pero hay que dejar claro que el contexto en que surge la una y la otra es totalmente diferente. La UP fue una propuesta que nació desde las Farc como respuesta a una iniciativa de paz en el gobierno de Belisario, señal democrática que fue traicionada por el Estado.

El movimiento político de Marcha Patriótica nace como iniciativa de las organizaciones sociales, populares, de gente de izquierda que no tienen un estrecho vínculo con la guerrilla ni forman parte de ella. Mire cómo le dijo Piedad Córdoba a Yamid Amad en CMI: “el movimiento MP no es la insurgencia y si fuéramos la insurgencia no estaríamos en esta entrevista en televisión. Lo que sabemos hacer es debatir, proponer otra alternativa de país y nuestras armas son los argumentos”. Es paradójico que el presidente Santos diga que las llaves de la paz las tiene él en su bolsillo, cuando las llaves las debe tener es el pueblo, entonces, hablando en los mismos términos, hay que cambiar de cerrajero y el cerrajero es el pueblo.

Y es apenas entendible que, frente a su pregunta por los desaparecidos y los asesinatos que se dieron en el contexto del lanzamiento del movimiento político MP hace apenas un par de semanas, haya temor en las personas y organizaciones de que se desate otra ola de asesinatos, parecida a la que se dio con la UP, en este caso contra el movimiento MP. Efectivamente, días antes del lanzamiento en Bogotá, el 23 de abril de 2012, desaparecieron a Marta Cecilia Guevara Oyola el 20 de abril, y el 18 de abril a Hernán Henry Díaz, que hacía parte de la logística de MP. Y fue asesinado Mao Enrique Rodríguez, escolta de Carlos Lozano.

Es algo muy complicado, porque las estigmatizaciones frente al lanzamiento de MP se dieron por montones desde los medios masivos y en las columnas de opinión, por ejemplo de Plinio Apuleyo, de José Obdulio Gaviria, en algunas del Espectador, en el diario el Mundo y en el Tiempo; también por las acusaciones que se hacen desde la cúpula militar. Pero también la propuesta del movimiento político Marcha Patriótica ha sido bien recibida desde muchos espacios nacionales e internacionales. Mire la columna que escribió el maestro Lisandro Duque en el Espectador del domingo (Fecha) y otra de un señor Mauricio en el blog de la revista Semana. Este último dice que los periodistas se preguntaron fue sobre cuántas hojas de tamal quedaron en la plaza de Bolívar, cuando lo que se debieron preguntar fue por el contenido de la propuesta del nuevo movimiento político.

Eso es lo que tenemos en los medios masivos y estas posturas justifican el crimen, el asesinato y la persecución de estas propuestas. Para enfrentar estas situaciones nos toca movernos en el plano internacional y apoyarnos en la denuncia y en la experiencia de las organizaciones que están en MP.

 

Modificado por última vez el 16/06/2012

Share this article

Acerca del Autor

Olimpo Cárdenas Delgado

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.