Editorial 164: El desgobierno ineficiente y clientelista de Iván Duque

“Un país donde el Ministro de Defensa muere de covid-19, debe invertir más en salud y menos en defensa”, escribió acertadamente el tuitero @arfisica el día que falleció Carlos Holmes Trujillo, conocido negacionista del conflicto armado y guerrerista de la élite que gobierna a Colombia.

El mensaje de twitter es una buena e inteligente síntesis que nos permite afirmar que el país sigue manejado por una casta a la que le importa poco la vida, pero mucho el dinero y la guerra. Mientras el presupuesto en salud, a pesar de ser el rubro de mayor incremento, es de 32,3 billones, el de Defensa y policía es de 33,5 billones; y eso que el actual gobierno se encontró con un país que acababa de firmar un Acuerdo de Paz.

Prácticamente todos los gobiernos que lo antecedieron han hecho lo mismo, pero Duque se ha esforzado por ganar el primer lugar en cinismo, nepotismo y corrupción. No solo roba abierta y descaradamente metiendo las manos sucias en toda clase de contratos, incluyendo el de las vacunas, sino que nombra funcionarios sin las cualidades necesarias y cuyo único mérito para ocupar el cargo es hacer caso y facilitar los planes del gobernante y sus aliados.

Si repasamos los nombramientos de Duque, confirmamos lo que hasta aquí se ha dicho. En primera instancia, este gobierno echó mano de los cargos diplomáticos para pagar favores a quienes apoyaron su tramposa campaña presidencial. Se dejaron de lado funcionarios y funcionarias con idoneidad, que se han preparado por años en la carrera diplomática para representar el país y fueron reemplazados por uribistas pura sangre. Esto ha generado un detrimento al erario público, pues se han invertido recursos en la formación de estos funcionarios o han sido nombrados en Bogotá sin estar ejerciendo en el exterior. Por ejemplo, para la embajada de Egipto nombró a la señora Ana Milena Muñoz, exesposa de César Gaviria, quien de manera traidora apoyó a Duque y dejó en la mayor vergüenza al partido liberal. Le concedió la principal responsabilidad de la embajada en USA a un uribista tan inepto como Francisco Santos y la de la OEA al ultraderechista Alejandro Ordóñez. En la lista también aparecen Angelino Garzón, Viviane Morales, Gloria Inés Ramírez, la tuitera Erika Eliana Salamanca y Ubeimar Delgado quien se posesionó en la embajada de Suecia a pesar de no saber inglés ni sueco.

También es reprochable y delictivo el respaldo de Duque al exfiscal Néstor Humberto Martínez a pesar de la tonelada de pruebas que lo incriminan con el escándalo de Odebrech, las chuzadas a la oposición, el enriquecimiento ilícito y el asesinato del señor Jorge Pizano y su hijo Alejandro. También es reprochable el nombramiento del actual fiscal, Francisco Barbosa, reconocido amigo y seguidor del uribismo que no genera la más mínima confianza y transparencia. O el respaldo al exembajador en Uruguay, Fernando Sanclemente, partícipe en la producción y tráfico de cocaína; o el silencio ante la demostrada relación de la vicepresidenta y su esposo con el narcotraficante Memo Fantasma. Entre otras acciones antiéticas y oscuras, se encuentra el nombramiento, sin mérito alguno, de Diego Molano como Ministro de Defensa, el apoderamiento de organismos de control como la Procuraduría, la Defensoría del pueblo y la Contraloría, sumándole casi toda la junta directiva del Banco de la República, de la que ahora hace parte la hija de su amiga y embajadora ante la ONU Alicia Arango. Faltarían páginas para seguir enumerando los despropósitos y la desfachatez del gobierno en este sentido, por ejemplo, en las Fuerzas Militares y la Policía.

A estos actos de corrupción y clientelismo, hay que sumarle las recientes acciones que confirman el enfoque clasista y segregacionista del gobierno. El salario mínimo solo aumento un 3.5 %, es decir, $18.000; mientras que a los congresistas les incrementó lo correspondiente a dos salarios mínimos, quedando su salario en más de $32´000.000. Duque además se niega reiteradamente a establecer una renta básica universal para las personas que no tienen empleo ni posibilidades de sobrevivir en una cuarentena, no ha ordenado a las instituciones del Estado, ni a los particulares de la salud, que se pongan al día con los salarios y deudas que tienen con los trabajadores de ese sector y que han puesto su vida al servicio de todo el país.

Los billones que Duque destinó a palear la crisis económica provocada por su inexperiencia e ineficacia y ahondada por la pandemia, fueron a parar a las arcas de los banqueros, los empresarios ricos del país y las transnacionales. Además, prefirió endeudarse con el Banco Mundial e incrementar una deuda externa que ya es impagable, y que hoy tiene comprometidos más de 51, 3 billones de pesos del presupuesto general de la nación

Mientras tanto, el país se cae a pedazos. Aumenta el desempleo y el genocidio contra líderes y lideresas sociales, defensores y defensoras de derechos humanos, y excombatientes de las Farc en proceso de reincorporación. Los montajes judiciales contra organizaciones que han presentado resistencia y oposición al régimen de Duque también han aumentado, entre ellos el Congreso de los Pueblos. Siguen las masacres, que en 2021 ya suman 11, y desde que Duque llegó superan las 100. Los jóvenes siguen siendo víctimas de la brutalidad policial como ocurrió en Soacha, donde 8 de ellos fueron incinerados vivos ante los ojos de sus familiares.

Si el país, la ciudadanía, los movimientos sociales, los partidos y todos los que queremos vivir en paz con justicia social no nos ponemos las pilas, no nos sacudimos y cambiamos este infierno, seguiremos otros cuatro años de muerte, desolación y corrupción.

Share this article

Acerca del Autor

Periferia

Nosotros

Periferia es un grupo de amigos y amigas comprometidos con la transformación de esta sociedad, a través de la comunicación popular y alternativa en todo el territorio colombiano.

 

Por ello comprendemos que la construcción de una sociedad mejor es un proceso que no se agota nunca, y sabemos qué tanto avanzamos en él en la medida en que las comunidades organizadas fluyan como protagonista. Es en este terreno donde cobra siempre importancia la comunicación popular.

Litografía Periferia

 

Ubicación

 

 

Medellín - Antioquia - Colombia

Calle 50 #46-36 of. 504

(4) 231 08 42

periferiaprensaalternativa@gmail.com

Apoye la Prensa Alternativa y Popular

o también puede acercarse a nuestra oficina principal en la ciudad de Medellín, Edificio Furatena (calle 50 #46 - 36, oficina 504) y por su aporte solidario reciba un ejemplar del periódico Periferia y un libro de Crónicas de la Periferia.