(46)

Durante el tercer día la misión de verificación humanitaria del Catatumbo visitó el corregimiento de San Pablo, del municipio de Teorama. A medida que la comisión de verificación recorre las trochas de la región la deuda social del Estado Colombiano se hace más evidente. En la reunión llevada a cabo en el colegio del municipio, la comunidad le manifestó a la comisión y organizaciones acompañantes las necesidades insatisfechas por el Estado colombiano en materia de salud, educación e infraestructura.

 

 

Cinco detonaciones ambientaron el segundo día de verificación de la Misión Humanitaria por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo. A las explosiones ocurridas a menos de 20 metros de la población civil, entre ellos estudiantes que salían de la escuela, se sumaron ráfagas de fusil que desataron el temor en la vereda Mesitas del municipio de Hacarí.

El hostigamiento que confirma la vigencia del conflicto en la zona, comenzó a las 12:55 del medio día justo cuando más de 150 personas compartían un almuerzo comunitario. Aún no hay certeza de las intenciones, ni los involucrados en el hecho, lo que aumenta la zozobra adherida a los integrantes de la misión y la comunidad que se encuentra en medio del conflicto armado entre el ELN y el EPL; en medio de un conflicto que no le pertenece.  

Horas antes del hecho, la misión visitó el refugio humanitario de la vereda Villanueva donde confluyen alrededor de 33 familias de esta y otras veredas de San Calixto. Los voceros de la comunidad manifestaron varias preocupaciones, entre ellas la proliferación de enfermedades estomacales, la escasez de alimentos, las afectaciones psicosociales, la presencia de minas cerca a las escuelas, y, por supuesto, las pesadillas por el trueno de los fusiles.

¨No sabemos porque se están enfrentando ellos. No somos culpables pero estamos llevando del bulto. No vamos a levantar el refugio porque tenemos miedo de caer entre la confrontación o pisar una mina¨, declaró uno de los lideres.

Las necesidades y exigencias en el refugio de Mesitas, donde están ubicadas alrededor de 100  personas, son similares. En el momento que la misión se disponía a continuar su camino rumbo a Teorama, ocurrió otra explosión que anunció la llegada de nuevas ráfagas. Aunque la tensión llegó a su punto más álgido, sorprende la naturalización del conflicto entre los habitantes. Los cuales manifestaron que este es el pan de cada día.

La comisión por la Vida, la Reconciliación, y la Paz del Catatumbo ha exigido que tanto el ELN como el EPL se pronuncien sobre lo sucedido. A pesar del condenable suceso la misión mantiene la convicción de continuar su recorrido y recoger propuestas para lograr de una vez por todas el silencio de los fusiles en el Catatumbo.

HACARÍ, NORTE SANTANDER - La Misión Humanitaria por la vida, la reconciliación y la Paz ya levanta polvaredas por las trochas del Norte de Santander. Más de cincuenta representantes de procesos sociales, procesos comunitarios, grupos de derechos humanos, entidades gubernamentales, y ONG’s internacionales recorrerán hasta el 19 de mayo la región del Catatumbo para evidenciar el abandono estatal y verificar las violaciones a los derechos humanos tras la confrontación armada entre el ELN y el EPL que desató un desplazamiento interno de más de seis mil personas y obligó a formar 37 espacios de refugio momentáneos.

“Nos han acostumbrado a las ayudas humanitarias, pero nunca se buscan soluciones de raíz porque no conocen estas regiones. No es únicamente que nos den arroz, nosotros somos capaces de construir nuestras casas, sacar adelante nuestras familias, pero que el Estado nos garantice lo que nos corresponde”, aseguró Omar Duran, delegado del movimiento comunal del municipio La Playa.

Durante la visita al corregimiento los participantes de la misión pudieron corroborar las precarias situaciones en las que viven las comunidades de esta región: horas y carreteras difíciles de transitar para recibir atención estatal, precariedad sanitaria, educativa y económica, sumada al miedo y la zozobra provocada por el conflicto; circunstancias que el Gobierno pretende solucionar militarizando la región.

Blanca Mireya Ortiz, la única enfermera del puesto de salud de La Vega, lamenta la falta de instrumentos y personal idóneo para atender la población. Según Mireya es urgente la contratación de un médico que haga diagnósticos más rigurosos, realice procedimientos de mediana y alta complejidad, y pueda recetar medicinas. De momento, el puesto de salud solo cuenta con un par de camas, equipos oxidados, una ambulancia, el auxilio de un hospital ubicado a dos horas en motocicleta y la voluntad de Mireya para prestar una atención acorde a la medida de sus posibilidades.

 

Después de La Vega, los integrantes de la misión visitaron el espacio de refugio ubicado en la vereda Miraflores donde aseguran los voceros se encuentran alrededor de 115 familias desde el 27 abril cuando empezó a escucharse el eco de los fusiles. Los líderes del refugio construido entre las veredas Locutama y Los Cedros, que reúne 85 familias registradas, también manifestaron preocupaciones redundantes: miedo de transitar el territorio, cosechas perdidas, escases de alimentos, y ausencia estatal.

-¿Ustedes se siente seguros aquí?

-Uno sinceramente nunca está seguro. Cada día escuchamos rumores de que hay presencia de los grupos armados. Comentarios por WhatsApp. Tiros en la noche –aseguró Diomar Ascanio, vocero del refugio Miraflores.

Aunque la comisión por la vida, la reconciliación y la Paz asegura que hay 11 refugios activos, uno de los propósitos de la misión es verificar esta cifra.  Ayer la misión pernoctó en el municipio de Hacarí, donde el día 13 de este mes fue asesinado un habitante. Hoy la misión visitará la vereda Mesitas y el refugio Villanueva del municipio San Calixto. Al finalizar el primer día, los catatumberos sugirieron que si el país no quiere reciclar el conflicto armado deberá tomarle el pulso a la periferia que exige a gritos una solución de paz integral. 

 

 

 

 

 

 

San Lorenzo -Nariño-, es un municipio cuya economía se basa principalmente en el café y la agricultura, es una fuente de agua para sí mismo y para otros municipios. Hace parte del proceso del Territorio Campesino Agroalimentario del Macizo (TECAM), de la Red Social de Familias Lorenceñas Las Gaviotas, que confluyen en el Comité de Integración del Macizo Colombiano -CIMA- y por supuesto del Coordinador Nacional Agrario de Colombia -CNA-. En este territorio se desarrolla una agricultura sostenible, el rescate de las semillas propias, nativas y tradicionales bajo la propuesta de la agroecología.

Esta lucha por defender la vida, el territorio, el agua y la comida llevó a que el pasado cuatro de abril el Concejo municipal declarara este municipio como territorio libre de transgénicos. Por eso, la Red social Las Gaviotas junto a otros actores como Pastoral Social, los guardianes de semillas y el campesinado Lorenceño celebran esta importante decisión, porque es otro esfuerzo para cercar al municipio y al departamento de las amenazas mineras y del capital privado que busca robarse los bienes comunes y destruir la naturaleza. Cabe aclarar que en San Lorenzo hay cuatro titulaciones mineras en la parte alta, donde nacen fuentes hídricas.

Se han presentado varios tipos de alarmas que desde hace dos años motivaron a impulsar esta iniciativa. Por ejemplo, fueron encontradas semillas tradicionales contaminadas por transgénicos en el municipio de Arboleda, o conejos con tumores cancerígenos. También se evidenciaron las afectaciones a la economía local y nacional debido a la importación de estos productos, pues trae miseria al pequeño y mediano campesino que no puede competir con las multinacionales. Según El Heraldo, cifras de la Sociedad de Agricultores de Colombia -SAC- demuestran que mientras las exportaciones del sector crecieron entre 2000 y 2015 en 4,8%, las importaciones lo hicieron en 107%, lo que representa 11,4 millones de toneladas de importación frente a 4,2 millones de toneladas exportadas.

Las comunidades también buscaron asesorías, información, consultas, para emprender acciones como la recolección de firmas, el proceso de concientización en los habitantes del municipio y la conformación de un comité que llevara a cabo este proceso.

¿Pero cuáles son los efectos de estas semillas artificiales?

Erosionan la biodiversidad del suelo, contaminan las semillas propias y contaminan la naturaleza con los agrotóxicos que deben usarse en este tipo de cultivos para rendir su producción. Ni las gallinas de las fincas se comen estas semillas importadas que venden en las tiendas, se conocen casos donde han producido cáncer en conejos. Tanto es el daño que produce este producto, que la legislación europea lo ha prohibido en algunos países de este continente, aunque la alimentación humana global es un negocio privado de las multinacionales.

En ese sentido, según explica Rober Elio, miembro del Comité de Integración del Macizo Colombiano -CIMA-Nariño, la alternativa de los campesinos de San Lorenzo es garantizar los derechos de los campesinos al continuar con la declaración a todos los municipios productores de comida libre de transgénicos, al tiempo seguir exigiendo al Estado que no importe este tipo de productos, como lo son el maíz, el algodón y la soya. Por otra parte, se debe hacer un proceso de multiplicación y consumo de alimentos hechos con semillas tradicionales o nativas, fortalecer los centros que se encargan de proteger y guardarlas, intercambiarlas en todos los espacios donde se participe y crear conciencia de consolidar la agrodiversidad.

El logro de esta alternativa pasa porque todas las organizaciones campesinas tengan entre sus actividades la siembra y multiplicación de alimentos nativos. En cada organización debe existir un comité de semillas que impulse redes de guardianes, centros de semillas y hacerlas valer en todo momento. No hay que olvidar establecer acuerdos con las alcaldías, concejos municipales, entidades departamentales para que se difundan estos productos tradicionales. Desde la finca, la vereda, en la movilización, son válidas las acciones encaminadas a defender este patrimonio de las comunidades.

Después de la declaración en San Lorenzo, los campesinos y campesinas buscarán la vía para que esto se convierta en política pública municipal para lograr incidir en el Plan de Ordenamiento Territorial, planes de desarrollo y demás proyectos colectivos. El diálogo con la institucionalidad no para allí, se le hará seguimiento a la administración local en materia de control de los productos que llegan a las tiendas del municipio. Desde los procesos del CIMA en este territorio, seguirán transitando hacía la agroecología, por medio de la reconstrucción de la escuela agroambiental, garantizando el acompañamiento técnico de campesino a campesino.

El departamento de Arauca fue declarado como territorio libre de cultivos ilícitos el 22 de marzo del 2018. Esta declaración se hizo en el municipio de Arauquita, con la participación de las organizaciones sociales y populares, institucionalidad y comunidad internacional, como la Organización de Naciones Unidas, Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos y el Alto Consejero para el Postconflicto.

Lo que resalta de este anuncio, es que el logro se debe a la resistencia, movilización y organización campesina del territorio araucano, que a pesar del abandono y violencia estatal sufrida por años, apuestan por la vida a través de alternativas económicas colectivas, como el cultivar alimentos organizadamente para el consumo de la región y del país.

Carlos Núñez, campesino y líder social de la Asociación Nacional Campesina José Antonio Galán Zorro- ASONALCA, proceso articulado al Coordinador Nacional Agrario, revive esta experiencia:

¿Cómo era el contexto de Arauca cuando se cultivaba coca?

Este territorio fue colonizado en la década del 50 y 60 a raíz de la guerra conservadora-liberal, que emprendió el Estado contra el campesinado. Al crecer la población en Arauca, también crecían las necesidades insatisfechas por el Estado. En el 70, se empieza a cultivar la coca y marihuana en Arauca, creando una cultura mafiosa, del trago, prostitución y dejando de producir alimento, como también se dejó de lado la organización social, la exigencia al Estado por el respeto a los derechos de la comunidad. Al tiempo que crecía este cultivo crecía la represión y persecución estatal.

En el 2002, el régimen de Uribe declara a Arauca como zona de consolidación y rehabilitación, traducido en represión extrema contra el campesinado. Se judicializaron a líderes sociales, se asesinaron campesinos, se implementó la extinción de dominio como arma de desplazamiento contra el campesino que tenía en su propiedad cultivo de coca. Todo esto ayudó a los campesinos para que tomaran la decisión de reemplazar la coca por alimentos.

Entre el 2007 al 2009, el campesinado araucano erradica la coca en los municipios de Saravena, Fortul, Arauquita y Tame, llegando a un 80% de erradicación. Aproximadamente había en Arauca 5.000 hectáreas de coca (según cifras oficiales de esa época hablaban de solo 2000 hectáreas de coca), que fueron objeto de erradicación del campesinado.

¿Cómo fue el proceso de las comunidades en la erradicación y reemplazo de la coca por alimentos?

La gente tenía temor de arrancar la planta, porque se decía que se moriría de hambre. Esta planta trajo el atraso al territorio, ya que no requiere de mayor infraestructura, por ejemplo, la gasolina la puede transportar en caballo, sin exigir carreteras o garantías de producción al Estado. Cuando las comunidades de Arauca tomaron la decisión de erradicar, nadie se murió de hambre, a tal punto de no saber de ese cultivo. Hoy en día, se han mejorado las condiciones de vida, en producción, investigación y técnica, como también se ha fortalecido la organización de los campesinos.

Actualmente, se tiene una economía estable con mejores condiciones de vida, dejando atrás el atraso que imponía la coca. Se han organizado los gremios como plataneros, yuqueros, cacaoteros, ganaderos, productores de leche, entre otros y estableciendo rutas de comercio de alimentos hacia el país.

¿Qué reacción tuvo el Estado cuando se dio este proceso?

El Gobierno nacional habla de política antidrogas, antinarcóticos, pero al Estado le sirve que haya coca, es necesaria para justificar el sostenimiento del aparato militar que emprende y reproduce la guerra contra el pueblo. La coca es un sofisma que distrae al pueblo, y de esa manera ayuda a sostener la represión estatal. Cuando se erradicó la coca el Estado no conoció esta experiencia, ni ayudó a las comunidades.  La gente fue a la policía antinarcóticos, al Ministerio de Defensa, por el certificado de erradicación el cual nunca fue entregado por el establecimiento.

El riesgo de la coca, fue la política de desplazamiento a los campesinos de Arauca por parte del Gobierno nacional, que junto al paramilitarismo, la judicialización y la persecución a líderes sociales, la fumigación de cultivos y la extinción de dominio a campesinos con propiedades, buscaba sacarnos del territorio, por ser un área estratégica en riquezas naturales como el petróleo.

¿Qué ventajas o desventajas tiene la erradicación de coca?

La ventaja, es hacer que la tierra cumpla el papel de producir alimento, mejorar la economía, generar un espacio social, como también de proteger el medio ambiente. El campesino se enruta en el papel de mantener el territorio y protegerlo, saliéndose de la cultura mafiosa y camina hacia una sociedad mas justa, crítica, desarrollando la ciencia, la técnica y la tecnología en el territorio.

Los campesinos que cultivan coca, siguen en el atraso, son estigmatizados, la droga producto del cultivo de coca afecta a los jóvenes y demás personas que la consumen. Como pasa con los hijos de campesinos que llegan a la universidad, y por alguna razón conocen las drogas, que vienen del proceso del cultivo de la coca y es un ejemplo entre muchos sobre las consecuencias de cultivar este tipo de planta.

Otra ventaja de erradicar la coca, es la desaparición de los factores que contiene este cultivo, como la violencia, la descomposición social, la desorganización, la contaminación de la naturaleza, descolarización. Por eso, se está a favor de la vida, el territorio, la cultura campesina, y se le exige al Estado que responda por los derechos del campesinado. Debemos generar una propuesta transitoria para dejar la coca, y proyectar un hombre y mujer nueva.

¿Qué proponen a las comunidades que no han erradicado la coca de sus territorios?

A estas comunidades, hay que construir un plan nacional para exigirle al Estado las garantías para producir alimentos y convertirnos en potencia agrícola nacional e internacional. Debemos hacer un balance en materia de consumo interno, para conocer qué podemos producir internamente y qué podemos exportar, porque Colombia puede ser una potencia en comida y no en guerra.

Apuntemos a la producción sana para el mundo, aprovechando nuestras riquezas naturales. Para crear una economía sustentable y sostenible a partir del trabajo organizado de los campesinos y campesinas.

 

 

El sábado 7 de abril se realizó en Medellín la marcha en contra del fracking en Colombia. Jóvenes y  ambientalistas se encontraron en el Parque de los Deseos para desplazarse hasta el Parque Botero, en el centro de Medellín. Durante el recorrido los jóvenes realizaron la invitación a la gente a que se uniera para decir #noalfrackingencolombia. La marcha se desarrolló de manera pacífica y terminó con unas palabras de reflexión de una mujer perteneciente a una comunidad indígena, quien con su voz recalcó la importancia de tener agua limpia y pura: "Yo no tomo petróleo, yo tomo agua. Queremos agua limpia, vida sana, no más animales muertos", sentenció.

Desde hace cuatro años la comunidad de este barrio de Medellín exige la reapertura de la biblioteca, este sábado se movilizarán de nuevo por tal motivo

El 29 de octubre del 2014 en la comuna cinco de Medellín, la Biblioteca Pública Comfenalco Castilla cerró sus puertas. El motivo del cierre de sus instalaciones fue una fuerte granizada que azotó a Medellín por esos días y en la cual el techo de la biblioteca no soportó el peso del hielo, generando la pérdida de más de 4.000 ejemplares de libros, entre otros materiales.

Este suceso también fue el final de múltiples procesos comunitarios como clubes de lectura, escritura, cine, lenguaje de señas, exposiciones, música y teatro. Unos de los espacios que perdió la comunidad y más recuerdan fue el Festival de Poesía “Encuentro de poetas” que a raíz de esto cambió su sede al centro de la ciudad, dejando así 16 años de tradición en la comuna, o la Bienal de Artes Plásticas que comenzó en el año 1998.

Posterior a este cierre la comunidad esperó a que las directivas de Comfenalco dieran solución a este trágico suceso, “con más de un año de silencio por parte de las directivas de Comfenalco, se crea un comité cívico por la defensa de la biblioteca, que empezaría a desarrollar una serie de acciones de movilización y pedido de cuentas a Comfenalco”, cuenta Liliana Zapata, lideresa y vocera del comité cívico.  A pesar de esto, la administración de Comfenalco, según el comité, ha respondido de forma laxa a las presiones de la comunidad, argumentando con razones diferentes la ausencia de movimiento en la antigua sede de la biblioteca. A la fecha lo único que ha realizado esta Caja de Compensación, es una sala temporal de lectura que mide 3x4 metros cuadrados, donde las condiciones de hacinamiento y la falta de material de lectura no alcanza una cuarta parte de lo que fue la biblioteca.

Al no haber respuestas contundentes por parte de Comfenalco, la comunidad se ha venido organizando y realizarán el 10 de febrero una movilización por la defensa del Patrimonio Cultural de la comuna, problemática que aqueja a los 500.000 habitantes de Castilla, que no cuentan con otro espacio con dichas características. Dicho evento se llevará a cabo este sábado desde las 3:00 de la tarde  y el punto de encuentro será el en  atrio de la Iglesia San Judas Tadeo.

“La idea de la movilización es mantener viva en la comunidad la necesidad de la biblioteca y presionar a Comfenalco para que la vuelva a abrir para toda la comunidad”, expresa Jorge Hernán Pérez Restrepo, habitante de Castilla y miembro de la mesa de cultura. La urgencia de la reapertura de la biblioteca Comfenalco Castilla para el comité no solo radica en la ausencia de la biblioteca para la comuna “sino que además urge que la biblioteca personifique las otras características por las cuales no cayó en el olvido. Comfenalco Castilla también fue la cuna de diversos proyectos, colectivos y líderes comunitarios. Fue el aula de alfabetización digital de los adultos mayores y la sede de aprendizaje de lenguaje de señas para todo aquel que no escuchara las palabras”, recuerda el comité a través de un comunicado.

El pasado sábado 9 de diciembre se llevó a cabo en Medellín el carnaval "Memoria y Autoconstrucción de la vida digna en nuestro territorio", evento que convocó a diferentes organizaciones sociales  con el objetivo  de poner sobre la agenda de la ciudad la situación de miles de desconectados y de pobladores que son desalojados a causa del modelo de esta. El recorrido de este año fue por los barrios San Pedro Lovaina, Miranda y Moravia, que según los organizadores de esta movilización "son barrios afectados por el desarrollo de varios proyectos urbanísticos especialmente por el MacroProyecto Rio Norte y Medellin Innovatión, que ponen en riesgo la permanecia de habitantes, la continuidad de sus proyectos de vida y la historia de Medellín"

Page 1 of 6

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

últimas publicaciones

Contacto

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

 

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.